sábado, 24 de mayo de 2014

PUESTAZOS

Un anónimo me dice que Torres Dulce, el fiscal general, no es del Opus. Que tiene un hermano cura que sí lo es. Que el fiscal general está casado sin hijos. Anónimo ¿por qué si es verdad lo que me comunicas no das la cara?
Sigo con mis dudas al respecto. Por una parte porque hay mucho ex numerario suelto disimulado por ahí. Aunque estuviera un mes de adscrito, me vale. Y no sé porqué sigo pensándolo y sospechando. De todas formas, ser hermano de cura numerario, es tocarse muy de cerca con ellos y además con cargazo. Cargazo de esos que no se sabe porqué le toca a alguien Opus o cercano siempre que el PP gobierna en España. El anterior ocupador del mismo cargo recuerdo que fue Jesús Cardenal, supernumerario, padre de numeraria a la que conocí personalmente en Pamplona. Mi homonómima, cotizada por lo que se suele cotizar a la gente en una institución machista, superficial y materialista: por la buena presencia física. Y la alta posición del padre.

También salió ayer otro al que tenía perdida la pista. El nume Ollero que fue parlamentario del PP. Anteriormente creo que heredó una cátedra de derecho de su padre ¿no fue así? Por cierto que Torres Dulce ¿no es también hijo de jurista de postín bajo el régimen anterior? A Ollero lo recuerdo entrevistado en un programa de radio durante algún viaje "apostólico" a Baeza. Un hombre dicharachero, entretenido, con más chispa y gracia, a mi parecer, que el otro nume ahora ex nume famoso del PP, Martínez Pujalte.
De esos que son una magia de gracia, racionalidad y cultura. O sea los que más engañan puesto que se meten a la gente en el bote.
Ahora me entero de que estaba desaparecido no por degradación sino por elevación, pues forma parte de nuestro Tribunal Constitucional del alma.
Ese que está ahí para juzgar que las leyes se ajustan a los derechos y libertades de los españoles consagrados en la Constitución española.

A priori resulta muy difícil conciliar las dos cosas. ¿Puede una persona que pertenece a una organización como el Opus Dei de la que hemos contado maravillas defender los derechos y libertades de los españoles?

Son muy taimados. Buscan el poder a toda costa.

Nos asustamos y acusamos de fascistas, intolerantes y radicales a los que entran en una sede de Cataluña en Madrid armando jaleo y gritando contra el separatismo. O que se arma un buen "tollé" cuando el obispo tal o cual predica ofendiendo colectivos determinados.

Pero estas ilustres personas, tan moderadas, liberales y maravillosas, en su ideología, si es que la tienen, que lo dudo, no se alejan gran cosa de los "armantes de zapatiestas nacionales". Sólo que son más discretos, y armando bulla no se gana la confianza y se eliminan las posibilidades del ascenso en la escala.

Imaginemos el éxito de una iniciativa ciudadana pidiendo que se examine si los Estatutos del Opus Dei son acordes con la Constitución Española. Primero, que dichos Estatutos no son públicos, todo nos enteramos por la prensa. Segundo, que por lo visto lo que se entrega como Estatuto a los "extraños" no es lo que vivíamos en lo cotidiano. Tercero, ¿quién tiene ganas de semejante proceso? y Cuarto, ya quedamos que el encargado de que no haya sociedades secretas, el ministro del interior, también es del club.

Así que mejor imposible. Carta blanca en España. Por mucho que los extremismos religiosos no tienen nada que ver con lo que piensa y vive la mayoría de la población, peor para la mayoría de la población: "se siente". Lástima de mayoría, tan pobre y miserable que no podáis dedicaros al ascenso sino a sobrevivir.
Hay que organizarse mejor. Está claro.