sábado, 30 de junio de 2012

Entre reforma agraria y defensa de la iglesia


Hay que ver, ya me estaba preguntando donde andaba el sonriente numerario Andrés Ollero, que parecía desaparecido, retirado de la política después de haber estado unos pocos años de parlamentario. Pero no pierden ni en lejía, si no se les ve es que están cogiendo carrerilla para saltar más lejos, al tribunal constitucional nada menos. Este es de los del Opus que van de liberales. Pero tan inquisidor como cualquiera. Parece que le preocupa el impresionantemente importante asunto que es para quitarle el sueño a cualquiera del matrimonio homosexual. ¿Cuándo habrá unas élites en este país que se preocupen de problemas reales y no de mantener su estatus y dar la matraca con ideologías cavernícolas? lucharemos por ello.

Y otra noticia que podría interesar a la profesora de religión de Almería que pleitea por su puesto de trabajo, el tribunal de derechos humanos ha fallado en contra de los jueces alemanes y en favor de un organista que fue despedido de su puesto en una iglesia católica por haberse separado de su mujer y vivir con otra señora. Los jueces de Estrasburgo estiman que los jueces alemanes sólo tuvieron en cuenta la argumentación eclesiástica.

Este es el testimonio de Juan Moreno, jornalero de la CNT en 1936. Me ha impresionado enterarme de que en esa época tan cercana muchos andaluces vivían como se cuenta en el evangelio, saliendo a la plaza al amanecer esperando ser contratados para la jornada:

"¿Que qué queríamos? pues no la clase de reforma agraria que la república estaba tratando de hacer. El estado y el capitalismo son los dos peores enemigos de los obreros. Lo que queríamos era la tierra, para que fuese de los trabajadores y la explotasen colectivamente, sin intervención del estado..."

A sus 43 años había sido militante sindicalista durante 20 ó más en su población agrícola natal de Castro del Río, incluyendo el "trienio bolchevista" de 1918 a 1920, cuando en el espacio de 18 meses él y sus compañeros habían convocado seis huelgas generales. Habían conseguido algunas ventajas notables, aunque no hubiesen derrocado ni al estado ni al capitalismo. Castro, con una población de 10.000 habitantes, se había convertido en uno de los principales centros anarcosindicalistas de la Andalucía occidental.



Los anarcosindicalistas de Castro, que eran la fuerza dominante entre la clase obrera, se negaron a tener nada que ver con la reforma agraria, a diferencia de la vecina población de Espejo, donde los trabajadores locales participaron en la expropiación de las fincas del duque de Medinaceli por parte del instuto de Reforma agraria. La actitud de los militantes de Castro se había visto determinada muchos años antes, durante el trienio bolchevista, cuando un congreso sindicalista había decidido "no mendigar tierras a los gobernantes, puesto que somos enemigos irreconciliables de la autoridad y la propiedad; si queremos tierras, hagamos lo que los bolcheviques rusos".
Más recientemente durante un congreso nacional celebrado durante la república, la anarcosindicalista CNT había manifestado su hostilidad a la reforma agraria: la tarea de los sindicatos agrarios no radicaba en la obtención de tierras mediante la cooperación con la reforma agraria del gobierno, sino en trabajar por la preparación revolucionaria de las masas rurales" y el día en que, en colaboración con el proletariado, derribarían el capitalismo y tomarían la tierra. Seguidamente el congreso había declarado que la CNT seguía en estado de guerra abierta contra el estado y que el régimen republicano, que entonces contaban dos meses de edad, era a todos los efectos un poder tan opresivo como cualquier otro.

"Los reformistas, los socialistas de estado, querían que la reforma agraria, pero que el estado controlase todo. Cuando el estado decía alto, pues decían alto; cuando decía "a rendir cuentas", rendían cuentas; cuando se recogía la cosecha, allí estaban pidiendo su parte. Nosotros no queríamos eso. La tierra debía estar en manos de los trabajadores, debía ser explotada y dirigida colectivamente por ellos. Esa era la çunica forma de que ellos pudieran controlar sus propios asuntos, asegurándose de que el fruto de su trabajo siguiera siendo suyo y pudieran hacer con él lo que libremente decidieran. No quiere decir que cada colectividad pudiera permanecer aislada, ser una unidad independiente. No. Cada uno de ellos sería responsable ante la organización local de la CNT, ésta ante la regional, la regional ante la nacional... Pero cada una de ellas sería dirigida por un comité elegido por las mismas colectividades, y a fin de año cada una repartiría el superávit producido por los colectivistas..."

...Si algo no nos hacía falta era la burguesía.

Era esta clase la que formaba el grueso de los 200 terratenientes y de todos los labradores de Castro. Unas cuantas fincas eran propiedad de aristócratas absentistas, pero esos se las arrendaban a labradores importantes, a los que imponían condiciones fáciles, com era costumbre que hiciera la nobleza. La extensión media de las fincas era de unas 300 ha. Pocas llegaban a las 550. En Castro debajo de esa burguesía había una clase media bastante nutrida formada por pequeños hortelanos que cultivaban regadíos a la vera del río, artesanos, arrieros. Los jornaleros sin tierra propia eran el grueso de la población.

Jornaleros andaluces

Tras la muerte de su padre, Juan Moreno que tenía 10 años, empezó a trabajar en una finca. Su primer recuerdo era del día que perdió un cerdo que le habían encargado vigilar y regresó a la finca llorando. El capataz le rebajó la ración, es decir, el pedacito de tocino que echaban al potaje de los jornaleros y que prácticamente era la "única cosa nutritiva que en él había", Juan había empezado su aprendizaje.

Pronto salió a trabajar en los campos. Araba, sembraba y segaba con la hoz en las fincas donde los jornaleros contratados pasaban temporadas fijas, siempre hambrientos a causa de lo poco que les daban para comer, delgados como esqueletos, durmiendo sobre paja en el suelo de la tierra de los cobertizos, "todos juntos como en un cuartel". La paja era la que los bueyes y las mulas no querían como forraje. Los ombres se quitaban las botas y el chaleco para dormir. "En primavera nos mudábamos a los corrales, ya que en el dormitorio las pulgas no te dejaban dormir." Si el año era bueno, el empleo te duraba ocho meses tal vez, pero si era malo, quizças no durase ni seis. No existía ningún subsidio de paro.

"Odiábamos a la burguesía, que nos trataba como animales. Los burgueses eran nuestros peores enemigos. Cuando les mirábamos creíamos estar viendo al mismo diablo. Y lo mismo pensaban ellos de nosotros. Había odio entre nosotros, un odio tan grande que no hubiese podido ser peor. Ellos eran burgueses, ellos no tenían que trabajar para ganarse la vida, ellos vivían cómodamente. Nosotros sabíamos que éramos trabajadores y que teníamos que trabajar, pero queríamos que nos pagasen un jornal decente y que nos tratasen como a seres humanos, con respeto. Sólo había una forma de conseguirlo: luchando como ellos..."

En 1936 el odio a la burguesía se puede decir que se había agudizado. "Más  y más burgueses ingresaban en Falange haciéndose fascistas". Tampoco la república había traído beneficios para los trabajadores, como algunos de ellos que eran republicanos se habían figurado.

"Los que no creíamos en la república nos reíamos. Sabíamos que la política no era más que eso, política. Bajo cualquier sistema político, nosotros los trabajadores seguiríamos siendo esclavos de nuestro pedacito de tierra, de nuestro trabajo. A los políticos les importa un bledo que el pueblo coma o no, si vamos a mirar. Claro que un régimen podrá dar un poco más de libertad de expresión; pero la mayoría de las cosas no las puede cambiar. En muchos sentidos estábamos peor bajo la república que bajo la monarquía; la drecha esra cada vez más agresiva, más reaccionaria, y nosotros teníamos que defendernos..."

La ley y el orden casi habían suplantado la cuestión religiosa como factor aglutinante de grandes sectores de la burguesía provinciana fuera de la periferia avanzada. Implícita, aunque no explícitamente, la petición de ley y orden expresaba la exigencia de que se defendiera una forma de vida tradicional, los privilegios e intereses materiales de aquellos que, como siempre, tenían a bien autocalificarse como "la gente de orden". Se trataba de una clase que ideológicamente se sentía unida por la religión, especialmente por la lucha en defensa de la iglesia. A ojos de esta burguesía, la república había atacado a la religión y ahora se mostraba incapaz de velar por la seguridad de los ciudadanos burgueses y la integridad de su propiedad.

La república se había convertido en símbolo del desorden. "Palabra tan infame entre las clases medias", recordaba el hijo de un maestro liberal de Córdoba, que a cualquier desorden o confusión se le denominaba sin más una república....

El problema, ¿qué iglesia se defendía en la guerra civil? los campesinos navarros carlistas no conocían estas miserias del sur. El problema no era el ateísmo ni la increencia, el problema era la injusticia cuando no la pura miseria y el hambre. Y con dolor lo escribo la iglesia española debería de haber reconocido hace tiempo que en esa tesitura histórica tan complicada no estaba al lado del que sufre, sino al lado del que quiere que las cosas sigan igual porque le va bien así y no se preocupa de más. Siempre pagan justos por pecadores, no está bien la violencia ni pasar a cuchillo a la gente sea cura, sea monja, sea jornalero andaluz. Pero todos estos desherados españoles no han tenido su santificador como lo fue Juan Pablo II para los eclesiásticos asesinados en la guerra, que sólo por ser seminaristas ya merecieron la palma del martirio. Un olé por el análisis histórico que se ha ofrecido al mundo de nuestro propio pasado.

jueves, 28 de junio de 2012

CURAS NAVARROS Y CURAS CASTELLANOS


Del libro de Fraser "Recuérdalo tú, recuérdalo a otros" quiero al menos sacar dos testimonios gráficos sobre cómo era España en 1936, el de un navarro carlista y otro de un jornalero andaluz. Dos mundos totalmente diferentes. Hay tantas cosas que se aprenden leyendo la historia, nos han vendido una burra vieja.


Antonio Izu, campesino carlista, en pp. 165 a169 del primer volumen:

Carlistas


La barrera gris del Guadarrama se alzaba ante él. Decían que ni siquiera Napoleón había podido tomar el paso en un ataque frontal. Oyó el silbido de las balas perdidas y recordó lo que decían los carlistas veteranos. No había soñado en otra cosa desde que tenía uso de razón. Su abuelo había luchado en la última guerra carlista y le habían perdido, las tres guerras carlistas habían terminado con la derrota. Ahora por fin se presentaba la oportunidad de vengarse. Llevaban mucho tiempo esperándola.
"Llevábamos la necesidad en nuestros corazones y almas, esperábamos la oportunidad. Cuando se le presentó, empuñamos el fusil y gritamos: ¡Manos a la obra!"

Llevaba el carlismo en la sangre, era ya carlista al ser concebido y al nacer. La mayoría de la gente, cuando le preguntaban por qué era carlista, respondía: porque lo soy. Era la gente corriente, las clases bajas de Navarra, la que era carlista. Los ricos y los intelectuales no lo eran. El carlismo era un movimiento popular.

Su padre creía firmemente en la causa y era uno de los que pensaban que todo militar de rango superior al de sargento y todo cura que estuviera por encima de un canónigo debía ser despojado de su cargo por parásito. Antonio pensaba que en el fondo su padre tenía algo de anarquista. En Echauri, su pueblo natal, a 14 kilómetros de Pamplona, la familia poseía 45 ha. de tierra, una yunta de bueyes, un par de caballos y una vaca. Estaban bien situados. La mayoría de los 540 lugareños propietarios dueños de 6 ó 10 ha. Había un solo republicano, el veterinario, que pronto se sintió desilusionado. El pueblo era carlista de manera casi unánime...

Delante suyo habçia un escuadrón de caballería insurgente apareció en la carretera, galopando junto al borde hacia Somosierra. En la cabeza del paso se oía tronar a la artillería; las cosas empezaban a ponerse feas. Parecía que las guerras carlistas hubiesen sido vuelto a empezar.

¡Viva el follón!
¡Viva el follón!
¡Viva el follón
bien organizado!
Porque con él
pide justicia todo el requeté.

Así era cómo iban a hacer la revolución carlista. La gente decía que el carlismo, con su lema de "Dios, patria, rey", era ultraderechista. ¡Qué equivocación! El carlismo no era de derechas ni de izquierdas, era sencillamente carlista, católico y revolucionario. Iban a animar las cosas,a  armar follón. No a hacer una revolución izquierdista o derechista, ni a hacer una revoluciçon política, no. Pero sí una revolución que, tras, un siglo de opresión, satisficiera la necesidad innata de explotar que todos los carlistas sentían. Habían partido para la guerra con los ideales propios de una cruzada religiosa. El campesinado no esperaba ningún otro beneficio de la causa. Era un movimiento defensivo.

"Lo que veíamos era el daño que los otros nos harían si el carlismo no existiera. Defensivo, era un movimiento de indingnación y desagrado ante la forma en que se estaba conduciendo la política. Una cuestión de tradición. Pero no de volver atrças, de colocar en el trono a un monarca absolutista. ¡Ni pensarlo!"
El rey al que restauraría sería com un gerente; las leyes las decidiría el pueblo. El rey representaría un ejecutivo estable mientras el pueblo eligiera unas Cortes que legislaran y demarcasen sus poderes. "Quiero un rey que beba de la bota conmigo", decían los requetés. Nada de protocolos y de ir de un lado a otro montado en una carroza. "Un rey tiene que ser como uno más de los habitantes del pueblo..."
El pueblo debía de ser libre; ésa era la esencia, el significado popular de los fueros de Navarra. Ellos expresaban la negativa a someterse que era innata del pueblo; la libertad respecto del centralismo español, pero no respecto de España.
A su modo de ver, la política social del carlismo era sana: lo malo era que casi nadie la conocía. En esencia consideraba que en la producciçon había dos factores fundamentales: el capital y el trabajo. El capitalista aportaba el primero, el obrero el segundo. Como la producción era compartida, también los beneficios( tras deducir la depreciaciçon y el interés sobre el capital) debían ser igualmente compartidos, lo vergonozoso era que nadie tratase de predicar la doctrina...
Delante suyo un soldado de caballería cayó herido; había varios caballos muertos. Las cosas empezaban a tomar mal cariz; el avance continuaba sin pausa.

Aviso a mayores piadosos

El nuevo embajador ante el Vaticano, ¿España potencia religiosa mundial? en todo caso potencia "engedra sectas de corte fascista" mundial. No sólo no se dan cuenta de que hacemos el ridículo, con el dinero que nos van a prestar y  nos va a hacer más pobres de lo que ya somos, sino que encima van presumiendo de lo menos presentable que tiene este país. El nacionalcatolicismo. Ratzinger es cercano a ciertas "Gemeindes", es decir "sociedades" alemanas de corte integrista, Katolische Integrierte Gemeinde o la Gustav Sieweith Akademie, se entiende que esté encantado con estos facsímiles españoles.

Dicen que el Vatileaks beneficia al Opus Dei
http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2012/06/28/el-opus-dei-y-los-gendarmes-vaticanos-ganan-el-primer-round-del-vatileaks-iglesia-religion-giani-gendarmes.shtml

Me encanta, el ascenso de la mafia acompañado del refuerzo del ejército del Papa. Todo puro evangelio "de oliva virgen extra".
Por otra parte en USA los obispos no paran con las exigencias de juramentos a la ortodoxia "o te echo". Esto parece Hitler II corregido y aumentado.

No tenía registrada a Teresa Cervera de mandamasa en Paradores, gracias por el chivatazo. Me quedo de piedra, colloco, collocas, collocare, collocavi, collocatum. La misa de 11 que no falte, desde la más tierna infancia. No entendí nunca de que iba el Opus. Ahora después de tan dura navegación ya me he enterado. Tuvieron la cara de advertirme que no nombrara a esta familia, pobrecillos. La licenciatura en derecho canónico en España es todavía más valiosa que el doctorado en filosofía para ascender socialmente, no me extraña que nos tengan que rescatar.

Muy atinada la observación: el banquero echado, el cardenal investigador, el asesor comunicador, todos a las mismas órdenes. ¿Cómo van a cocinar y adecentar la historia de Gotti Tedeschi? se abren apuestas. Por su parte los del banco IOR parecen seguir su singladura sin preocuparse más del angel caído.

Aviso: a viudas o solteras mayores piadosas y ricas. Si alguien tiene alguna pariente de estas características en su entorno que le advierta: los del Opus que les piden dinero para los seminaristas, no tienen empacho en llamarlas a sus espaldas "viejas chochas". Lo sé de buena tinta. Dar dinero "para curas" es algo que encandila a muchas mujeres católicas mayores y ricas. Pensaba que esta tendencia benefactora hacia los curas era peculiar de Pamplona. Necesitamos más Opusleaks. Escandalizan a la gente insultando a las señoras mayores que pagan los gastos suntuarios de los lavados cerebrales.
Cuando defendí la tesis doctoral, en la comida que siguió con el tribunal, sólo había un profesor no opusino con el que los demás debían hacer apostolado. Juan Cruz, Maria Jesús Soto, José Luis Fernández, Saranyana eran los apóstoles, Antonio Heredia el evangelizado. Saranyana sacó el tema de que las señoras ricas de Pamplona estaban encantadas de colaborar pagando un jeep a cualquier seminarista sudamericano para hacer su labor por las selvas amazónicas o a cualquier africano por las suyas. La fibra misionera de Navarra siempre viva.

El autor de la novela "Sangre", Francisco Asensi no se acuerda de nuestros nombres. Dice que se ha inspirado en la página opuslibros.org pero sólo recuerda el testimonio del arquitecto Fisac (¿en qué año falleció?) y a duras penas Moncada. Por supuesto no será él quien llame secta al Opus, si lo hace es "porque otros lo han hecho antes", esto se llama ponerse la venda antes de la herida. Me vayan a denunciar. Qué espectáculo bochornoso el de la spanish cobardía para llamar a las cosas por su nombre. Habla del experimento Opus Dei, como si fueran los primeros en servirse de la religión para el poder.

En el resto de la entrevista le doy la razón pero me molesta que nos hagan tantos feos después de que les damos materia para escribir best sellers.


http://www.periodistadigital.com/religion/libros/2012/06/28/francisco-asensi-iglesia-religion-papa-obispo-opus-dei-sangre-novela-valencia-papa-pantaleon.shtml
Obsérvese qué atentos están los opusinos cuando su Obra es nombrada y cómo se movilizan para enviar comentarios denigrantes. Son muchos viviendo del dinero de otros, no tienen que trabajar sólo estar al quite para intentar tapar cualquier intento de descubrirles por mínimo que sea. Fundamental es el insulto, meterse con la persona y su abandono del sacerdocio, no ocupó puestos de responsabilidad en Paradores por ejemplo. Sólo estuvo dirigiendo en un colegio mayor. Lo acusan de querer ganar dinero con su libro, en el Opus Dei no les interesa nada el dinero y si acaso ganan dinero con los libros de los demás.










domingo, 24 de junio de 2012

RECUÉRDALO TÚ, RECUÉRDALO A OTROS

El recién nombrado periodista para el Vaticano, como si el problema fuera la comunicación, en vez de aclararse, contratan a un opusino para que les asesore en la materia "relación con los medios". Parece que se han propuesto implosionar cuanto antes. Maquillaje es la "expertise" de este grupo. Leo que este periodista a pesar de ser Opus, supongo numerario, no siempre es defensor del Vaticano. Si reza las Preces cada día "Oremus por beatissimo Papa nostro"...es todo un logro. Greg estaba de aquí para allá,


sábado, 23 de junio de 2012

Empezar por dar la cara

¿Cómo se demuestra la abducción?

En primer lugar, dando la cara. Somos una multitud de ex abducidos  por el Opus Dei. Me atrevo a decir miles, si nos ponemos a echar cuentas de los centros de estudios de numerarias y numerarios que había en España en los 80 y 90 me parece que no es exagerado decir que el número es de cinco cifras. ¿Cuántas de esas caras son conocidas, tienen nombre y apellidos? no llegan a 100 las fotos de los ex colgadas en Opuslibros, contando con que muchos son ex no españoles. Es una cifra francamente ridícula para la magnitud del problema real de la pesca submarina practicada en este país con los adolescentes desde hace casi ya 50 años. Es como para que los máximos responsables del chiringuito "labor de san Rafael" estuvieran en prisión por manipulación de menores. Pederastia espiritual al menos.

Hoy mismo he vuelto a comprobar la responsabilidad que se tiene cuando se trabaja con adolescentes,   especialmente vulnerables por la etapa que viven, a la búsqueda de una personalidad, de modelos que no sean los de sus padres. Etapa de la vida en que te fijas mucho en otros adultos y te buscas sin encontrarte. Que en ese momento tan difícil, en la que eres como barro en el que todo se queda impregnado se lancen a tí con las exigencias opusinas de "tienes una vocación divina de numeraria" es de juzgado de guardia.

Un alumno de tercero de secundaria me ha dicho que quiere estudiar la carrera de Ciudadanía, que le encanta el tema. Y otro que le recomiende algo para prepararse la asignatura para el curso que viene. Increíble, no es la asignatura que más apasione enseñar, ciudadanía en tercero de la ESO, pero todo se puede hacer con dignidad, y con todo se puede llegar al corazón y la cabeza de un adolescente. Me ha hecho pensar en esas relaciones de confianza que se establecen en ocasiones entre alumno y profesor, en la responsabilidad que tenemos de no manipular, enseñar el camino pero dejando a la vez que la persona dé sus propios pasos. Dejando la puerta abierta a la libre decisión.

Sin embargo los Opus se aprovechan del ascendiente de los profesores sobre los alumnos para meter a la gente joven en su saco. Hay que decirlo, para que la gente aprenda y desconfíe de llevar a sus hijos ahí. Hay que contarlo como fue, sin medias tintas, Y hay que dar la cara sin miedo y sin pensar en las "consecuencias". No se puede vivir con el "engollipao" de haber pasado por tanto lavado cerebral, haberlo superado, ser adulto, poder dar testimonio y no hacerlo. "Más vale morir con honra que vivir en vilipendio".
Si fuéramos más caras, más nombres y más apellidos, esto sería el clamor popular que debería de ser.

El poder del Opus en España lo hemos fabricado entre todos los españoles callando y mirando para otro lado. No nos engañemos. No hacemos lo suficiente, la única forma de erosionarlo es contar con nombre y apellidos.

Me duele que cuando otras personas hacen investigaciones sobre cualquier aspecto del Opus Dei no se tenga en cuenta la  web Opuslibros, ni siquiera se cita. No es normal que hoy en día alguien escriba sobre qué es una prelatura personal y no se refiera a la web creada por Agustina. No debe de existir otra web donde se haya tratado el tema tan a lo largo y ancho en todos sus aspectos, aristas y caras. Y sin embargo como si no existiera. Un motivo de esa situación, los autores no han dado la cara. No sabemos quiénes son. Yo me fío de la web y de lo que han escrito, porque he estado en el Opus Dei y reconozco que las personas que escriben sobre prelaturas son ex numerarios. Le doy un valor. Pero de cara al resto de la iglesia si no se da la cara no nos hacen ni caso.

Así que eso es lo primero que se debería hacer, estar dispuesto a correr riesgos, no palparse tanto la ropa. Además tengo constancia de que muchas personas no temen por su puesto de trabajo, es sólo cuestión de no "enfrentarse" a su ambiente, o a algunas relaciones sociales. Pura tontería. Así no hay proyecto ético, ni religioso, ni social que salga adelante. Si no se está dispuesto a dar el todo por el todo seguiremos igual o peor.

Y en segundo lugar, ¡claro que se puede demostrar la manipulación! Estoy pensando en la ex numeraria auxiliar Colleen O'Neill (Boston) que sale en el vídeo de la Cruzada silenciosa.




Ella podría reclamar  y llevar como testigo de cuál era su estado al salir del Opus a la psicóloga que la atendió. Yo misma tengo muchos testigos que me conocieron antes, en medio y después. Testigos de primera fila. No hacemos gran cosa en el plano de las denuncias.


jueves, 21 de junio de 2012

Tierra fecunda en apariciones y mensajeros divinos


Foto dedicada al link de los genoveses, ¡qué envidia me dan nuestros vecinos!



Coalición canaria salvó al gobierno de ZP cuando Montoro iba a por todas, en el vídeo sale el numerario Martínez Pujalte, que debe de ser el que lleva las cuentas en el PP, a él le entrevistó el follonero a propósito del dinero de los partidos.

Para el que comenta sobre el Escrivá salvado y santo:
Si Escrivá es santo,  Hitler también debió de serlo, Mussolini, Franco y todos los dictadores que se afanaron por el poder. Por sus obras los conoceréis, la Obra de Escrivá es poder, y para ello mucha mentira, mucha extorsión y mucha manipulación. Estoy harta de tener que conceder que no sabemos...pues efectivamente no sabemos el destino final de nadie. Pero si tenemos ojos en la cara y cerebro en la cabeza para pensar y dar testimonio de lo que nos hizo el dicho santo y sus sucesores: ESTAFA. 

En todo caso lo que venía a decir en la anterior entrada y Hertel demuestra es que el Opus se saltó las leyes puestas por la iglesia para las canonizaciones. Y que las canonizaciones no son asunto de grupos de presión sino como en los primeros tiempos, asunto de "clamor popular espontáneo". Las canonizaciones opusinas sólo persiguen la propaganda en su favor y se obtienen por la presión "Baggio ya ha firmado", siendo Baggio un cardenal de peso y con la llave de la caja.

Me niego a  a contemplar en silencio resignado a la iglesia católica transformada en aparato propagandístico del fascismo opusino.
Ahora van a por la de "don Alvaro", y Alexia, los Alvira, el Ortiz de Landázuri y lo que se tercie. Una cosa está clara: como sigamos así entre los pobres de las favelas no habrá ni un santo católico en los próximos años.

Monasterio de las Huelgas, donde Esrivá habría preparado su tesis doctoral de 1939
Pues no. La santidad no es cuestión de ser poderoso, tener pelas, quitar de en medio los testigos molestos y tener a disposición un ejército de urdidores de anécdotas que ¡madre mía! lo que no habremos escuchado sobre Escrivá. Era el hombre ejemplar hasta cuando suspiraba. Ni con cinco notarios acompañándolo las 24 horas da para recoger lo que se contaba de él en las tertulias opusinas. Al cabo de más de una década como numeraria todavía seguían sacando "inéditos". Al ser humano y algunos en particular nos encantan las historias, así que no es inocente el trabajo de la "oficina histórica" como ellos la llaman. Aunque me parece que no es el nombre adecuado.

En uno de mis últimos veranos del lado oscuro escuché en Granada el último fascículo: las aventuras de Escrivá en Burgos "mientras trabajaba en la tesis de la Abadesa de las Huelgas". No sólo hizo una tesis que nadie ha visto, milagro, consúltese la etiqueta, sino que le dió tiempo a salvar a una monja de clausura ¿bibliotecaria? que poco le faltó para ligar con él, esto no me acuerdo bien como era, pero que "quería dejar la vocación". Y Escrivá la disuadió.  La iglesia está viva gracias a su espina dorsal, su corazón, su todo: la Obra de Escrivá. Nosotras habíamos sido elegidas para este milagro de la gracia divina. Si no se ha vivido no se entiende, pero los ex abducidos sabemos de qué hablamos.


Sobre las apariciones en la península ibérica:
Efectivamente la sonrisa profidén y falsa, y el aire medio lelo del que libremente está son tal como éramos.
La vidente de El Escorial

Lástima que las videncias no coticen en bolsa ni sirvan para calmar los mercados financieros. Seríamos los number one y Europa no tendría que rescatarnos. Lo digo por esos links a los programas sobre los que han dado todos sus bienes a la vidente del Escorial y los familiares que ven a sus hermanos o padres metidos en el berenjenal. Los dones psicológicos de sanación existen, y hay gente tan canalla que los usa en su propio beneficio. No va a haber suficiente infierno para quien se aprovecha así de las debilidades humanas.

Por otra parte me choca que se hagan programas sobre el Escorial, fenómeno bastante marginal en el conjunto de España. Cuando los primeros que te exigen a sus fieles "desprenderte de todos los bienes" ante notario, son los Opus Dei que han pescado muchísimos más peces que estos del Escorial y desde hace más tiempo.  Pero con el ministro de Interior perteneciendo a la Opus, el Fiscal General y toda la patulea de legistas no renovados que tenemos en este posfranquismo prolongado a ver quien es el listo que denuncia. Todo lo que sea denunciar al Opus Dei no prospera, todo lo que sea ir contra las raíces auténticas de la España que manda es darse contra la pared o exponerse a que te echen.
http://www.antena3.com/videos-online/programas/espejo-publico/jueces-siempre-nos-han-dado-razon_2012061900038.html

Me pregunto que necesidad tiene la Virgen santísima de los patrimonios de los fieles para aparecerse en el Escorial.  Están caras las apariciones. En estos vídeos que me habéis mandado se habla de personas adultas abducidas. Imagínese quien quiera lo que te puede llegar a pasar cuando ya ibas al círculo de las supernumerarias en el viente materno. Enrique Rojas es el psiquiatra informante de los abducidos en favor de la dicha congregación....y los jueces archivando cosas tan graves. Y al final ni la virgen ni la vocación. La pasta o la vida. Cada vez que se oye hablar de vocación en este país hay que echarse la mano a la cartera. En eso consistió la mía, menuda estafa.
Los defensores de María Santísima que parece ellos han sido nombrados directamente portavoces de la divinidad. ¿De verdad estamos en Europa? nadie lo diría. Somos la primera potencia mundial en cuanto a producción de sectas católicas. Se me ocurre que el gobierno dispone de un buen filón para pedir impuestos, cotizaciones a los sectarios.
 Todas estas actividades que se nos dan de miedo y en las que somos tan fecundos productores deberían formar parte del PIB. Sería un apartado curioso de clasificar, pero me parece que detrás de todas ellas hay un buen nicho de millones que destinar a los servicios a la ciudadanía. A lo mejor se equilibraban las cuentas.

Infringiendo las normas

Una vez que hablé ante un grupo de personas en Linares sobre mi autobiografía una asistente me hizo la observación de que el fundador había sido canonizado...como diciendo que si Escrivá era santo mi testimonio quedaba en entredicho. En aquella época lo único que sabía del proceso de beatificación más discutido de los últimos tiempos es que algunas personas que quisieron declarar en el mismo por haber conocido al personaje fueron rechazadas.

Hoy gracias a Peter Hertel, estudioso alemán del Opus Dei al que no me extraña no se haya todavía traducido al español me he enterado de algunos detalles suplementarios.

Peter Hertel
Peter Hertel

Primera regla infringida en el proceso: En sus hojas informativas el Opus Dei presume de que más de un tercio del episcopado mundial solicitó a Roma la apertura del proceso. ¿Cómo es posible? algunos cardenales, no muchos bien es verdad se han ido de la lengua. Por ejemplo Aloisio Lorscheider explicó a Hertel que dos miembros del Opus lo buscaron  y le entregaron una carta ya preparada en la que le pedían que estampara su firma. El cardenal contestó que no conocía a Escrivá y por tanto no podía firmar. Pero entonces la gran réplica traída hecha de casa: al cardenal Sebastiano Baggio le gustaría que firmara. Baggio es uno de los amigos de Escriva del que hemos hablado a propósito de la prelatura personal, defendió las posturas opusinas en aquella famosa reunión sobre un tema apasionante como pocos ¿pertenecen las prelaturas a la estructura jerárquica de la iglesia?

También leyó la Bula Ut sit de feliz memoria en san Eugenio en 1983. Y consúltese en etiquetas para más detalles. Baggio además de ser un apoyo firme en la curia para el Opus tenia la peculiaridad de que por sus manos pasaba el dinero de la iglesia para Latinoamérica. El cardenal a pesar de apellido Lorscheider venía de Brasil. Así que firmó por dos poderosas razones. Cuando más tarde se informó mejor sobre la personalidad del futuro beato se arrepintió de una firma tan precipitada. 
Otro cardenal africano que ni siquiera entendió de qué le hablaban los comerciales Opus a la caza de "la firma cardenalicia" también firmó.

La caza de firmas vulneraba el Código de Derecho Canónico de 1917 entonces vigente, concretamente el canon 2077 según el cual las cartas de petición de inicio del proceso debían de ser espontáneas, y además los que las escribieran tenían que haber conocido al candidato. En la Positio se dice que 128 de esos obispos firmantes conocieron personalmente a Escrivá, ¿qué pasa con las 1169 firmas de obispos que no lo conocieron? Además de que no sabemos, no ha quedado constancia de las negativas, que también son votos.

Segunda: el Opus Dei impidió, no sé cómo, que los relatores de la Congregación para las Causas de los Santos que no eran de su confianza echaran un ojo a la Positio, el documento oficial vaticano en el que se pide la beatificación de un difunto católico. El secreto no está previsto en un proceso de beatificación.

Tercera: el documento dice que en Roma y Madrid se escucharon 92 testimonios, pero en la Positio sólo se nombra a 43, todos miembros del Opus Dei. Es decir, la mitad. Tanta parcialidad también es desacostumbrada, Además no está claro si todavía había más miembros del Opus entre los declarantes, puesto que los curas diocesanos pertenecientes a la gran familia no aparecen como miembros del OD.
Todavía más, si había 2000 páginas de testimonios, 839 procedían de Alvaro (del) Portillo y de Javier Echeverría Vicario general del Opus Dei y que entretanto había sido nombrado consultor de la congregacion para las causas de los santos. Resumiendo, casi la mitad de las testimoniales eran de sus más estrechos colaboradores. 
Uno de los árbitros de este amañado partido Luigi de Magistris señaló que tanto testimonio del que había sido el confesor del aspirante a santo contravenía las reglas. Está mal visto que declare un confesor, ya que su conocimiento de Escrivá procede del sacramento de la penitencia sometido al "sigilo sacramental". Vamos que los confesores no deben ir dando testimonios por ahí de lo que las gente les cuenta en confesión, ni siquiera por el bien del difunto. 

Cuarta: En los procesos sin tanta recomendación sale lo bueno y lo malo de la persona. En este sólo un testimonio fue desfavorable, el de Alberto Moncada, ex numerario. Dos folios de testimonio en la marea de los 2000 hojas de aplausos. Despreciable aportación, siempre están los raros. Además se rechazó el testimonio de algunos parientes, como el de su primo Carlos Albás, ex del Opus Dei a más abundamiento. Este dio testimonio en La Clave de haberse entrevistado con el cardenal Tarancón a propósito de este particular  "No puedo hacer nada, lo siento mucho", habría dicho Tarancón en esta ocasión. 

Bien mirado los parientes más cercanos no suelen hacerte santo. Además Echeverría se entretuvo en poner negro sobre blanco que uno de los testigos rechazados era un pervertido sexual. Y de Mari Carmen Tapia y Maria Angustias también dijo maravillas. No hay vergüenza en calumniar, aunque se trate de un proceso de beatificación. Me daría un poco de corte insultar en semejante tesitura ... ¿cómo era aquello, "si no puedes alabar cállate". 

Quinta: normalmente cuando se va a canonizar a alguien se eligen consultores en su mayoría compatriotas. Aquí solo un español frente a ocho italianos. Tampoco quedó claro cómo se había procedido a la elección de los dichos consultores, no había críticos de Escrivá entre ellos.

Sexta: el juez español, un tal Fernández no pudo asistir a las votaciones por hallarse retenido en España. Sacaron una regla desconocida del año 1986 según la cual el ausente que no podía defender su voto no era tenido en cuenta y no pasaba nada.

sábado, 16 de junio de 2012

La carta a Cipriani de un antiguo alumno




Merece la pena leerse la carta que Martin Scheuch, antiguo estudiante de teología, escribe al cardenal, arzobispo y numerario Juan Luis Cipriani.

Resumen de temas:

-la suspensión de licencias al padre Garatea.
-la tradición del celibato de los curas como ley sólo tiene 400 años, y hay clérigos casados en Oriente. Es cuestión disciplinar, no esencial de la fe. Varios teólogos alemanes en 1970, entre ellos el actual Papa, plantearon un posible revisión de esta ley. No fueron declarados herejes.
-la cuestión de los homosexuales y sus derechos.
-la cuestión de la libertad para opinar libremente sobre todos estos asuntos.
-la distinción de la psicología como un saber aparte para determinar qué sea una enfermedad.
-la mala imagen de Cipriani en las conclusiones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación. El cardenal no ha protestado por las esterilizaciones masivas en tiempos de Fujimori.

Estimado Juan Luis
:
Soy un católico creyente, miembro de la misma Iglesia de la cual tú formas parte, hermano tuyo en la fe, partícipe del mismo Espíritu. Alguna vez fui miembro de la grey confiada a tu cuidado pastoral en la arquidiócesis de Lima. Por circunstancias del destino tuve que dejar el Perú y actualmente vivo en un pueblito perdido de Alemania, dedicado laboralmente a actividades que poco tienen que ver con los estudios que realicé, los de teología.
Es precisamente gracias a mis estudios teológicos que llegué a conocerte personalmente. Recuerdo cuando yo era un estudiante de teología en la Facultad de Teología Pontifica y Civil de Lima y tú un joven sacerdote, encargado de dictar el curso de Teología Moral. Recuerdo tus buenas intenciones y tu empeño en mantenerte fiel a las enseñanzas morales del Magisterio de la Iglesia, aunque muchas veces, a mi parecer, con interpretaciones rigoristas que no daban pie a una reflexión más profunda sobre algunas cuestiones morales difíciles de abordar. Recuerdo también que cuando algunos alumnos, candidatos al sacerdocio, te proponían problemas referentes a cuestiones éticas límite, en vez de acoger las preguntas para estimular el pensamiento y suscitar una reflexión profunda que abordara el tema en toda su complejidad, buscabas la manera de refutar los planteamientos de esos alumnos con citas del Magisterio de la Iglesia y la Tradición, derrotarlos intelectualmente y forzarlos a callar. No aguantabas pulgas, mi estimado Juan Luis. Ya desde entonces mostrabas poca disposición hacia el diálogo respecto a quienes supuestamente discrepaban contigo -aunque he de suponer que ya interpretabas en ese entonces una discrepancia contigo como una discrepancia con la Iglesia-. Asimismo, pocas veces te vi sonreír, y cuando lo hacías dabas la impresión de que en tu etapa de formación sacerdotal no te habían entrenado los músculos de la cara para efectuar ese gesto, una sonrisa amplia como aquella a la que nos tenía acostumbrado tu antecesor en el arzobispado de Lima, el Cardenal Juan Landázuri Ricketts. Ya desde entonces tenías un aire de solemnidad que no irradiaba ni calidez ni cercanía.
Ahora que no eres mi pastor -lo cual agradezco a Dios con toda el alma-, siento la libertad suficiente y la confianza como para dirigirme a ti no en tu calidad de miembro de la jerarquía eclesiástica, sino como a un hermano en Cristo, a quien le puedo decir con franqueza algunas cosas que lo inviten a la reflexión. No quiero que tomes estos comentarios como un ataque o una agresión, pues no lo son.
Sospecho con razón que estás acostumbrado a mirar a quienes te critican desde fuera de la institución eclesial, muchas veces legítimamente, como enemigos y adversarios de la Iglesia. Y a quienes lo hacen desde dentro, como católicos inconsecuentes, infieles a la Iglesia a la que pertenecen con tanto derecho como tú. Las críticas no son nada más que eso mismo: críticas, desacuerdos, que pueden ser tomadas como oportunidad para establecer un diálogo respetuoso, aun cuando no se llegue a consensos. ¿O acaso no has ejercido tú también tu derecho a crítica, con toda la caridad y respeto que supongo ha de tener un pastor de la Iglesia?
Lo que aún no llego a entender es tu actitud hacia quienes discrepan contigo dentro de la misma Iglesia a la cual ambos pertenecemos, más aún cuando esa discrepancia se da sobre temas que no afectan la esencia de la fe y la moral católicas. Y peor para esas personas si viven bajo tu jurisdicción eclesiástica. Es cierto que el Derecho Canónico te reconoce como pastor la potestad de retirarle las licencias ministeriales, es decir, la potestad de ejercer actividades pastorales, a cualquier clérigo dentro de tu jurisdicción eclesiástica, si crees que hay motivos suficientes. El problema es que en el caso del P. Gastón Garatea tú no has explicado cuáles son esos "motivos suficientes" de manera oficial, aunque extraoficialmente se ha difundido que son ciertas declaraciones que ha hecho este sacerdote respecto al celibato sacerdotal y la unión civil de homosexuales.
En todo caso, nada te obliga a hacer públicos los motivos que te llevaron a tomar esa decisión. Dicho de otra manera, puedes hacer lo que te dé la gana sin tener que rendir cuentas a nadie de tus decisiones. Lo que no debes esperar es que las personas acepten que se mantenga en el ámbito privado una decisión que tiene consecuencias en el ámbito público, pues iba a ser difícil de ocultar que el P. Garatea ya no le está permitido ejercer en la arquidiócesis de Lima. Tampoco esperes que quienes están en desacuerdo con esa decisión tuya, entre ellos muchos fieles católicos dentro de tu jurisdicción, se queden callada la boca y no pregunten, no averigüen, no indaguen qué hay detrás de todo esto. En ese sentido, el primero en generar "desinformación" has sido tú mismo, al no actuar con transparencia -según parece, la renovación de las licencias estuvo esperando 6 meses sin que el P. Raúl Pariamachi, superior de los Sagrados Corazones, supiera nada sobre a qué se debía la demora- y a quien se ha buscado desprestigiar es al mismo P. Garatea, de quien la prensa amarilla católica que te defiende a ti ha dicho que "representa la generación de sacerdotes y religiosos que llevó a la Iglesia a la crisis debido a su desobediencia al Evangelio y la doctrina católica", que ha sido "el representante mediático que la izquierda peruana necesitaba para plantear sus posiciones contra la doctrina católica" y que "se convirtió en el capellán de los que no quieren capellán y quieren un sacerdote que les diga que todo lo que hacen está bien, que todas sus inmoralidades están bien, que todas sus cosas en contra de la Iglesia están bien", concluyendo que el P. Garatea "apostó mal, debió apostar a la Iglesia". Asimismo, se ha dicho que la sanción se debe a "su público apoyo a la agenda gay". Todo esto son meras interpretaciones antojadizas, conclusiones subjetivas basadas en una ideología religiosa extremista y maniquea. Y tú no has comentado nada al respecto ni te has despeinado, mi estimado Juan Luis, permitiendo que se macule impunemente la honra de un sacerdote cuya opción por el Evangelio y su fidelidad a la Iglesia nunca ha sido puesta en duda, sino por grupos conservadores que esgrimen sus interpretaciones particulares como si ellos tuvieran el monopolio de la verdad y representaran a la Iglesia auténtica. Será tal vez porque estás de acuerdo con este tipo de afirmaciones sensacionalistas.

Cardenal Cipriani

Pues te confieso que la actual crisis institucional y de credibilidad que está atravesando la Iglesia, expresada en los innumerables escándalos que han salido a la luz, tienen mayormente como protagonistas a grupos conservadores, con estructuras verticalistas y autoritarias, y una interpretación rígida e inmovilista de la doctrina y la moral cristianas. Y que ven enemigos de la Iglesia debajo de cada piedra. En ese sentido, son conocidos los casos de los Legionarios de Cristo (México), la Comunidad de las Bienaventuranzas (Francia) y la unión pía de la Parroquia El Bosque del P. Karadima (Chile), por los abusos sexuales cometidos por quienes ejercían la autoridad. Con certeza, algún caso similar deberás conocer, ocurrido dentro de tu propia jurisdicción eclesiástica. Asimismo, en Estados Unidos, el Vaticano investigó al instituto de vida consagrada Miles lesu, también de orientación conservadora, y concluyó que el P. Alfonso María Durán, su fundador y superior, había cometido graves faltas de manipulación de conciencia de sus miembros. También han sido acusados de cosas parecidas el Instituto del Verbo Encarnado (Argentina) y el instituto Lumen Dei (Perú). Todas estas instituciones han sido sometidas a examen por la Santa Sede durante el Pontificado del actual Papa Benedicto XVI. A esto le podemos sumar los numerosos escándalos de abusos sexuales de menores habidos en una de las iglesias locales más conservadoras, la de Irlanda, y los escándalos que han salpicado toda la Iglesia, más que nada cometidos por clérigos que compartían una visión de la iglesia como la que tú tienes: autoritaria, verticalista, moralista y legalista.
Ahora veamos las afirmaciones del P. Garatea que supuestamente van contra la doctrina de la Iglesia y confunden a los fieles -a mí mas bien me confunde la intolerancia y la estrechez de miras de algunas mentes-:
"A mi modo de ver (el celibato) se ha extendido equivocadamente a todos los sacerdotes. El celibato está bien para los que viven en congregaciones, como yo, pero no para los del clero secular que viven en sus casas."
¡Sí, Juan Luis! ¡El P. Garatea se ha equivocado! Actualmente, el celibato no se extiende a todos los clérigos. Los sacerdotes católicos de rito oriental pueden estar casados y no están obligados al celibato, aunque de hecho también hay sacerdotes que se han comprometido a vivir célibes. Y en el rito latino hay personas casadas que han recibido el sacramento del orden sacerdotal, a saber, los diáconos permanentes. ¡Deberías haberle dado un jalón de orejas a Gastón y explicárselo con todas sus letras! Como bien podemos constatar, no todos los sacerdotes están obligados a guardar el celibato. Y nadie pone el grito en el cielo por ese motivo. Sin embargo, creo que el P. Garatea se refería al celibato sacerdotal obligatorio que tienen que guardar quienes acceden al segundo grado del sacramento del orden, es decir, los presbíteros dentro del rito latino.
Ahora bien, si hay sacerdotes casados dentro de la Iglesia católica -como hemos constatado- que ejercen su ministerio con toda legitimidad, aunque sean minoría frente a los sacerdotes célibes, ¿no quiere decir eso entonces que el matrimonio no es en realidad incompatible con el ministerio sacerdotal? ¡Vamos, abre tu mente, mi estimado Juan Luis! ¡Deja que entre un poco de aire fresco! En principio, no hay nada de malo que un sacerdote esté casado y sea sexualmente activo. La práctica de la sexualidad es connatural al ser humano y el celibato sólo se justifica por algún motivo superior, siempre y cuando la persona que sigue esta vía esté llamada a ello y tenga la capacidad para hacerlo. Ni siquiera en la Biblia se encuentra el camino del celibato como una obligación, sino como un estilo de vida que se sigue voluntariamente, no obligatoriamente. Tampoco encontramos que de necesidad se vincule el celibato a un determinado estado de vida.
Existe unanimidad en que el celibato sacerdotal no es una doctrina que pertenezca al dogma de la Iglesia. Es una cuestión más bien práctica y de disciplina,aplicable a los presbíteros de rito latino de acuerdo a normas vigentes. Siendo así, a diferencia de los contenidos de fe, estas normas serían susceptibles de cambio, si las circunstancias así lo ameritan. Me dirás que se trata de una práctica muy provechosa que se sustenta en una tradición antiquísima de la Iglesia. Mira, Juan Luis, si hablamos de tradición, el celibato sacerdotal recién adquiere carácter de norma universal para toda la Iglesia católica de rito latino hace sólo aprox. 400 años, con el Concilio de Trento. En esas circunstancias concretas, para hacer frente al movimiento luterano y similares, la Iglesia consideró como oportuno obligar a todos los sacerdotes, desde el grado de diácono al de obispo, a abstenerse del matrimonio. Fue entonces también que se crearon lo seminarios mayores, centros de formación para candidatos al sacerdocio, que sólo admitían a varones célibes. Si bien el celibato ha sido siempre considerado un carisma especial, un don de Dios para la Iglesia, al cual son llamados hombres y mujeres tanto clérigos como laicos -en especial aquellos que conocemos como religiosos-, la extensión de este carisma como obligación a los miembros del orden clerical se dio de manera variada en toda la Iglesia, a modo de tradiciones locales que no regían igualmente en todas las jurisdicciones eclesiales. Y el hecho de que hubiera sacerdotes de rito latino casados fue considerado en muchas iglesias locales como algo perfectamente normal que no escandalizaba a nadie.
No caigamos, pues, en lo que yo llamo la "ilusión de la tradición", es decir, en creer que algunas prácticas de la Iglesia estaban asentadas universalmente desde tiempos antiquísimos, cuando en realidad no son tan antiguas (por ejemplo, la comunión en la boca, la confesión frecuente, la actitud sumisa ante los clérigos, etc.). Si me hablas de celibato en general -voluntario y libre, sin mediar una obligación de por medio-, sin duda que éste se remonta a los inicios de la Iglesia, pero si me hablas de celibato sacerdotal, nos encontramos con una gran variedad. Al respecto, hubo circunscripciones en las que se les prescribía el celibato a los clérigos -aun estando casados- y otras en que no. La cosa cambió definitivamente con el Concilio de Trento, hace 400 años. En lo que todos estamos de acuerdo es en que el celibato sacerdotal no forma parte del dogma de la Iglesia, sino de su disciplina. Y como toda cuestión práctica, se ha visto sujeta a vaivenes y cambios a través del tiempo. En ese sentido, hay que estar atento a los signos de los tiempos. Al contrario de los contenidos de fe definidos por la Iglesia, se trata de una cuestión abierta todavía.
Así lo pensaron varios obispos latinoamericanos durante el Concilio Vaticano II. Como remedio a la falta de vocaciones al sacerdocio, propusieron que, junto a los sacerdotes célibes, se admitiera a hombres casados al sacerdocio. El Papa Pablo VI no dijo en ese entonces que esta propuesta fuera contraria a la enseñanza de la Iglesia, sino que fue de la opinión de que no era "oportuno" discutir ese tema en ese momento. La propuesta no prosperó, no porque hubiera sido discutida y analizada a fondo, sino simplemente porque no se creyó que era el momento para hacerlo. Aun así, de hecho hubo una relajación parcial de esta norma del celibato sacerdotal obligatorio, cuando se decidió admitir a hombres casados al diaconado, primer grado del sacramento del orden. En esta decisión jugo un papel importante el discurso de tu insigne predecesor, el Cardenal Juan Landázuri Ricketts.
Si nos atenemos a lo que dijera el Pablo VI, ¿no tendría que venir algún día el momento "oportuno" para replantear esa cuestión? En febrero de 1970 nueve teólogos alemanes pensaron que ese momento había llegado y le hicieron llegar al episcopado alemán un memorándum replanteando la obligación del celibato sacerdotal y proponiendo más bien un celibato opcional. Entre esos teólogos estaban el jesuita Karl Rahner, Karl Lehmann (actualmente Cardenal y ex-Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana), Walter Kasper (actualmente Cardenal y ex-Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos) y Joseph Ratzinger (actual Papa Benedicto XVI). Esta propuesta incluso fue acogida en una declaración conjunta de los obispos alemanes, pero no tuvo efectos prácticos. ¿Crees, Juan Luis, que hubo sanción alguna para estos teólogos por expresar estas opiniones? ¿A alguno de ellos, que entonces no tenían siquiera rango episcopal, se le impidió ejercer su ministerio? De ninguna manera. Nadie fue tachado de hereje, de ir contra la doctrina de la Iglesia, ni mucho menos de confundir al pueblo creyente.
Siguen habiendo muchas voces dentro de la Iglesia -Cardenales, obispos, clérigos- que piden "repensar" el celibato, entre ellas la del Cardenal Carlo Maria Martini, que aún valorando el celibato como un carisma que siempre debe estar presente en la Iglesia y que Dios le concede a muchos hombres y mujeres, piensa que no todos los sacerdotes están llamados a vivirlo.
Es cierto que la admisión de hombres casados al presbiterado generaría algunos problemas. Pero eso ocurre con todas las cuestiones prácticas. Los sacerdotes célibes presentan también problemas, algunos de ellos serios, como la soledad, la sobrecarga de trabajo y muchas veces la falta de experiencia en lo referente a cuestiones familiares íntimas propias de los fieles a las que tienen que pastorear. Los problemas no deberían constituir verdaderas objeciones ni para que haya sacerdotes célibes ni para que haya sacerdotes casados. Como en todo asunto práctico, se debe hacer un balance equilibrado entre las ventajas y las desventajas para llegar a conclusiones sanas y razonables. Quienes piden una discusión abierta sobre el tema, que implique una reflexión a fondo, no tienen malas intenciones ni mucho menos, sino un deseo de contribuir a sacar a la Iglesia de la crisis por la que está pasando, una de cuya señales es la falta de vocaciones al sacerdocio.
Como ya he señalado, el Cardenal Martini ha declarado que él no cree que todos los sacerdotes estén hechos para el celibato, sin negar por ello el valor del celibato en sí mismo, y que debería repensarse esta norma. Las declaraciones del P. Garatea van en la misma línea. Si las lees bien, notarás que Gastón considera que el celibato sí es personalmente válido para él -con lo cual reconoce su valor-, y se infiere que tiene la intención de guardarlo. Su opinión tampoco implica la intención de incumplir lo que actualmente está vigente en la Iglesia católica. Acata la norma, pero haciendo uso de la libertad de expresión, da a conocer su opinión personal, sin dogmatismos, sin querer imponer su pensamiento, con todo respeto. ¿Dónde está, pues, su falta, si no ha cuestionado al celibato en sí mismo, y lo único que ha hecho es expresar su opinión sobre una norma que extiende esta disciplina a todos los sacerdotes de rito latino, sin manifestar que vaya a no acatarla? ¿Es acaso un delito expresar lo que también expresan otros obispos y sacerdotes de la Iglesia, sin que sean merecedores de sanción por ello? ¿Hay, pues, verdadero motivo para impedirle al P. Gastón Garatea ejercer una labor pastoral en tu arquidiócesis por sus afirmaciones respecto al celibato sacerdotal? ¡Creo, Juan Luis, que se te ha ido la mano, pues tú le hubieras negado estas licencias al mismo Papa cuando era sólo un simple teólogo!
 Veamos la siguiente afirmación:
"Tienen todo el derecho de unirse (los homosexuales). Podemos estar en contra de un matrimonio entre personas del mismo sexo, pero una unión civil no hay problema".
¿Ha dicho el P. Garatea que favorece el matrimonio entre homosexuales? No se sigue.
¿Se manifiesta a favor de los "actos homosexuales", considerados como pecados por la Iglesia, refiriéndose a la actividad sexual entre personas del mismo sexo? Tampoco se sigue.
¿Ha dicho que una unión civil entre homosexuales equivale a un matrimonio? No lo veo por ningún lado. Entonces, ¿dónde está el problema?
La Iglesia admite respecto a la homosexualidad que "su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado", que las tendencias homosexuales presentes en muchos hombres y mujeres están "profundamente arraigadas", que "se evitará, respecto a ellos (los homosexuales), todo signo de discriminación injusta" y que "estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida". Más aún, dice que "las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana". Y dado que la Iglesia misma dice que "todo bautizado es llamado a la castidad", no debe entenderse por castidad la ausencia de toda relación amorosa con otra persona, sino que esa relación sea conforme a la moral evangélica y evite los actos inmorales, que en el caso de una legítima amistad entre homosexuales serían los "actos homosexuales" (todas las citas están tomadas del Catecismo de la Iglesia Católica).
En otras palabras, ser homosexual en sí mismo no es pecado -pues no se elige ser homosexual, se descubre que se tiene esa identidad sexual-, ni ningún homosexual merece rechazo y condena sólo por el hecho de serlo. Más aún, mi estimado Juan Luis, cuando la Iglesia habla de una "tendencia desordenada" lo hace desde el punto de vista ético y filosófico, no refiriéndose a que la homosexualidad sea un trastorno psicológico diagnosticable. Pues la Iglesia no tiene competencia en psicología, y son los especialistas en esta ciencia quienes deben discutir dentro de su campo cómo debe ser considerada psicológicamente la homosexualidad.
Es cierto que existe un documento de la Iglesia del año 2003 que se opone a la legalización de las uniones homosexuales, y que dice así:
"La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la sociedad."
Si lees bien el texto, te darás cuenta de que la preocupación está puesta en que no se equipare las uniones homosexuales al matrimonio. Y claro está que si se equiparan al matrimonio, no son aceptables, pues el matrimonio implica intimidad sexual, y queda claro que el "comportamiento homosexual" considerado por la Iglesia como pecado se refiere a los "actos homosexuales", es decir, el comercio sexual entre personas del mismo sexo. No veo que pueda referirse a otra cosa, pues condenar todo comportamiento proveniente de una persona homosexual como malo iría en contra de la afirmación de que la condición homosexual en sí misma no constituye pecado. ¿O acaso pretendes que una persona le sea lícito "ser", pero ílicito "actuar" cuando tiene una identidad sexual que tú consideras problemática? ¡Vamos, Juan Luis, que no te creo capaz de tomar en serio algo tan absurdo! ¡Esa persona no debería ni moverse!
¿Y si la ley estipula uniones civiles entre personas del mismo sexo que no son equiparables al matrimonio, sino que sirven para establecer una especial vinculación para proteger sus derechos derivados de una relación de amistad muy cercana? ¿Tendrías algún problema con eso? ¿Crees que eso "ofuscaría valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad" -que, además, no son especificados con precisión por el documento-? Si no se permite, ¿no quedarían más bien ofuscados los valores del derecho a la no discriminación y del derecho de libre asociación?
No debemos definir a las personas por su identidad sexual -lo dice también la enseñanza de la Iglesia-. Los homosexuales son antes que nada personas que también tienen aspiraciones, preocupaciones, esperanzas, que trabajan, que sufren y disfrutan de alegrías, que quieren ser tratados como cualquier persona normal, y que también aman y se entregan. Claro, no les están permitidos los "actos homosexuales" y en teoría deberían evitarlos, pero no les está prohibido manifestar su amor, con dignidad y respeto, a la persona que aman. ¿O consideras que es un "acto homosexual" el solo hecho de amar? ¿Acaso no tienen el derecho de amar? Y también tienen derecho a que se les garantice la protección legal de la persona a la que aman. ¿O acaso piensas lo contrario?
Creo, Juan Luis, que deberías conversar más con personas homosexuales, invitarlos a una misma mesa para que te cuenten lo que ellos esperan de la Iglesia, los problemas que tienen, sus experiencias personales. Yo he conocido a un par de personas homosexuales que pusieron todos sus esfuerzos para vivir de acuerdo a lo que enseña a la Iglesia católica y en fidelidad a ella. Encontraron mucha incomprensión, y los obstáculos se les hicieron tan grandes, que al final optaron por echar la fe por la borda. Los comprendo y no los condeno. En la arquidiócesis de Lima tienes a una comunidad homosexual numerosa y organizada, con la que puedes entrar en diálogo, y no te digo que estés de acuerdo con todo lo que ellos plantean, pero por lo menos puedes escucharlos para así organizar tu propia atención pastoral a personas homosexuales, algo que recomienda la Santa Sede que se haga. En vez de seguir el ejemplo de los fariseos, que rechazaban a todas las personas que ellos consideraban impuros, mejor seguir el ejemplo de Jesús, que se sentaba a la misma mesa con prostitutas, cobradores de impuestos y pecadores, acogiendo a todos, conversando con ellos y ayudándoles a "no pecar". A la mujer adúltera le dijo que no la condenaba, con la recomendación "vete y no peques más". Y si te haces problemas con los "actos homosexuales", deja ese asunto a la conciencia de las personas y al confesionario, pues supongo que tampoco ventilas en público asuntos como los adulterios cometidos por católicos -muchas veces padres de familia de buena reputación-, ni otros pecados sexuales de la grey confiada a tu cuidado. ¡Habla con ellos, con los homosexuales, Juan Luis, y verás que no muerden y que son más normales de lo que te imaginas! Recuerda que a nadie le esta permitido, menos aún a un fiel seguidor de Cristo, condenar o discriminar a un homosexual sólo por el hecho de serlo. Y si te menciono que Franco Zeffirelli, católico y director de cine, es un homosexual reconocido, me temo que vayas a prohibir en tu arquidiócesis que los católicos vean "Hermano sol, hermano luna" y "Jesús de Nazareth", dos obras maestras del cine de inspiración cristiana.


Cardenal Schönborn

Hay incluso Cardenales de la Iglesia que han mostrado mayor apertura hacia este tema. El Cardenal Christoph Schonbörn, arzobispo de Viena (Austria), aún oponiéndose a la legalización de los matrimonios homosexuales, dijo en el año 2010 que "en el tema de la homosexualidad deberíamos ver sobre todo la calidad de una relación. Y hablar de esta calidad con aprecio. Una relación estable es con toda seguridad mejor que alguien que viva simplemente de manera promiscua". Asimismo, ratificó en su cargo del consejo de una parroquia vienesa al joven homosexual Florian Stangl de 26 años de edad, quien tiene registrada su unión con otro hombre y quien fuera elegido para ese cargo con 94 votos de 116 posibles, no obstante la oposición del párroco. El Cardenal Rainer Maria Woelki, arzobispo de Berlín, dijo durante el reciente Katholikentag (Congreso de los Católicos Alemanes) en Mannheim que "cuando las personas aceptan una responsabilidad mutua, cuando viven en una relación de pareja homosexual duradera, eso se debe considerar de manera similar a una relación de pareja heterosexual". ¿No ves, mi estimado Juan Luis, que sin necesidad de renunciar a lo que la Iglesia enseña se puede tener hacia los homosexuales una actitud más humana, comprensiva y abierta, a semejanza de Jesús? De seguro que no puedes hacer nada contra estos Cardenales de la Iglesia, pero contra un sencillo sacerdote que trabaja en tu arquidiócesis, el P. Garatea, sí te atreves a hacer lo que te dé la gana, al no renovarle las licencias ministeriales en tu circunscripción. Da la impresión de que quisieras dar una señal a todos los demás sacerdotes de tu arquidiócesis. ¡Tengan cuidado con lo que digan, pues si no, ya verán lo que les pasa!
¿Es que acaso sobran los sacerdotes en tu arquidiócesis? ¿Implica tu decisión una sanción al P. Garatea, o más bien a las comunidad que él atiende pastoralmente? Pues les estás quitando a esos fieles la asistencia pastoral y sacramental de un sacerdote que ha expresado su voluntad de vivir el celibato y que ha dado muestras de "respeto, compasión y delicadeza" hacia las personas homosexuales, como lo manda la Iglesia, y que además ha manifestado su compromiso con lo social y los derechos humanos a través de su participación en la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza y la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Si bien el Informe Final de esta comisión valora muy bien del papel de la lglesia católica durante el período de violencia 1980-2000 en el Perú, tú, mi estimado Juan Luis, eres de los pocos que salen mal parados, con hechos que no han sido inventados y están bien documentados, los cuales a mí, como católico creyente, me siguen causando vergüenza.
El vicario episcopal del Arzobispado de Lima, el P. José Chuquillanqui, ha dicho en representación tuya que al P. Gastón Garatea se le ha llamado la atención desde hace 6 años respecto a expresiones suyas que los medios podían tergiversar. En honor a la justicia, si hay tergiversación, la culpa es del que tergiversa y no del tergiversado. Y muchas veces las aclaraciones no sirven de nada, pues hasta éstas pueden ser tergiversadas. ¿No te parece injusto, Juan Luis, más aún cuando a ti desde hace más de una década -no 6 años- se te ha llamado la atención por ponerte del lado de dictadores, presidentes corruptos, algunos militares y policías responsables de matanzas, y poquísmas veces del lado de las víctimas de los abusos? ¿Cuándo levantaste tu voz en contra de las esterilizaciones masivas realizadas a la fuerza por el gobierno de Fujimori? ¿No justificaste de alguna manera la muerte de campesinos inocentes cuando eras obispo de Ayacucho, porque "en toda guerra debe haber muertos"? ¡Qué diría Mons. Oscar Arnulfo Romero, quien fuera arzobispo de San Salvador, que doctrinalmente era tan conservador como tú, pero que no cerró los ojos ante los abusos de los que era víctima el pueblo salvadoreño y se puso del lado de la justicia y la paz, siguiendo su conciencia, levantando su voz profética contra los abusadores, lo cual finalmente le costó la vida! Y a pesar de que tantas veces se te ha dicho lo mismo, no cambias. Recientemente, sobre los acontecimientos de Espinar (Cuzco), has declarado lo siguiente:
"Un grupo de gente no puede querer el desarrollo con piedras y con mentiras. No se puede dialogar cuando no hay deseo de verdad, de paz y de justicia". "La paz, dice San Agustín, es la tranquilidad en el orden. Yo creo que está faltando orden y para que haya orden hay que respetar las normas y a las autoridades. El diálogo tiene que hacerse cuando hay paz, tranquilidad y cuando hay orden. Lo que no podemos acostumbrarnos es a exigir diálogo con pedradas y con muertos". "El Perú es un pueblo pacífico, que quiere la justicia y que quiere la verdad. Por eso, no abusemos de la palabra 'diálogo' cuando vemos tanta violencia y tanto abuso". "...no estoy de acuerdo con lo que estoy viendo en diferentes partes del país, que es el maltrato a la población por parte de grupos que se dicen defensores y lo único que hacen es manipular". "Hay que mejorar, invertir, darles agua, luz, caminos e infraestructura, pero no a base de piedras, ni a base de engañar a la población".
Pues, mi estimado Juan Luis, tus palabras aparentemente sensatas resultan en el fondo desatinadas y ofensivas. Los muertos que ha habido no son por piedras, sino por balas, es decir, proyectiles provenientes de armas empuñadas por las fuerzas del orden. Y quienes más le han mentido al pueblo y manipulado la información son los representantes del gobierno y de las mineras junto con los medios de prensa que los avalan. Además, la población no es tan manipulable como te imaginas. Me parece una absoluta falta de respeto insinuar que no tienen en realidad conocimiento de las cosas y que sus actos de protesta no responden a voluntad propia, sino a manipulación por parte de terceros. Te aseguro que la mayoría han protestado pacíficamente, a no ser que les creas a los medios de prensa que sólo muestran las acciones violentas motivadas por la represión policial y las presentan como si fuera toda la población la que estuviera protestando de esa manera. Además, detrás de las actuales protestas hay una larga historia de reclamaciones frustradas y diálogos desatendidos. ¡No has cambiado para nada, Juan Luis, y veo que te sigues poniendo del lado de los poderosos, independientemente de cuál sea su catadura moral! Se me vienen a la memoria las imagenes propaladas por Canal N el 28 de julio del año 2001, donde se te veía a ti recibiendo en la Catedral con sonrisas cómplices y gestos cordiales al Presidente Fujimori, culpable de delitos de lesa humanidad, mientras en el centro de Lima ardía Troya, sin que eso te haya importado un comino. Ni entonces ni ahora.
El P. Gastón Garatea no ha dado ningún mal ejemplo, ha sido para muchos un estímulo para seguir el camino que Jesús nos indicó, haciendo uso de la libertad de expresión ha dado su opinión en asuntos que no afectan nada esencial dentro de la doctrina de la Iglesia, y tú le quitas las licencias para ejercer su ministerio sacerdotal en tu arquidiócesis. No lo entiendo. Espero que reflexiones y reconsideres la decisión que has tomado. Sería algo bonito, simpático, un gesto de buena voluntad, que lo hagas. Y además, que pidas disculpas. Pues pedir disculpas es un gesto que dignifica a cualquier persona, más aún si es cristiano. Y nos permitiría recobrar la confianza en que estás abierto al Espíritu Santo y que para ti lo más importante es el amor de Jesús.

Discúlpame por hablarte con tanta franqueza. En conciencia, no puedo dejar de hacerlo. Sólo Dios sabe el esfuerzo interior que me ha costado.
 Tu hermano en Cristo
 Martin Scheuch

Uno de los mejores comentarios a la carta dice:

Lo que nos dice Martin en su pertinente Carta, es lo mismo que se repite en otros países del Continente en que las Diócesis están en manos de miembros de la Prelatura Opus Dei. Es decir, se debe realizar la labor Misionera con fuerte represión, intolerancia y falta de diálogo sincero. 
El Opus Dei en todo el mundo tiene ese sello de secretismo, adulación al Poder y falta de respeto con quíenes se ponen del lado de los más pobres y excluidos. Es el distintivo de los hijos de Escrivá! 
En Chile, sabemos bien de su modus operandi y el afán de estar por sobre todo con las élites que controlan el Poder, sea económico, eclesial o político. 
Por supuesto que el P. Gastón Garatea cuenta, desde aquí, con nuestras Oraciones, Solidaridad y Apoyo... Es el precio que se paga por la consecuencia cristiana solo fiel a Jesús de Nazaret.


viernes, 15 de junio de 2012

ANTES IGNORANTES QUE CULTOS PERO MALOS ESPAÑOLES


¿ La secretaria de Urdanga conectada a la gran familia? nunca lo hubiera imaginado.

Muy desconcertantes todas las noticias que llegan del Vaticano ¿se trata grosso modo de una maniobra OD para desprestigiar a posibles aspirantes al papado que no sean los suyos? recojo opiniones para todos los gustos. Me desconcierta la presencia de opinadores opusinos en todos los bandos posibles, los que dicen que Ettore es inocente, los que dicen que el Vaticano no tiene nada que ocultar en sus cuentas, los que dicen que lo que está pasando "es bueno", los que dicen que el mayordomo es OD, los que acusan a Nuzzi de estar manejado por OD porque de ellos no saca nada y eso sí que es chocante...
Tienen que pasar más cosas. Son unos grandes intrigantes.

miércoles, 13 de junio de 2012

El banquero "alienado". Rectificaciones












Está muy revuelto el patio para poder hacerse una idea de que es lo que está pasando con el banquero caído. Lo de sacar informes psiquiátricos de "una vez que lo ví en una fiesta" e ir pregonándolos, no nos es desconocido.
Este artículo de The Gardien no mezcla temas, se centra en lo que le está pasando al banquero y me ha parecido claro
http://www.guardian.co.uk/world/2012/jun/10/vatican-lawyer-accused-negligence-tedeschi?INTCMP=SRCH
Salen todos los que han contribuido a la especie de la repentina patología de Ettore Gotti Tedeschi.  Cipriani, manager del IOR no el de Lima, el médico La Salvia. Este lo  llama egocéntrico y narcisista. Carl Anderson, de los "Caballeros de Colón", otro invento católico rancio.   Están de acuerdo en que Tedeschi se inventa que haya cuentas en el banco vaticano que no son de curas y monjas, sino de personas que aprovechan para evadir capitales de Italia. La Agencia Europa Press que si hace cuarenta años estaba en manos del Opus Dei (palabras del cardenal Tarancón) no sé porqué ahora no iba a estarlo, también ha salido en defensa del banquero Tedeschi.

Marco Politi periodista conocedor del Vaticano asegura que tienen miedo de que si se abren demasiado las ventanas salgan a la luz maquinaciones del pasado en el IOR. Al fin y al cabo Gotti Tedeschi acaba de llegar. El paralelo que hacen de él con Roberto Calvi debe de salvar muchas distancias, fue hace 30 años cuando lo encontraron muerto en Londres.

Otro que sale defendiendo las cuentas del Vaticano  "está todo claro y no hay nada oscuro" es Lucio Vallejo, el monseñor del que ya hablé aquí, porque tras hacer mucho dinero en Astorga fue catapultado a hacer dinero en Roma. Hablé de él en un post sobre mucha gente Opus que nos gobierna:
http://sinmiedoalopusdei.blogspot.com.es/2011/11/miscelanea-de-personajes-del-opus-dei.html
a parte de su habilidad para cumplir el precepto evangélico de hacerse rico con las SICAV propuse una comparación estética y estilística con Gänswein, porque parecen cortados por el mismo patrón y en la misma máquina de fabricar curas. Hay sendas fotos en el post citado y no me digáis que no "se dan un aire".


Unida a esta cuestión la entrevista que trae Gabriella del Fatto Quotidiano.
http://www.ilfattoquotidiano.it/2012/02/26/marco-simeon-il-nuovo-potere-tra-rai-e-vaticano/193890/
Por ella se ve que hay otro personaje interesante:  Es un Sputnik (ha subido como tal) se llama Marco Simeon. Hijo de un gasolinero a mucha honra que con 32 años ya anda de ejecutivo amigo de Bertone y Corigliano al que conoció ¿dónde? los numerarios no suelen salir mucho de las cuatro paredes de su centro. Dado que Corigliano es flor y nata de la prelatura mejor me abstendré de asegurar nada. Desde que he leído que numerarios high class frecuentan saunas, todo es posible.

Me quedan preguntas:
¿Los cardenales italianos como Bertone intervienen en los nombramientos en la Radio Televisión pública italiana? ¿qué tiene que ver la RAI con el Vaticano? ¿Quién es Lorenza Lei? ¿pertenece al Opus Dei?  será en la modalidad "ascensor social".
¿Lucha interna en el Opus Dei no controlada por la dirección del Opus? esta modalidad es novedosa, en España si ha habido enfrentamientos o similar entre personajes Opus siempre se sabía de qué lado estaba la dirección.

Ha sido penosa la rectificación de un ex numerario en OL. La oleada de solidaridad con Agustina y con él sería más real si las personas no se escondieran en el anonimato. No me cansaré de repetirlo. ¡Sería todo tan diferente! se crecen porque les tenemos miedo y hay que plantarse. Cada uno vamos por nuestro lado, no te puedes fiar de nadie, que me lo digan a mí, y así nos va. Cuando el Opus te la juega con la artillería pesada no hay más que una salida honrosa: lo cuento todo, con nombres, apellidos, fechas, nombres y lugares. Qué diferente sería el panorama.
Calumniados, arrastrando insultos,  y siendo señalados por el dedo de los hipócritas y los cobardes. Pero con dignidad.
 Lamentablemente este mundo está lleno de basura que no es la de los vertederos. En esta España se nos da de miedo ensalzar la basura. Tengo mucha curiosidad por saber si tanto inútil encumbrado es una característica nacional o es algo "antropológico". Me haría un viaje por el mundo sólo por comprobarlo.


viernes, 8 de junio de 2012

Repartidores del marchamo "católico"

Es cierto, hay que denunciar no sólo quejarse. Algunos nos estamos dedicando a sobrevivir más que nada.

Ahora sale diciendo que teme por su vida, ¿un banquero alto standing teme por su vida? "Amos anda..." espero tener años para enterarme del final del culebrón. ¿Lo dejará su santa familia en la cuneta?. ¿Por qué puerta va a salir y que va a hacer de ahora en adelante?


Más descubrimientos conectados con Opus Dei en América. Oscar Romero, arzobispo de San Salvador en 1977 no tenía ninguna simpatía por la Teología de la liberación. En 1975 escribía al Papa tras el fallecimiento del 26 de junio del founder del OD: "Tuve la suerte de conocer a monseñor Escrivá de Balaguer personalmente y me ví alentado y fortalecido por él."
El nombramiento de Romero como obispo iba en la línea de fortalecer la línea del Vaticano de apoyo a la dictadura militar. Pero el 1 de mayo de 1977 fue asesinado el jesuita Rutilio Grande que había predicado advirtiendo al pueblo sobre los hipócritas que se llaman a sí mismos católicos y están llenos de maldad. Incluso dió un nombre de terrateniente cristiano hipócrita. Cuatro semanas más tarde fue asesinado. Romero celebró el funeral y visitó el lugar donde había vivido el difunto. Le impresionó la escasez, el arzobispo pasó la noche con la comunidad y allí tuvo lugar su conversión. Conoció de primera mano la persecución brutal que sufrían aquellos cristianos, pero también su fe y su fuerza. Todo esto le cambió.

En su predicación empezó a hablar de los que son dejados de lado en la sociedad, de los acontecimientos de la semana a la luz de los evangelios, de los derechos humanos violados, de la violencia contra los campesinos. Romero nombraba lugares y personas.

Perdió la amistad de sus colegas de la conferencia Episcopal, querían apartarlo de las reuniones internacionales, fue denunciado en Roma, había perdido a sus amigos. En una audiencia general tuvo que abrirse paso a codazos para poder hablar con el Papa Juan Pablo II.

Las autoridades salvadoreñas estaban disgustadas con él. Su nombre apareció en una lista negra. El decía en las Misas de funeral por los asesinados: "Hermano asesino, te amamos." El 24 de marzo de 1980 Romero fue la siguiente víctima. Las gentes empezaron a venerarlo como un santo. Hay beatificaciones que salen caras y otras que cuestan la misma vida....
Oscar Romero, arzobispo de San Salvador  (1915-1980)



Cardenales  y obispos acudieron a su entierro y dijeron que el arzobispo Romero se había convertido en un símbolo de toda la iglesia y del continente latinoamericano. Muchos grupos de base por el mundo tomaron su nombre. Se le dedicaron canciones y poesías, por todas partes las gentes sencillas de América le hacían memoriales.
http://www.comitesromero.org/
Casaldáliga el obispo brasileño recordó que así eran las beatificaciones en los primeros tiempos: el pueblo que empezaba a venerar a una persona y luego la iglesia lo declaraba oficialmente santo. Sin intervención de la burocracia que se atiene a documentos para examinar milagros. A veces echo en falta el miedo al ridículo.

"San Romero de América, rezó Casaldáliga, el pueblo te ha hecho santo". Despertó las iras de algunos prelados y el entonces cardenal Ratzinger se apresuró a fulminarle con una advertencia. Las oficinas para las causas de los Santos están en Roma, no dispersas en el pueblo. Hasta ahí podíamos llegar.
A Romero le sucedieron en su diócesis dos obispos que siguieron su misma línea.

Pero en 1995 fue nombrado Fernando Sáenz Lacalle, el cura numerario que hasta ese momento se había dedicado a dirigir el Opus Dei en el país. Era arzobispo militar. Pluriempleo. Ni el clero diocesano ni las órdenes religiosas estaban de acuerdo con el nombramiento. ¿No ha pasado lo mismo en el Norte de España hace no tanto?

Saénz Lacalle hizo todo lo posible por borrar la herencia de monseñor Oscar Romero. suprimió una predicación dominical que Romero había introducido y que jugaba un gran papel social, conminó a las órdenes religiosas para que no enviaran a sus novicios a estudiar teología en la facultad de los Jesuitas, el "Centro Monseñor Oscar Romero", "porque allí no se enseña buena teología". Prohibió que se celebraran ordenaciones sacerdotales en la capilla donde están enterrados los jesuitas asesinados en 1989.
Con la ayuda del Opus Dei hizo lo posible por "resecar" la herencia de Romero.

En 1994 el periodista Vittorio Messori en su libro laudatorio del Opus Dei hecho de encargo reutilizaba a Romero: "este mártir del evangelio se ha convertido en símbolo de las fuerzas progresistas, incluso ha sido usado de forma brutal como fuerza política...Monseñor Romero conoció en 1955 al fundador del Opus Dei iniciaron enseguida una amistosa reacción. Era lógico que cuidara la amistad con los miembros del Opus Dei aunque él no perteneciera en sentido fuerte a dicha organización."

De igual forma que es imposible que Escrivá haya protagonizado los millares de anécdotas  no hay tiempo material ni notario capaz de levantar acta de tanto y tan seguido, las amistades atribuidas al founder son improbables. No hay humano capaz de tantos amigos antes de la era Facebook a la vez que da pie a anécdotas edificantes. No hay tiempo ni fuerzas.

También sacaron a relucir la carta de 1975 en la que Romero pedía la beatificación de Escrivá. No podían estar enfrentados Saéz Lacalle y Romero porque Sáenz Lacalle había sido el confesor de Romero. Todo esto era duro de tragar. En 1979 tres cardenales curiales Oddi, Baggio (amigo del OD) y Seper habían intentado que la universidad de Georgetown no diera el doctorado honoris causa a Romero. La ceremonia no tuvo lugar por la muerte inesperada del obispo. Oddi también era de los que se había señalado como amigo OD.
El teólogo Jon Sobrino, sancionado en 2007



Oscar Romero no puede defenderse de que ahora lo quieran tanto los que antes lo persiguieron. Se inició su proceso de beatificación en Roma.

 El jesuita Jon Sobrino, que escapó en 1989 a la masacre de la UCA  por encontrarse de viaje en Asia, quiere preservar el legado de Romero. Según él es verdad que antes de su "conversión" Romero tuvo estrecho contacto con el Opus Dei y como arzobispo se sentía responsable de todos los fieles de la diócesis, también de los del Opus. Pero de la misma forma da testimonio de que tras el cambio que sufrió ya no se entendía con ellos. Jon Sobrino ha testificado que Romero se quejó de que el Opus Dei no entendía como eran las cosas en el Salvador ni porqué él había cambiado. El verdadero confesor de Romero no era el numerario Saenz Lacalle sino el jesuita Segundo Azcue. Con él se había confesado el mismo día de su asesinato.

Saenz Lacalle intentó en vano cerrar el Centro Oscar Romero dirigido por Sobrino donde se enseña teología. En marzo de 2007 la Congregación para la Doctrina de la Fe advertía de algunos aspectos peligrosos en la teología de Sobrino. La divinidad de Jesús en cuestión. De esta forma Ratzinger que ya había dictaminado en los 70 y en los 80 los peligros de la teología de la liberación, culminaba como Papa su obra aprobando la condena de Jon Sobrino.

Repartidores de la etiqueta "católico".
 Saenz Lacalle, como hiciera Rafael Termes con Hans Küng,  dijo que Jon Sobrino no es teólogo católico, que sus tesis no están de acuerdo con la enseñanza de la iglesia y por tanto que no puede enseñar teología en ninguna universidad católica. Esta afirmación sólo demuestra el "mayor papismo que el Papa" tan familiar. Los jesuitas por su parte están totalmente de acuerdo con los escritos de Jon Sobrino. El obispo opusino puede decir misa cantada pero no manda en la universidad jesuita de El Salvador.
De todas formas a pesar del intento de manchar la reputación teológica de Sobrino el rayo arrojado contra el que fuera confidente de Oscar Romero no hizo sino despertar la solidaridad internacional.