SE PUEDE

Valiente defensa de este tal Bernardo del apoyo a la candidatura que más famosa se ha hecho en las elecciones europeas. Ha reavivado esperanzas.

¿Ha tenido que llegar este Papa y crear las condiciones para un libro así? la tercera España imposible en el contexto de una guerra civil. Curas republicanos parece tan raro como círculo cuadrado. Curas críticos con la pastoral de los obispos españoles apoyando a Franco.



La guerra civil y su carácter religioso en el contexto de la guerra. Los militares usaron el elemento religioso a su favor, militares y obispos se usaron recíprocamente. Pero ¿cómo la vivieron los de a pie? El destinatario de la Pastoral Colectiva de 1937 era la comunidad internacional, por ejemplo Maritain, católico francés que negó la lucha en España "religión-antirreligión". Gomá quiso dejar claro el carácter "cruzada" de la guerra del 36-39.

Sobre los procesos de beatificación masivos:
en torno al 63 se paralizaron dichos procesos que habían empezado inmediatamente tras la guerra  para apoyar un proceso de reconciliación.
Pero en el papado de Juan Pablo II, vuelve la fuerte afirmación de la identidad católica, y dice que consolidada la transición española se puede replantear el tema. Pero la izquierda española lo ve como una vuelta al tiempo de la guerra. En este punto no me parece que Feliciano Montero hile suficientemente fino, no fue sólo el contexto español, también la involución que supuso el papa polaco, amigo del Opus Dei y colocado por el Opus Dei.

 Era lógico que un Papa venido de un país marcado por la lucha de la iglesia contra el comunismo, se dejara impresionar por el relato semifacha por no decir facha del todo que ha sido el oficial sobre la guerra civil. Y que ha sido el relato del Opus Dei hasta ayer. Ahora no es un tema de moda. Pero cuando se celebró alguno de los aniversarios del fin de la guerra y salieron muchos libros al respecto, ¿1999?, yo estaba dentro y recuerdo bien el énfasis intraopusino de los intelectuales y medios afines sobre el eminente carácter de persecución religiosa de dicha guerra.


Hubo curas Arboleya, Gafo, Gallegos Rocafull que se plantearon la autocrítica, la iglesia española se merece la persecución violenta anticlerical. Se lo había buscado. Eso dice Feliciano Montero hablando del libro cuya edición ha coordinado.
Feliciano Montero dirige un proyecto de investigación, "Catolicismo y Laicismo en el siglo XX". A lo mejor hasta usan el blog de fondo documental. No sé a si me habré dejado mucho sin leer referente al tema. Si lo usais, por favor reconocedlo, no como otros.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Claro que podemos.

Fuerza,
Vanesa
Anónimo ha dicho que…
http://www.rememori.com/684790:jorge_artazcoz_colomo
Anónimo ha dicho que…
Entre 1934 y 1939. En estos seis años se produjeron más mártires en España que en los 19 siglos anteriores.

Con este última ceremonia hay ya en España 1.523 beatificados durante este periodo. De ellos, 11 ya han sido canonizados, son santos. Los hay de toda condición: obispos, sacerdotes, religiosos, monjas, seminaristas y numerosos laicos comprometidos. De estos nuevos beatos el más joven tenía 18 años, la más anciana 86 y de ellos 515 son españoles y los otros siete extranjeros (tres franceses, un cubano, un colombiano, un filipino y un portugués).

Los beatos lo son por haber sido asesinados por su fe, por ser católicos. Murieron perdonando a sus asesinos. Muchos fueron asesinados tras rechazar blasfemar, tal y como les exigían sus asesinos.
Anónimo ha dicho que…
http://www.libertaddigital.com/espana/2013-10-14/los-datos-de-la-persecucion-religiosa-dejan-en-ridiculo-la-ofensiva-de-izquierda-unida-1276501745/
De este modo, en España, que en este caso se centra en la retaguardia del bando republicano, se asesinó a 4.184 sacerdotes, 2.365 frailes y religiosos, 283 monjas y más de 3.000 seglares. En total, unos 10.000 muertos por el delito de ser católicos y no renegar de ello.

De ellos, unos 3.000 fueron asesinados entre julio y agosto de 1936. Una persecución furibunda que no encontró en el bando republicano ningún tipo de freno por parte de los dirigentes.

Igualmente, ejecutaron a trece obispos. Doce de ellos murieron en 1936. Prelados de Jaén, Tarragona, Ciudad Real Lérida, Barcelona, Cuenca, Guadix, Sigüenza, Orihuela, Segorbe, Almería y Barbastro murieron al comienzo de la contienda. Tan sólo el de Teruel murió cerca del final de la guerra.

Especialmente cruel fue la muerte del obispo de Barbastro. Esta diócesis fue literalmente barrida de sacerdotes. Empezando por el obispo y terminando por los seminaristas. Todo el seminario fue asesinado así como el 88 por ciento del clero de la diócesis. Los que no murieron fue porque lograron huir.

Monseñor Florentino Asensio, obispo de Barbastro en 1936, fue detenido por los milicianos el 8 de agosto de 1936. En una celda del Ayuntamiento sufrió todo tipo de vejaciones hasta el punto de cortarle los genitales entre las risas de los presentes. Mientras le empujaban le decían: "no tengas miedo. Si es verdad eso que predicáis, irás pronto al cielo". Su respuesta no pudo ser más concluyente: "sí, y allí rezaré por vosotros". Una vez asesinado le arrancaron los dientes y le robaron la ropa.

Cataluña fue un ejemplo de esta gravísima persecución religiosa a la Iglesia. Cuatro obispos fueron asesinados allí, uno de ellos beatificado este domingo. También los sacerdotes fueron masacrados de manera sistemática y no hubo más muertos gracias a que pudieron esconderse o huir.

El historiador Vicente Cárcel Ortí revela únicamente el número de sacerdotes asesinatos por diócesis:

- Lérida: 270 clérigos asesinados, un 65% del total.

- Tortosa: 316 asesinados, un 62% del clero.

- Vic: 177 asesinados, 27% del clero.

- Barcelona: 279 asesinados, 22% del total.

- Gerona: 194 sacerdotes muertos, 20% de los que allí había.

- Urgel: 109 asesinados, 20% de sus sacerdotes

- Solsona: 60 muertos, 13% del clero de la diócesis.

Otras diócesis también sufrieron la pérdida de un porcentaje altísimo de sus sacerdotes. En Málaga prácticamente mataron a la mitad de su clero, al igual que en Toledo y Menorca. Por encima de la mitad estuvo la diócesis de Segorbe.

Aunque con porcentajes menores, hubo otras diócesis con números absolutos escalofriantes. En Madrid fusilaron a 334 sacerdotes, el 30%o de su clero, mientras que en Valencia perdieron al 27%, con 327 víctimas mortales. Todo ellos, en la retaguardia republicana.
Anónimo ha dicho que…
http://www.libertaddigital.com/opinion/fin-de-semana/la-cruz-el-perdon-y-la-gloria-1276233869.html
Los sacerdotes y religiosos habrían muerto, dejando aparte otras explicaciones más peregrinas, debido a que la Iglesia Católica se habría ganado la animadversión del pueblo por haberse olvidado de éste, no haber atendido sus necesidades y haberse aliado estrechamente con los sectores reaccionarios y capitalistas. Con razón ha dicho Pío Moa [Los mitos de la Guerra Civil, La Esfera, Madrid, 2003] que si diéramos crédito a semejantes afirmaciones llegaríamos al absurdo de tener que afirmar que el Frente Popular anhelaba una Iglesia "intelectualmente brillante, pastoralmente eficaz, firmemente asentada en la conciencia popular y sin un solo cura reprobable, y que la persiguió por sentirse frustrado en sus buenos deseos".

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA