IRA DIVINA, ANTOLOGIA DE EX SECTARIOS

Qué ganas de ver esta película, "Euskadi tiene un color especiaaal..."

Hablan de hacer un congreso ex Opus. ¿Y un congreso ex "todo"? ex carismáticos, ex C y L, ex Legionarios, ex Heraldos, ex, ex secta católica, hablando claramente, aunque la palabra secta produzca urticaria en nuestros católicos oídos....
pues fuimos educados en que sólo los protestantes "caen" en el fenómeno sectario por faltarles la referencia de la autoridad romana, fundamento de la autoridad católica. De acuerdo en que es propio del protestantismo la subdivisión según corrientes. Pero el fenómeno sectario no sólo tiene que ver con que las iglesias se subdividan en grupos o grupúsculos.

Igualmente sectario es el abuso de autoridad y el abuso de las conciencias. De autoritarismo y miedo, sentimientos de culpabilidad voluntariamente infundidos para minar la personalidad, a parte de desprotección económica, sabemos todos los ex miembros de un grupo católico.

En Colonia ya se han reunido ex "muchas cosas". Más variado.

IRA SANTA

La religión puede desencadenar miedos o sentimientos de culpa. Los ex miembros de sectas y grupos fundamentalistas cuentan sus experiencias en una reunión en Colonia.


Casi se acuerda de aquel día de hace más de 10 años en el que dejó la iglesia católica. El sentimiento de libertad le invadió cuando se sentó al volante de su coche mientras disfrutaba del paisaje invernal en Hunsrück. Pero el miedo volvió de pronto: y si se perdía en la carretera, ¿no sería un castigo divino? 

El hombre al que aquí llamaremos Marcos, prefiere no dar su nombre. Tiene 47 años. Con los años ha desarrollado una neurosis originada por la iglesia, por las representaciones religiosas y la socialización eclesiástica. Los psicólogos han desarrollado este concepto para las personas que debido a sus fuertes creencias han desarrollado profundos sentimientos de culpa o frigidez. Más tarde sufrió una depresión. Las causas pueden ser variadas, pero está claro que su creencia no le ayudó a dirigir su vida. Por el contrario "fui violado en el alma", dice Marcos.

Sus manos tiemblan mientras cuenta su historia, como si todavía sintiera la ira de Dios en la nuca. O al menos de los que decían ser sus representantes. Para hablar con la gente que pasó por algo parecido, Maros se reúne con el grupo de autoayuda   "Artikel vier" en Colonia. Ex fundamentalistas y ex miembros de sectas se reúnen cada seis semanas para charlar sobre su salida de comunidades religiosas y sobre sus ideas. El nombre del grupo "Artículo 4" se refiere al artículo 4 de la constitución: "La libertad de credo, de conciencia y la libertad religiosa e ideológica es inviolable."

Marcos acude desde hace 3 años. Porque todavía siente las consecuencias de su educación religiosa. Creción en Hunsrück, hijo único de padres muy religiosos. De chico integró el movimiento "Renovación Carismática" un grupo dentro de la iglesia católica. Se hizo amigo de un hombre que se convirtió en un modelo y confidente. Con él habló sobre su inclinación homosexual, un tabú. "Todo lo que tuviera que ver con la sexualidad antes del matrimonio era reprochable" dice Marcos. "Ser homosexual era tres veces peor, un pecado contra Dios.".

Su confidente lo veía igual. "Me señaló el armario y me dijo que no tenía que quemarme los dedos." Tras intensas charlas Marcos ya no sabía donde estaban la derecha ni la izquierda. Más tarde supo que ese hombre también era homosexual. Todavía se pregunta cómo fue que ese hombre en el que tanto confío lo volvió tan loco. "Tanta hiposcresía es difícil de soportar."

Parecidas experiencias tienen los demás participantes en el grupo. Muchos de ellos fueron miembros de la iglesia de los nuevos apóstoles  (NAK) o de los Testigos de Jehová, otros estaban en grupos esotéricos como los Rosacruces o el círculo de amigos de Bruno Gröning. Otros provienen de las iglesias libres evangélicas. El psicólogo   Walter Krappatsch afirma: "A menudo estas personas proceden de comunidades pentecostales o carismáticas"

El psicólogo de 60 años formó parte de NAK y fundó hace 25 años el grupo de autoayuda. No se trata de abrir discusiones científicas, sino de ofrecer a los ex miembros un lugar para ayudarles. También hoy encontramos 6 personas y cuentan lo que quieren de modo libre sin una meta establecida durante 3 horas. 

Algunos hablan de alguna historia, versículo o libro de la Biblia que tuvieron un impacto negativo en su bienestar. Otros hablan de fenómenos sociológicos, como los curas o sacerdotes utilizan el lenguaje para presionar sobre los creyentes.

Así se desprende del relato de Nadine,  también nombre ficiticio. Tiene 28 años y proviene de una familia muy creyente que pertenecía a la NAK en la región de Ruhr. Ex miembros de esta iglesia que es la cuarta más importante en Alemania critican la rígida estructura, la obediencia ciega, el culto a los sacerdotes y una imagen patriarcal de la mujer.  "En los pasados 10 ó 20 años esta iglesia ha cambiado", dice Andrew Schäfer, encargado de Sectas y cuestiones sobre Visiones de mundo de la iglesia Evangélica en la región de Rhin. Hoy se preocupan más por el ecumenismo, la teología y la pluralidad de formas de vida en sus propias filas. 
Pero las antiguas y rígidas estructuras permanecen en las familias como la de Nadine. Si hubiera seguido los deseos de su círculo se habría casado, pero ella quería estudiar química. "No se veía adecuado para una mujer estudiar ciencias, no iba con la imagen del mundo que tenían en mi familia". "Decían que vivíamos el final de los tiempos, no faltaba mucho para la vuelta de Cristo". Hasta que llegara había que llevar una vida agradable a Dios.

La comunidad  ponía las reglas adecuadas. Y estaba mal visto no cumplirlas. A veces eran los jeans que llevaba en vez de una falda, otas veces el color del barniz de uñas o el escote demasiado pronunciado. "Siempre intenté ser perfecta, pero no podría cumplir con todas las reglas" dice Nadine casi a punto de llorar.
Gracias a un terapia que duró años pudo separarse de la familia y de la secta.Todo ello tuvo lugar entre duras discusiones y pérfidas amenazas con las que intentaban convencerla de que si apostataba sería castigada por Dios.  
Ahora convive con su novio en Colonia, terminó con éxito sus estudios y se viste como le gusta. "Ya no tengo mala conciencia de estar haciendo algo injusto." Durante un año ha dejado los estudios para trabajar sus viejas estructuras de pensamiento, sus ideas. No es tan fácil dejarlas atrás.

También lo sabe bien Juliana de 45 años. Creció en una región donde el Pietismo es muy importante. Los pietistas se muestran muy piadosos y amantes de la Biblia con la que subrayan su relación personal con Dios. "Muchos que conocí pretendían que la Biblia había sido inspirada por Dios palabra a palabra." dice Juliana.

La interpretación literal parece ser una característica señalada de los fundamentalistas, dice Walter Krappatsch que "una interpretación histórico-crítica les es totalmente desconocida a la mayoría de ellos", Ein historisch-kritischer Umgang ist ihnen meist fremd." Su intepretación tiene validez universal,  pretenden la exigencia de verdad absoluta y tienen una moral rígida.

Juliana lo vivió de manera traumática.Primero la lectura misma de la Biblia le atemorizó cuando leyó que el "cordero de Dios fue entregado por los pecados del mundo"  (Juan1,29). "Cuando era niña pensaba que era tan pecadora que Dios había matado a su Hijo para esconder la montaña de mis culpas." Sintió "una gran presión para dedicar su vida a Jesús."  Y sin embargo siempre quedaba el miedo de que "no estaba haciendo lo suficiente y de que acabaría en el infierno."

Juliana acudió a círculos de estudios de la Biblia evangélicos y de la iglesia libre. En la "Asociación de jóvenes cristianos" se dió cuenta de que el miedo no sólo no disminuía sino que se había reforzado. Cuando vió en una parroquia una rpresentación sobre la carnicería final de Armageddon se sintió morir de horror.

Durante tiempo fue atea. Estuvo un tiempo en una comunidad protestante, "Metropolitan Community Church" fundad en los Angeles por un pastor homosexual en 1968. Una suerte para Juliane que redescubrió su fe. Encontró las imágenes del cristianismo que se correspondían con su espiritualidad. Lo demás lo dejó de lado.

En el círculo de autoayuda es una de las pocas que ha vuelto a reencontrar la fe. Marcos dice: "No quiero saber nada de religión, mi fe está muerta. " Nadine que se ha vuelto atea afirma: "para llevar una vida moral o para la salud de mi alma no necesito ninguna religión."
Suena a que está segura de sí misma, como ella dice.
A veces se necesita toda una vida para desembarazarse de todos los miedos. "Ya estoy mucho mejor". El futuro puede empezar. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA