CONCRETANDO

Qué interesante está hoy la web. Concretando, como se dice mucho en el Opus Dei. Concretando con doumentos que prueban el deseo de Escrivá y sus gestiones operativas por llegar al episcopado.  Por poco se nos muere Marcos Tank sin contarnos estas cosas al pueblo ignorante.



Concretando coincide inopinadamente Knecht especificando el motivo del cambio de la modalidad instituto secular a prelatura personal. Y concreta y explica cuándo apareció la teología del laicado y en un pase de esos que te dejan seca, va el Escrivá, cura criado al estilo del siglo XIX, se nos convierte de la noche a la mañana en el "precursor" de los laicos. Puro marketing.

 La inventada es grave, peor me parece el silencio eclesiástico al respecto. Ni episcopado ni teólogos ni gente "formada", conocedora de la historia de Escrivá y sus planteamientos, tanto por la prensa como por experiencia propia (dudo que queden curas españoles que no se hayan chocado con un Opus o ex Opus)  alzaron educadamente su voz en ningún momento de esta historia para decir, "mire señor Escrivá, sí sus ideas muy interesantes, pero ud. no ha participado en el concilio y perdone pero lo que cuentan sobre la vida interna Opus tiene poco que ver con los laicos y mucho con los conventos". Silencio. La autoridad de la iglesia con la que tanto se nos machaca y se ha machacado a cabezas pensantes y creyentes, en este caso no ha funcionado ni poco ni mucho. Nada.

Si alguien me harta en esta vida es la buena gente que es buenísima pero no mueve un dedo por el bien: sólo mirar pasar los trenes, como la famosa vaca del dicho.




La madre del cordero es que no se puede ser obispo siendo presidente de un instituto secular. Vaya cambiada. Esa era la cuestión. Y repitámoslo para memoria nuestra y de las generaciones posteriores: Escrivá no fue precursor de nada, lo suyo era y es arcaico. La teología del laicado nació en centroeuropa, o sea Alemania, Bélgica, Francia. Todo lo "moderno" que tiene el Opus Dei es copiado. Implantes por aquí y por allí. Como un Frankestein eclesiástico. Hecho de remiendos de pedazos de cosas.

Gervasio ha hecho mucho con sus divertidas reflexiones para hacernos entender que nuestro comportamiento y modus vivendi numeraril era de "monja disfrazada". Externamente sin hábito ni toca, pero en realidad vivíamos sometidas  a normas conventuales. Precisamente cuando las monjas se modernizaban el invento de Escrivá consistió en hacer una mezcla no explosiva pero sí monstruosa entre lo antiguo y lo moderno, con su toque déspota. Que es más que un toque.

Por otra parte es graciosa esta teoría del laicado, puesto que en el fondo es un problema creado por el clericalismo de la iglesia. Los curas teoólogos de los 50 tuvieron que hacer un "esfuerzo" para darse cuenta de algo que es evidente, puesto que Jesús mismo si nos vamos a los principios, no fue ningún "ministro ordenado". Fue un laico. Y para ser persona "irreprochable y justa a los ojos de Dios y de los hombres", por imitar el lenguaje bíblico, no hace falta que venga un cura a darnos permiso. Lo digo con todo respeto. Lo que hace falta son cultivar una serie de cualidades que en principio están al alcance de todo ser humano que llega a este mundo. Pero que desgraciadamente pocos cultivan. Es mucho más fácil la apariencia de la virtud que la virtud misma.

No entiendo que alguien que entró al Opus Dei con 15 años, como todos los imprudentes e indocumentados que lo hicimos, asegure que "me metí porque me atrajo tal y cual". Te metiste porque se fijaron en tí, les venías bien y fueron a por tí. Si te hubiera atraído el "espíritu" pero tú no les hubieras convenido, no habrías entrado. Interiorizamos y no vomitamos el discurso oficial de nuestro estómago nunca.

Y un diez para el que se ha dedicado a la investigación policial sobre la muerte del cura numerario argentino. Eso es concretar, a ver cómo pasó. Concretando. De los detalles nimios salen las verdades ¿se dejó atropellar por un tonto vagón "de arreglos" en la vía? cuántas preguntas surgen. Y qué poco les gusta que nuestras mentes se pongan a trabajar los detalles. Necesitamos un Sherlock Holmes.

Mi recuerdo emocionado para todos y todas las numerarias y numerarios cuya desaparición y verdaderas circunstancias de la misma, siendo fruto del acoso y abandono por parte del Opus Dei, fue ocultada y transformada en funeral "plan apostólico". Al estilo de lo que hicieron con Ruiz Retegui, este padre Danilo o aquel cura numerario en Barcelona, Antonio Petit, y José Guedes en Portugal.

Podríamos hacer un bosque de desaparecidos Opus similar al de Atocha. Me gusta este bosque

Bosque del recuerdo a la víctimas de Atocha









Comentarios

Magí Ribas Alegret ha dicho que…
PAÍS DE INQUISICIÓN

"Su omnipresencia y poder envenenaron España con una sucia costumbre de sospechas, delaciones y calumnias que ya no nos abandonaría jamás. Todo el que tenía cuentas que ajustar con un vecino procuraba que éste terminara ante el Santo Oficio. Eso acabó viciando al pueblo español, arruinándolo moralmente, instalándolo en el miedo y la denuncia, del mismo modo que luego ocurrió en la Alemania nazi o en la Rusia comunista, por citar dos ejemplos, y ahora vemos en las sociedades sometidas al Islam radical. O, por venir más cerca, a lo nuestro, en algunos lugares, pueblos y comunidades de la España de hoy. Presión social, miedo al entorno, afán por congraciarse con el que manda, y esa expresión que tan bien define a los españoles cuando nos mostramos exaltados en algo a fin de que nadie sospeche lo contrario: La fe del converso. Añadámosle la envidia, poderoso sentimiento nacional, como aceituna para el cóctel. Porque buena parte de las ejecuciones y paseos dados en los dos bandos durante la guerra civil del 36 al 39 -o los que ahora darían algunos si pudieran- no fueron sino eso: nuestra vieja afición a seguir manteniendo viva la Inquisición por otros medios."

http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/809/una-historia-de-espana-xvii/

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

Rostros conocidos en el parlamento