lunes, 26 de noviembre de 2012

Interioridad de Marcel Legaut



Hay otros caminos que no tienen que ver con normas, criterios ni con el derecho canónico del Dios Tiquismiquis. Mucho menos con pertenencias a clubs de élite en los que se entra fácil si se reúnen una serie de características útiles al grupo, pero de los que difícilmente se sale sin pagar un alto precio personal y económico.

Me ha llamado la atención este vídeo de un católico no sé si ortodoxo pero sí profundo, porque insiste mucho en la fe en sí mismo, como una profundización de la psicológica confianza en uno mismo. A través de las propias obras y a lo largo de la vida, podemos ir transformando esa confianza en fe en mí misma y al tiempo en fe en Dios, es decir, Dios no se manifestaría al alma por negación de lo que uno es, sino por profundización en lo que somos. Todo lo contrario de lo que nos pasó, entonces cualquier manifestación de personalidad, valía, dote o habilidad que no fuera usada directamente en beneficio del grupo era considerada "soberbia", descamino, afán de destacar o defecto, pecado.

Marcel Legaut fue un profesor  universitario de matemáticas, católico, que un buen día en el curso de la segunda guerra mundial decidió "echarse al monte". La guerra le puso frente a sí, estuvo al mando de un escuadrón y se dió cuenta de que él era sólo un intelectual, no un hombre en sentido propio. Estuvo en el Estado mayor del aire, y empezó a madurar su idea de hacerse pastor. Tras la derrota del ejército francés ante la Wermacht, pensó que un país que no es capaz de dar "hombres" no puede encontrar ni equilibrio ni prosperidad. y decidió llevar una vida más auténtica, en el campo. En 1940 encontró una propiedad en los alrededores de Lyon, sin comodidades. Al principio quiso compaginar su trabajo en la facultad de Lyon, un vecino le enseñó a trabajar la tierra. Y a los dos años dejó la universidad, quiso que otros colegas  le siguieran en su aventura campesina, pastoril y espiritual sin mucho éxito. Los profesores no estaban preparados para el trabajo manual.

"Donde no hay riesgo no hay cultura", dice. Para poder pensar, hay que equilibrar el cerebro con el trabajo manual. En la misma línea que Simone Weil, que enseñaba que el trabajo manual es el más espiritual de todos. La cultura libresca no es suficiente para conseguir un buen sentido común.



En este segundo vídeo habla de su vida una vez que la actividad física empieza a disminuir. El espíritu revive en el anciano Marcel Legaut, y casi sin querer hace balance. Muchos tienen una vejez mediocre porque su vida fue mediocre y no puede sostener el presente. En esa última etapa Legaut observa que se puede confirmar lo que cuando se era joven se intuía, que la propia vida tiene valor. En el fragor y variedad de acontecimientos que pasaron, la persona ve desde la altura de la edad, si ha demostrado quién es. La muerte es entonces llegar a la cima, siendo una ruptura brutal, es también la coronación de la vida. El valor no viene dado desde fuera por lo que los demás piensan de uno, sino que lo encuentra la persona en sí.



En vez de razones exteriores para llegar a la existencia de Dios, como hacen las vías tomistas, Marcel Legaut encuentra a Dios en sus propias carencias. Hay distintos tipos de creencias, por cultura, por sentimiento, pero la fe en Dios de Marcel Legaut está dentro. Cuando creamos valores no nos limitamos a repetir algo, la acción creadora de cada uno de nosotros es a la vez respuesta a un don: es nuestra pero no es nuestra. "Hay una realidad que viene de mí, pero no es mía" afirma Legaut. Sin interioridad no hay fe real, es necesaria para que el cristianismo alcance profundidad. Comprensión de uno mismo y comprensión de quien fue Jesús de Nazaret, la mera teología es abstracta y no basta.

sábado, 24 de noviembre de 2012

DENUNCIA QUE ALGO QUEDA

Vaya, parece que el Opus Dei razonamientos lo que se dice razonamientos muchos no tienen. Sólo uno: denuncias...
Las denuncias a opuslibros, ya nos las sabemos, juicio en enero de 2013 por publicar los escritos del Opus Dei, con medida cautelar por delante de retirada de la web de esos escritos, eso fue en 2011. Pleitos tengas y los ganes.

martes, 20 de noviembre de 2012

HERMANOS GEMELOS: UN HARVARD DE DIOS

Soy imprudente pero no tanto como para responder sobre intimidades de personas públicamente a un anónimo.

Hay más elegidos de Dios por el mundo.

sábado, 17 de noviembre de 2012

Häring: el lado oscuro de las religiones mundiales


  Herman Häring  es un teólogo protestante que se ha puesto a reflexionar sobre las relaciones entre religión y violencia. Tema apasionante. La conversación empieza porque en Burma los pacíficos budistas se enfrentan a la minoría musulmana. Estas noticias nos chocan a los occidentales, que consideramos al budismo la religión de la no violencia y la compasión hacia todas las formas de vida.    A partir de ahí la conversación gira en torno a esa relación tan paradójica entre religiones cuyos fundadores tenían  pensamientos de amor y paz y cuyos seguidores a lo largo de los siglos se han embarcado en guerras en nombre de la "Verdad" con V mayúscula.

Pregunta: ¿Hemos de revisar nuestra visión occidental del budismo?

Hermann Häring: Sí y no. Hemos de ver el budismo en su realidad  política. Normalmente vemos el budismo como una especie de refugio para los que huyen de la sociedad occidental a la búsqueda de la meditación. En el budismo encuentran la no violencia, el retiro, la compasión. Pero no llegan a la pregunta ¿Cómo se realiza el budismo cuando en una cultura los poderes políticos se reclaman de él? Esa pregunta le vuelve a uno muy realista. 

Burma's Rohingya refugee protest in Malaysia

Philipp Gessler: precisamente el budismo del tiempo fundacional (siglo V a. C) del que usted habla con objetividad, parece una religión especialmente no violenta. Muchas tradiciones de aquel tiempo hablan de que está prohibido matar incluso cuando la propia vida corre peligro. ¿No está muy lejos el budismo actual de esas propuestas radicales de paz?

Häring: Sí, es comparable a la historia del cristianismo. También Jesucristo fue el iniciador de una religión sin violencia, del que se deja matar antes que usar la violencia. Los monjes de los primeros tiempos vivían con ese rechazo absoluto de la violencia. Pero en ambas religiones ha pasado lo mismo: en el momento en que religión gana una influencia cultural, alcanza el poder político y se institucionaliza, se ve obligada a contar con las circunstancias del mundo real. En las dos ha ocurrido lo mismo, si debo defenderme tengo que usar la violencia o matar. Cuando tengo que defender toda una cultura como dirigente de un estado me veo en la posibilidad y en la necesidad de la guerra. Esto no impide que tanto en el budismo como en el cristianismo haya grupos que se abstienen de violencia, que viven de forma monástica, que se apartan del mundo y su violencia. También ocurre hoy y de manera igualmente intensiva en el Budismo y en el cristianismo.


Gessler: ¿Se puede decir que unas religiones tiende más a la violencia que otra o son todas igual de "tendentes" a ella como consecuencia de su correspondientes escritos sagrados?

Häring: Creo que hay una graduación. Todas las grandes religiones que hoy conocemos como religiones del mundo, Islam, Budismo, Hinduismo, Cristianismo, Judaísmo, tienen una idea decisiva de no violencia. 
Pero es muy diferente cuándo se pregunta ¿qué excepciones hay? ¿cuándo es urgente defenderse? ¿en qué sentido y cómo incluyo los derechos de los animales? sin duda el budismo ha ido más lejos que ninguna de las religiones occidentales en esa dirección. Pero hay otro punto más importante, la religión entra en acción ¿dónde está entonces el límite al sufrimiento cuando las cosas no salen bien? Esto significa que hay una afinidad interna con la violencia  en cada religión. Sino la religión no podría tener efectos culturales.
Y pasa como en la homeopatía: en el momento en que me relaciono conmigo mismo con violencia, que me quiero superar con violencia, considero cuánto me voy a dejar contagiar por la violencia. ¿Cuánta odio voy a acoger en mí para limitar la otra violencia? No es sólo la afinidad con ella, sino el hecho de que la religión aparece en el momento en que los hombres ya no se aclaran con violencia.


Gessler: El egiptólogo  Jan Assmann en 1998 mantuvo que las religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo, Islam) están particularmente impregnadas de violencia. El motivo es que la creencia en un solo Dios conlleva el dualismo de lo verdadero y lo falso, lo que lleva obligatoriamente a la intolerancia en especial contra otros dioses, y particularmente contra el politeísmo. ¿Qué piensa usted?

Häring: Hay que tomar en serio esta tesis. También los cristianos que evidentemente se han defendido de ella, deben reconocer que tiene algo de verdad. En el momento en que la religión se convierte en una religión mundial, simplifico un poco, como decía Jaspers en los momentos Eje de la humanidad, cuando ya no sólo se plantea la pregunta, quién está conmigo y quién contra mí, de la persona a la persona, sino que se dice, "Dios es el creador del mundo, todos los hombres tienen que estar sometidos a él", se plantea la cuestión de la verdad.  

Empieza entonces el odio, el rechazo, el uso de la violencia, no sólo contra mi prójimo, sino contra todos los que no siguen la misma creencia. Llegan el odio, superstición, increencia, herejía, intolerancia, todas esas palabras adquieren una dimensión universal. Es una historia peligrosa. Es la historia del cristianismo, se puede decir claramente: ¿por qué hubo que organizar las cruzadas y viajar a Tierra Santa? No era urgente, sólo porque se pensó que "tenemos que salvar la verdad del mundo entero", no sólo la verdad de Occidente. 

Gessler: Usted ha escrito: "Dejando aparte el estalinismo y el fascismo, no ha habido otros grupos organizados en la historia de la humanidad que hayan provocado y legitimado tanta intolerancia, tanto cerrilismo y tanto afán de guerra, tanto fanatismo y celo destructivo como la cristiandad y el Islam." 
¿Están estas dos religiones especialmente inclinadas a la violencia, por ser tan dinámicas, misioneras y proselitistas?

Häring: Sí, hay que contar con el judaísmo también, pero no es tan importante porque el judaísmo siempre ha sido una religión minoritaria hasta en el siglo XX. Esas son las dos grandes religiones que ha conformado los cambios mundiales, los símbolos en las banderas, y esto tiene que ver con esa pretensión de verdad universal. No han visto los límites, incluso pretenden que si quien utiliza la violencia en nombre de Dios, está del lado correcto.  Es una enorme carga en ambas, y esa utilización de la violencia tiene efectos indirectamente de manera secularizada en el presente. La palabra clave es Imperialismo, lo que particularmente las potencias occidentales han hecho en Asia.  Todos vivimos de ese impulso, "tenemos que mostrar la verdad y la justicia al mundo entero, si es necesario brutalmente."

Gessler: ¿Cómo se puede en relación con este aspecto que describe reprimir esa dinámica destructiva de las religiones, en particular de las religiones monoteístas? ¿cómo reforzar los aspectos pacíficos que también hay en las tres?

Häring: Creo que estamos en el mejor camino para conseguirlo, puesto que en nuestra sociedad el cristianismo ya no es la religión dominante y el Islam no será eternamente dominante en los países de tradición musulmana. Estamos obligados a volver a los orígenes, y descubrir el fundamento, el núcleo, el mensaje de Jesús, que es más importante que lo que los teólogos medievales hicieron de él, que la resistencia contra la violencia sólo puede hacerse a través de la no violencia, la paradoja que se esconde en las grandes religiones.

Por otra parte es un tema fundamental que  Hans Küng recoge en su proyecto de una Etica mundial, esa paradójica verdad, verdad en la paz, verdad en la ausencia de violencia, verdad en la medida en que luchamos por la justicia. Küng quiere hacer revivir ese potencial político que hay en todas las religiones mundiales, de manera que de nuevo todos sepan, que la verdad no tiene lugar cuando matamos por ella, antes bien al contrario: la verdad sucede cuando miramos críticamente nuestros propios problemas. Si lo queremos decir de forma religiosa y piadosa: todas las religiones hablan sobre la conversión, y conversión quiere decir siempre descubrir primero los límites, fallos, malos entendidos en las propias convicciones, antes de ir hacia fuera con la pretensión de ser los guardianes de la paz mundial.  

Gessler: Parece que no sólo en el judaísmo y en el Islam, también en los últimos tiempos en el cristianismo proliferan los movimientos fundamentalistas y cada vez tienen más influjo en sus respectivas religiones. ¿Crece con ello el peligro para el futuro de que esas religiones sean más violentas?

Häring: Sí, en el interior de las propias religiones es más dura la controversia sobre cuando se debe utilizar la violencia y cuando evitarla. Los fundamentalistas son gente que no tienen orientación, que sólo siguen esta idea: "esto es verdad y no se discute, quien no me sigue está podrido." Este es el gran peligro, es por decirlo así el lado oscuro de la religión. Es un poco dramático reconocerlo, cuanto mejor y más alto nivel alcanza una religión, peor y más inexcrutable es su lado oscuro. Hemos de descubrirlo y hablar de ello. 

viernes, 16 de noviembre de 2012

Artista de la liberación



Ya he leído la noticia del entierro tras la catástrofe del Madrid Arena, siempre dando ejemplo. Hasta en las macrofiestas a altas horas de la madrugada, santificando el botellón. Esto es no dejar pasar una ocasión para las autosantificaciones. Es llamativa la presencia de esta chica a esas horas, esta no es de las que se tenía que levantar al día siguiente a las 6.30 para llegar a misa en el centro. A esa edad ¿por qué todavía no era numeraria?

Me ha gustado esta entrevista a Maximino Cerezo, claretiano y artista. Cuenta su doble vocación, estudiando Bellas Artes fue compañero de Kiko Argüello, ateo que se convirtió tras unos cursillos de cristiandad. Y pasó del ateísmo al "apostolado intenso". Maximino Cerezo le reconoce madera artística, pero no se extiende mucho sobre su evolución posterior hacia la pintura de iconos. No las ve adecuadas para la Almudena.
Este claretiano fue en los 60 profesor de Bellas Artes en Madrid. Tras un viaje a Filipinas, en contacto con otra realidad, se planteó que no tenía mucho sentido la dirección espiritual de los jóvenes estudiantes españoles a los que se dedicaba, sólo preocupados por si se podía hacer esto o aquello con la novia. En definitiva, le molestaba la mamarrachez de religión española de aquellos tiempos. Se le presentó la oportunidad de América y allí fue su conversión definitiva, en contacto con los pobres. Esos que tanto gustan a los opusinos.

¡Qué iglesia y qué cristianismo más diferente se desprende de la biografía de este fraile a la iglesia hoy predominante! Maximino Cerezo, asturiano, fue uno de tantos frailes y curas españoles expatriados en América, como Pedro Casaldáliga, que dieron lugar a la teología de la liberación. Me ha llamado la atención que la decisión de irse a América fue personal, no una orden extemporánea e irrefutable que te llega de arriba como nos pasaba a nosotras...el Provincial de América vino buscando frailes y nadie quiso irse con él. Pero Maximino se animó y además fue por los colegios de los claretianos juntando un grupo.
Su estancia en América cambió su arte, ya no "intelectual y vaporoso", abstracto a la moda europea del momento.
Cuando le preguntan porqué ya no hay profetas se encoge de hombros prudentemente. No seré prudente:  quien retorció el pescuezo a los profetas, apoyado en dicha gloriosa labor por Opus reina en Roma, y está muy preocupado por el uso del latín y del canto litúrgico acompañado de órgano. Maximino Cerezo piensa que llegara el tiempo de las pequeñas comunidades de fe, donde se viva una auténtica conversión, de creyentes no volcados precisamente en las antiguas liturgias, sino como hacía Jesús, que se juntaba con todos.

Interesante entrevista, donde te enteras que algunos de los dirigentes americanos actuales han tenido mucho contacto con los teólogos de la liberación: Evo Morales, Lula, Rafael Correa y Chávez. Tienen muy buena prensa en España.
Menciona a los curas del Opus casi al final, no son ellos precisamente los que van camino de renovar nada, y como no, seguidamente la consabida bromita cuando se menciona "lo imencionable",: "esto que no salga por favor"... broma que no es tan broma. Vaya fama que tiene el Opus Dei en este país entre todas las gentes creyentes...

lunes, 12 de noviembre de 2012

La libertad es para obedecer.

Te refieres al Banco Condal, que supongo forma parte del grupo Banco Popular, ¿o es sólo un despacho dentro del Banco Popular al que han llamado "Condal"?

Impresionante programa de Salvados, menuda radiografía de lo que es España que va haciendo Jordi Evole cada domingo.

Qué cantidad de gente viviendo del cuento. Es exagerado los puestos de trabajo que dan los políticos al ganar unas elecciones, la parte oscura de la política española que no está contada. La forma en que se ahoga la libertad, puesto que hay demasiados sueldos y "trenes" de vida que dependen de la pertenencia a uno de los partidos con posibilidades de llegar a un ayuntamiento, diputación, gobierno autonómico, gobierno central...Los asesores de la diputación de Alicante huyendo del micrófono de Jordi..."ha salido con un técnico". En esa Diputación han ahorrado en el presupuesto: los diputados este año sólo podrán usar 4 taxis al día... que pagan los contribuyentes. Con lo sano que es ir a pie o ecológico usar el autobús urbano.
Asesores de los bomberos en Alicante.
Los chóferes asesores de Castilla La Mancha, genial.
La España del siglo XVII "inextinta".

Así que Escrivá creo su propia mafia eclesiástico-bancaria-política-familiar tradicional en un país tribal como es el nuestro. Tampoco fue tan original. Un país en el que los de abajo trabajan, como ese bombero de la Diputación de Alicante que dice no haber visto al asesor. Y los de arriba se pasean luciendo palmito  y traje de Emilio Tucci, del Corte Inglés. Es triste tener que trabajar para vivir y llevar "guardapolvos", pero es curioso como la gente que trabaja, tiene los pies en el suelo y suelta las verdades necesarias que todos debemos oír. Vagancia y mentira deben ser hermanas gemelas.

He leído "El desafío oscurantista" de Flores de Arcais. El libro tiene 20 años y me molesta lo barroco de su prosa, es una traducción del italiano. Este periodista ateo militante disecciona el "discurso social" de Juan Pablo II en la Centesimus Annus, y el manejo de términos ilustrados como "libertad" en beneficio de la ideología conservadora. He reconocido tantas cosas en ese discurso criticado... Recuerdo a una numeraria filósofa a la que entonces tenía por muy lista, dándonos una charla sobre la libertad. Fue en Calella, en un hotel de la Costa Brava.  El mensaje opusino dado por la filósofa era que libertad había que usarla para obedecer, sino ya no es libertad. Idéntico al discurso de Juan Pablo II del que Flores de Arcais da buena cuenta y hace ver la inanidad. Sobre todo este filósofo italiano se ha molestado en diseccionar las piruetas imposibles para llevar el agua al propio molino de la identidad eclesiástica amenazada.

Leyendo a Flores de Arcais que critica al anterior pontífice me ha venido como un "flashback" y una pregunta ¿quién escribía las numerosas encíclicas, cartas apostólicas y pastorales, conclusiones de los sínodos del papa viajero? ¿no le pasaba al polaco como a Escrivá, que se pasaba la vida de un lado para otro?

De Benedicto XVI sí me creo que escribe todo lo que sale con su nombre, tanto encíclicas como libros.  Se le reprocha ser un papa escritor, para ser escritor no hace falta ser Papa, y se dice que no se entera de lo que hacen las "bandas" que lo rodean. Asunto Vatileaks. Le falta contacto con la actualidad, las meteduras de pata como la de Ratisbona con el Islam así lo atestiguan.

Pero Juan Pablo II tenía mucho quehacer dando vueltas a la tierra, ¿cuándo escribía, corregía tantos volúmenes? no sólo de teología, se hicieron muchas reformas "legales" en ese pontificado, se ataron muy bien asuntos como el del cónclave...
Tengo serias dudas. Era demasiado para uno solo, y se le daba bien figurar, los gestos convincentes. Pero, la elaboración de discursos, homilías y encíclicas, ¿eran verdaderamente suyas? la sintonía que "teníamos" con el Papa era más que una sintonía, y me ha dado por pensar si no serían los mismos los que nos decían y le decían a él qué escribir y qué decir.
Desde aquella famosa carta a los jóvenes (1985) donde arrancando de la vocación del joven rico que no siguió a Jesús se animaba al compromiso vocacional...
Qué sospechosa predicación, una de las más queridas por el fundador, la del "ave triste", el que se fue triste por no ser generoso con el Señor.
En los esritos de Benedicto XVI se observan otras claves que no son las opusinas, consistente germana formación teológica, escriturística, dogmática, de historia de la iglesia.
Pero en Juan Pablo II no hay una línea que se escape al inconfundible aroma de "Casa". Cosas mías a lo mejor...

domingo, 11 de noviembre de 2012

Sirviendo a Dios en los bancos

Mira por donde hasta en el tema actual y doloroso de los desahucios están ellos metidos y tienen algo que decir. Este señor pienso que debe ser numerario, él era el que presidía el banco Condal, aquel que concedía préstamos a estudiantes numerarios que "no podíamos pagar".
Todo mentira, si pagaran todos las funciones que se desempeñan en la vida de numeraria, "dirección de almas", organización, charlas de formación, clases de teología y filosofía, llevar libros de contabilidad, "recaudación" de los sueldos y pagos varios más lo que se tercie las 24 horas del día, y los 365 días del año, no habría hecho falta pedir un crédito. Hacía falta porque no pagan cuando se trabaja para ellos, consideran y consideramos que trabajábamos para Dios. Una estafa en suma. Todo ese trabajo ni sirvió para ganar un salario ni para cotizar. Expertos en esclavizar con el más noble de los motivos. Qué error por nuestra parte no caer antes en la cuenta, el amor al trabajo en un entorno de gente vaga se convierte en gi....

Habría que añadir que vivía por "exigencias de la vocación" en un centro de numerarias, lo cual sale caro. Pero es la condición de ser numeraria, hay que vivir en una de sus casas y pagar. Otras no pagaban, porque se consideran "directoras" de otro nivel superior, o jubiladas de la "obra". Nuestra ingenuidad es su mejor baza.

Este Angel Ron era el que daba el crédito que me dí prisa en pagar, devolví hasta el último céntimo en cuando empecé a trabajar. Además con gran agradecimiento al Opus de facilitarme el dinero a bajo interés por ser numeraria.

Dice que su banco no ha desahuciado, pero advierte de que si se hacen cambios se puede perjudicar la riqueza de las familias.

Otro ejemplo de a quién adoran y en qué están verdaderamente puestos, mucho más que en temas religioso espirituales, de los que sólo tienen una ligera idea, y que utilizan como anzuelo y tapadera.

Tiene gracia que un periodista de origen navarro, que trabaja en Expansión entiendo que perteneciente a una empresa de comunicación Opus, defienda la postura de los bancos españoles en este asunto de los desahucios. Un pequeño paseo por toda la página, comentarios incluidos, los identifica sin lugar a dudas.


sábado, 3 de noviembre de 2012

Iglesia que distrae de lo esencial



Interesante nuevo libro sobre las intrigas vaticanas.
Mayor Oreja, uno de los mayores amigos de los Opus en el PP,  y el obispo Munilla, otro tapado, hombres de confianza de los curas vaticanos en lo referente a los asuntos políticos que conciernen a nuestro país. En este caso ETA, conversaciones sí o conversaciones no y cómo.

Un Papa que predica sublimidades pero que no controla el entorno curial en el que unos y otros se atacan. El mayordomo, la punta del iceberg, que será probablemente indultado cuando llegue el caso. Prohibición de implicar a otros durante el "juicio" contra él que se llevó a cabo hace unas semanas.

Los que quieren transparencia en las cuentas, los que no lo tienen tan claro. Guerra entre Bertone, número 2 del Vaticano, salesiano puesto por Benedicto XVI al frente de la Secretaría de Estado por ser hombre de confianza suyo, amigo, no por sus dotes de gobierno ni diplomáticas, y Sodano, un gran "wojtiliano". Se habla de él como próximo Papa.

Por mi parte remito a personas más de la base como este cura italiano, con claridad, sin pelos en la lengua, se pronuncia sobre de la beatificación del anterior pontífice: Operación de marketing para resolver la crisis de una religiosidad decadente. lo mismo que la reunión de jóvenes en Valencia, otra JMJ en miniatura. Cómo gusta a los sátrapas  los baños de multitudes... jóvenes, salidos del cascarón, la gente mediana nunca forma parte masivamente de estas movidas. Masa, número, folklore, exterioridad..."somos tantos miles". Como aquella vez, hace casi 2 décadas de esto, que descubrimos un anuncio en ABC de una radio en el que habían usado una foto de los asistentes a la beatificación de Escrivá llenando la plaza de san Pedro. El anuncio venía a decir que todo el mundo escuchaba o debía escuchar la COPE, y nos planteamos una carta aldirector de ABC por haber utilizado esa foto sin decir que era de "tal acontecimiento". Eran muy importantes en nuestra vida numeraril tan esclava, sacrificada, esos "rassemblements" multitudinarios. Te hacían sentir que la Obra era grande, y que tu formabas parte de aquello, aunque te frieran a correcciones fraternas. Qué vida de tornillo de maquinaria hemos llevado...
Como si la fe, la santidad de alguien, su valor moral dependiera de las masas...
Este cura reconociendo el "carisma" personal de Juan Pablo II habla de que fue nefasto por polarizar la iglesia y poner al Opus Dei de perro guardián de la doctrina.
Hoy se menciona a la inquisición romana que sigue ejerciéndose, pero nadie se atreve a ponerle nombre. Se habla en general. Procuro no hablar en general, lo aprendí allá adentro, había que puntualizar y concretar. No bastaba decir "he hecho apostolado" o "no me he mortificado". Te apretaban las clavijas al máximo.

Sobre el mucho miedo que hay en la iglesia de curas y simples fieles hacia obispos, y de estos hacia Roma, ya he hablado. Escribiendo y diciéndolo, a lo mejor lo exorcizamos.

Hay otros caminos, otras personas que no buscan masas ni adhesiones ciegas a una doctrina. La doctrina es algo temporal, que pertenece a un espacio y tiempo determinados, histórica y por tanto que pasa. Pero el Jesús que pasó haciendo el bien predicaba una palabra viva que llenaba de esperanza a los que no tenían ninguna. Me ha encantado descubrir a este Marcel Legaut, laico, profesor universitario que tras su experiencia en la segunda guerra mundial se convirtió.

Quiso una vida más auténtica, buscando una forma más verdadera de vivir se hizo pastor, campesino. Descubrió lo difícil que es intentar volver a las raíces para los urbanitas. Intentó que otros compañeros intelectuales le siguieran sin éxito. Pero él mismo, sus libros, son enseñanzas del alma. Anima a ese recorrido interior, a la fe en sí, que va más allá de la "psicológica" confianza en uno mismo, fe en sí que se logra cuando el individuo es puesto a prueba por las circunstancias no buscadas y saca lo que lleva dentro. Así la vejez no es decadencia sino acabamiento de un auténtico recorrido humano. Y la muerte no es el fin sino la coronación de una vida.

Pero otros viejos se encuentran al final con que su vida no ha sido nada, y su vejez no tiene columnas sobre las que apoyarse, no hicieron nada digno del ser humano que estamos llamados a ser. Descubrimiento a lo san Agustín, a lo Sócrates,  a lo "maestros espirituales" de que lo divino está en nosotros, que hay una fuerza dentro de cada uno que es nuestra y no es nuestra. Fe en sí.





Con estos antecedentes me creo lo que dice de la iglesia católica, de su futuro, de porqué las actuales comunidades carismáticas no son lo que él buscaba. La iglesia institución nos distrae de lo esencial decía Legaut en los tiempos de gloria de Juan Pablo II. Una restauración  impropia, el infantilismo de los católicos en los que la fe no es lo primero, sino la pertenencia. Pero la conversión de la iglesia sólo vendrá de la base, los de a pie obligarán a los obispos a rectificar. Jerarquía que "sutiliza" y es capaz de dar razón a unos y a otros para contentar a todos pero que no resuelve problemas. Como dice Legaut, estas manifestaciones de masas (beatificaciones opusinas, JMJ, visitas del Papa, misas de las familias), deslumbran sin iluminar. 

He visto en Legaut coincidencias con otra gran mística Simone Weil, cuando decía que el trabajo manual es el más espiritual de todos, como ella también el intelectual Legaut reconoce su torpeza en trabajos que los campesinos hacen con naturalidad.