APOSTOLADO DE FRANCO CON LOS INTELECTUALES

¡Gracias, enhorabuena, felicidades por tu magnífica última intervención!


Se ha hecho esperar, pero ha merecido la pena.
Estamos de los inciensos hasta la coronilla y más allá. Lo mismo que de la pedantería.
A ver si esta ola crece, crece y crece y van a tener que hacer sus beatificaciones en una esquina
con miradas desaprobatorias de gente que al menos, aunque no osa decirlo, no por ello dejará
de pensar, "pero como se puede ser tan sumamente ...", ah pues sí, marca de la casa.
Y una vez más queda claro en tus cartas a Maria Pilar, 
1. La palabra "sinvergüenzas de marca" no alcanza a describirlos, cuanto te dicen: "cóncretame un poco más", lo sabían todo y estabas, estamos en sus ficheros, no me cabe duda
2. que nuestra ingenuidad no tenía límites ¡cómo se aprovecharon!

Francisco Asensi, ya difunto, aparece en el link que señalas. Muchas veces me he hecho eco de él, en especial de su novela relativa al Opus Dei, pero desconocía ese portal. Si somos muchos los que dejamos OD, son todavía muchos más los que dejaron las órdenes religiosas y el sacerdocio, que en nuestro país era una colocación como otra cualquiera hasta el Concilio Vaticano II por lo menos. ¿Dónde está todo ese pueblo?

Parezco Lobatón siempre preguntando ¿Dónde está la gente?, nunca donde se la necesita.

También me impresiona tus misivas son del 1993, las mías del 2002. Todas del mismo tenor, las tuyas y las mías, en 2002 ni idea de que ya había una legión de ex numes pululando y que incluso algunas reclamaban dinerito. Qué ignorancia e incomunicación. Qué mundo y qué país donde Opus Dei durante décadas ha tenido patente de corso para seguir y seguir machacando de tal manera que los antiguos machacados nunca podían comunicar sus testimonios a los futuros, y que si esos machacados decían algo a renglón seguido se desdecían y para eso mejor que se hubieran estado callados.


EL APOSTOLADO DE FRANCO CON LOS INTELECTUALES

Porque nuestro apostolado estaba dirigido fundamentalmente a los intelectuales, pretensiones, me ha interesado cómo se comportó precisamente el régimen del 18 de julio del 36 con ellos. Decidido a eliminar a todos los intelectuales que hubieran contribuido a la cultura liberal de la República, Suñer envió numerosas denuncias al Servicio de Información Militar. A finales de junio de 1937, por ejemplo denunció a la familia de Ramón Menéndez Pidal, el eminente medievalista filólogo y presidente de la Real Academia de la Lengua. Menéndez Pidal se había marchado al exilio por miedo a que sus ideas conservadoras lo hicieran víctima de la izquierda. Suñer denunció también a la esposa de Menéndez Pidal, la feminista y filóloga María Goyri, que había sido al primera mujer en España en obtener una licenciatura universitaria (1896) y doctorado (1909). Suñer aseguraba que ella había pervertido a su esposo e hijos y que era una de las personas más peligrosas de España. 
Menéndez Pidal 1868-1969, denunciado por republicano
Pronto toda la maquinaria del Tribunal se atascó y generó un retraso monumental, en buena medida propiciado por la abierta invitación a la denuncia. Sin embargo, a los delatores les movían con tanta frecuencia la envidia o el resentimiento personal que incluso las autoridades militares implicadas expresaban su disgusto. Incapaz de hacer frente al colapso, Suñer fue sucedido en diciembre de 1940 por el primer gobernador civil de Barcelona tras la guerra, Wenceslao González, un pronazi que se había distinguido por la persecución contra la lengua y cultura catalanas. No le fue fácil lidiar con el retraso heredado, dada la magnitud de la Ley de Responsabilidades Políticas en el conjunto de la represión. Indefectiblemente la escasez de personal con formación jurídica dificultaba las contrataciones necesarias por parte del tribunal, lo que junto a la ingente cantidad de casos que debían examinarse, paralizó toda la maquinaria.

Se abrieron cientos de miles de expedientes, incluidos contra Negrín, Azaña, largo Caballero, Dolores Ibarruri y muchos otros españoles en el exilio. El 9,5% de la población estaba pendiente de juicio, el tribunal se desmoronó bajo el peso de su propia ambición. En 1945 se declaró que el Tribunal había cumplido con su cometido, no se abrieron más expedientes, quedaban 42.000 sin resolver. Sólo en 1966 se anunció indulto general para los delitos que se consideraban bajo la jurisdicción del tribunal. 

La persecución no cesó en ningún ámbito de la vida cotidiana hasta bien entrados los años 50. El grueso de la población vivía en la miseria más absoluta. En muchas familias sin padre, las mujeres se vieron abocadas a la prostitución, a los obreros no les quedaba más que trabajar por sueldos ridículos, a los maestros se les prohibió la docencia...
Dado que como había dicho Mola, la cárcel tenía que ser lugar de expiación, y que los franquistas pasaron por alto la convención de Ginebra sobre los prisioneros de guerra, las cárceles y campos de concentración se convirtieron en "cementerios para los vivos". 
En Lugo la cárcel provincial estuvo tan llena que se improvisó otra en un antiguo convento. Aunque escapar no era difícil, ni siquiera lo intentaban, debilitados por el hambre, y con la moral rota, no se habrían fugado aunque las puertas hubieran estado abiertas. Así opinaba uno de los reclusos. A fin de cuentas la cárcel se extendía fuera de los muros. ESPAÑA ENTERA ERA UNA PRISION.




Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD