USOS Y ABUSOS DE LA FE

Me ha encantado la referencia al animalito tan simpático y fecundo. Y no digamos su experiencia con la corrupción. Es otro estilo y otra forma de pensar de la que no puedo sino alegrarme. Nada de vaporosidades teológicas ni elucubraciones.
Es dura la pobreza y nadie la queremos ni ver. Menos mal que alguien lo recuerda concretamente.

Interesante anónimo informado. Pero no tanto, porque no te has leído el blog de cabo a rabo, como se merece para ser capaz de incrustar las "anécdotillas" en el todo de la cuestión.
No entiendo porqué no das el nombre, de verdad. Defendiendo el "fin religioso" de la historia como haces quiere decir que o bien estás dentro todavía o bien has salido pero no has salido. Con lo cual entiendo que en este caso el anonimato es para que sea yo la que no sepa quien me habla, puesto que intuyo no te importa tanto que lo sepa el Opus Dei.
Das una versión muy edulcorada de los hechos.

No es que se ayuden unos a otros. Lo que molesta es que pisen a los que merecen.
Y en especial el interés que le veo a todo lo que dice Gregorio Morán en esa publicación con respecto al Opus Dei, es que desbanca por lo menudo, yendo a lo concreto, a lo que pasó  y cuándo pasó, la teoría del origen del Opus Dei en los tiempos de la Dictadura de Primo de Rivera.  La obsesión por  "adelantar" a una supuesta "visión o revelación particular" en 1928 se muestra cada vez más cuestionable.
Creció ampliamente al calor del triunfo de la guerra civil. Cuando se hizo leña de muchos árboles caídos, se mando al extranjero a lo más granado de la intelectualidad, cuando no directamente a la tumba. Y entre los beneficiarios en el plano cultural, universitario y político están ellos. Eso es lo que demuestra este libro. Lo del CSIC estábamos hartos de leerlo y escribirlo y repetirlo.

Pero no nos era tan conocido el hecho de que Escrivá ya formaba parte en tanto que presbítero de rango de un consejo nacional de educación. Antes de instalarse en Roma. Y tampoco que la censura y organización del patio cultural de la dictadura en sus años más grises estaba en manos de un nume opusino que se pasó toda su vida consciente en cargos gubernamentales. Yo señalo que no era cualquier régimen el franquista. Si te lees el libro verás que caro les salió a algunos cristianos ir a reunirse a Munich un par de días con la oposición. Todo eso es altamente interesante, justo porque desbanca la tesis opusina en la que creimos. Para eso nos atraparon en la infancia. POder, poder y más poder. No es baladí pertenecer al gobierno en la España de Franco con las banderas de la cruzada al viento, entrando bajo palio en las iglesias y yendo por los pueblos encarcelando socialistas o gentes de la "cáscara amarga" que no habían podido escapar. Les fue de maravilla cuando a, por lo menos, la mitad del pueblo español si no más, les fue fatal porque el caudillo emprendió una guerra de exterminio.

Y eso es lo que pasa que nos encanta a todos estar en la pomada, y en lo alto de la pirámide con el que manda. Pero cuando con el paso del tiempo se va viendo en perspectiva la historia, tenemos un problema. No nos gusta que nos recuerden que fuimos usufructuarios de una victoria tan sangrienta y hecha a base de pisotear connacionales. Ni que hemos florecido en una dictadura. De ahí 1928, de ahí la visión y de ahí los escritos del founder fechados en 1931 que empezaron a aparecer en 1990. Y de ahí esas llamadas al "pluralismo político" de los miembros del Opus Dei en la formación que se impartía. Lo del sois libérrimos y demás mandangas. Cuando empezaste tu vida uniéndote al dictador y has seguido floreciendo en los países que disfrutan de regímenes parecidos al nuestro. Porque en los sitios más abiertos por muy católicos que sean, no acaba de cuajar algo tan rancio y autoritario. Francia.

Por eso le veo yo  interés a sacar estos apolillados trajes del cajón. Porque han hecho mucho en el Opus Dei y fuera del Opus Dei por ocultarnos la verdadera historia.

Discuto que alguien pueda presentarse "puramente" religioso apoyando el exterminio del connacional por no ser católico de misa diaria. Yo a eso lo llamo catolicismo sociológico y político, no religión. La religión es la máscara que se usa para subir en un régimen nacionalcatólico. Puesto que todo se subordina al poder.
Y háblame de tus fines, de tus objetivos. No de tus teorías. Las teorías nos las sabemos de memoria. Pero al final personas e instituciones acabamos siendo lo que hacemos, no lo que decimos.

El Opus Dei busca desesperada y desordenadamente el poder.
La prueba es que personas "muy religiosas", de acendrada espiritualidad, salen de ahí hechas mixtos cuando no se someten al poder. La religión y la espiritualidad que no se somete al "fin corporativo" , más dinero y más gente, no les sirve para nada y la tiran a la cuneta sin contemplaciones.

Como resulta que he pasado por la dura experiencia de verme en mis mejores momentos totalmente abandonada por el Opus Dei por resistir al poder, siendo una persona que no había visto más que religión ahí dentro como tú dices, hablo con conocimiento de causa.

Me han pasado muchas cosas que me hicieron comprender que tantas ortodoxias religiosas eran una fachada que se guardaba muy bien guardadita cuando era un estorbo y hacía falta hundirme a mí. Concretamente me estoy acordando de lo mal que  me sentó ver que el Opus Dei de mis amores se unía a personas que yo hubiera calificado en mi vida numeraril de directamente inmorales por ciertos asuntillos que ahora no voy a comentar.
Tenían que ver con sexto y noveno, que es lo único inmoral para esta gente.

Pues bien, ante mi estupefacción, todos esos affaires, no les importaron lo más mínimo para unirse a quien hundía a la nume que llevaba 20 años de riguroso celibato por el reino de los cielos. Se me abrieron los ojos sobre la religiosidad del Opus Dei y sobre la importancia de todos esos importantes asuntos de tal manera que no se me van a volver a cerrar más.

Si la fe, mi fe, la podían dominar y usar para sus fines bienvnida sea Ana Azanza y su entusiasmo connatural.

 Si resulta que mi persona por otros motivos resultaba piedra de escándalo, estuvieron dispuestos a llamarme de todo y a hacer como que no me conocían. Guardándose para su coleto la verdad:

El Opus que me dejaba caer era el mismo Opus que había hecho de mi una talibana opusina desde mi tierna adolescencia.

Qué experiencia de decepción. Que no te pase, porque no creo que la resistas.
 Verte como se dice aquí con el c al aire, fiada del fin religioso y quedando como la loca iluminada que le ha dado un telele místico. No se lo deseo a nadie.

De lo más doloroso que te puede llegar a pasar en esta vida. Ahí ví lo que es jugar sucio con la gente, y son ese tipo de cosas las que te hacen pensar que tiene que existir un poder diabólico al que algunas personas se entregan. Qué malísimo hay que ser para jugármela como me la jugaron.

Cuando fe y poder se enfrentan cara a cara, no tengas duda de  cuál va a ser el campo que escogerán.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Lo explicas muy bien, el hilo conductor que reclama este “religioso” es el poder. Lo que estás mostrando son las muescas, una tras otra, de un proceso de acumulación de poder, utilizando a las personas con la excusa religiosa. Añado yo que un poder con fin separatista antiespañol, y de infiltración en la Iglesia.
De todos modos, si dice que no son fines sobrenaturales sino religiosos (¿cuál es la diferencia?) es un hereje para el Opus. Y está muy bien que reconozca que tales fines “religiosos” se buscan ocupando la cúspide del poder. Parece que le sucede lo que dices: “has salido pero no has salido”. Le deseo que salga definitivamente lo antes posible.
Anónimo ha dicho que…
Te equivocas, no soy Opus, lo fui hace cuatro decenios en la aolescencia y por espacio de tres años. Vi la luz ( literalmente ), tuve una iluminación en un curso de verano mientras subia las escaleras del centro levemente soleadas a través de unas vidrieras, y comprendí que no tenía eso que llaman vocación al Opus Dei, que me inculcaron. Un pensamiento repentino que se convirtió en una fijación y ninguna presión moral ( que las tuve por parte del director de mi centro )consiguió desembarazarme de el. No obstante transcurrieron meses hasta que obtuve el consentimiento para irme. Hoy en día me hubiera ido sin más, puesto que que ningún vínculo jurídico exigible me ataba a aquella institución.
Nada comparable a tu experiencia, que por lo que cuentas debió ser terrible ( me comprometo a leer tu libro cuando pueda ).
Tengo bastantes allegados del Opus y sigo informado. Te garantizo que sus obsesiones y ocupaciones son de tipo religioso, es lo que ocupa buena parte de su jornada . Es una organización que sin ese aspecto nuclear es inexplicable, como inexplicable es su historia.
Que para ese fin hayan tratado de atraerse a las élites sociales, particularmente académicas y políticas, es bien sabido y es la principal percepción social sobre lo que es el Opus. Ello era más fácil en una sociedad cerrada como el franquismo.
En la sociedad abierta actual ( me refiero a España ) lo tienen mucho más difícil. Amplia y accesible información, multiplicación exponencial de los actores sociales y políticos, de los grupos de presión e intereses. Hay muchos más puestos, pero también competidores.
Los que tu cuentas, los conocidos, no son más que una parte ínfima de los que son.
Conviene no perder la perspectiva y centrarse en lo censurable de su praxis religiosa, que es lo que damnifica a la gente.
Que tengas paz interior y se atenúe tu dolor.
Ana A ha dicho que…
Si crees que tengo dolor por toda esta historia, no me has entendido. Está pasado.
Ahora vivo otras experiencias del hoy, 2015
La salida ylos dolores fuertes fueron hace unos 12 años.
Lo que ha quedado es la conciencia de un compromiso cívico con mi país y los creyentes católicos en particular. No se puede sobrevivir a tanto y dedicar la vida a hacer punto de cruz.
Si estoy viva algo habrá que hacer
Anónimo ha dicho que…
Para Anónimo.

¿Eran pederastas todos o la mayoría los miembros de los Legionarios de Cristo? Evidentemente no, ni sabían que lo era Maciel. El fundador sí lo era, y creó su obra para satisfacer sus vicios y su afán de poder.
Debería ser muy fácil para todos el distinguir entre lo que hace la cúpula de una organización y sus miembros. Y que en muchos casos los líderes engañan a sus miembros y les utilizan para fines torcidos. Ejemplos hay a patadas.

¿Acaso eso no puede suceder en el Opus? ¿porqué lo excluye a priori?
La inmensa mayoría de los socios del Opus lo son por motivación religiosa, sincera, y casi siempre sacrificada y generosa. Eso no quita que los líderes y fundadores del Opus los utilicen y engañen para fines desviados. Que cualquiera que conozca el asunto y tome una cierta distancia lo ve. Las mentiras del Opus son continuas, frecuentes y notorias, aceptadas con la excusa “sobrenatural”.

Creo que invierte usted los términos. No es que los dirigentes del Opus utilicen el poder para sus fines religiosos (se considere lícito o ilícito), sino que utilizan la religión para sus fines de poder.

Dijo Benedicto XVI el miércoles de ceniza después de su renuncia que había en la Iglesia quienes la utilizaban para sus fines de poder.

Ha dicho el Papa Francisco que en la Iglesia hay tres lobys: masónico, económico y político. Yo creo que el Opus pertenece a los tres.

Al final se cumple lo que dijo Jesucristo: “Estar alerta, que nadie os engañe, que vendrán en mi nombre y engañarán a muchos”.

Me parece claro que el Opus ha engañado a muchos usando el nombre de Dios. Y lo dice Jesucristo: “estar alerta, que nadie os engañe”.

Celebro que personalmente se haya desengañado.
Anónimo ha dicho que…
Visto desde el punto de vista del observador el Opus es un proyecto religioso porque atañe a unas creencias y unas prácticas en relación con la divinidad. Esto es observable y es un fenómeno humano y por ende natural. Que esas prácticas conduzcan o no a algo fuera de la naturaleza y los sentidos, sobrenatural, es una cuestión de fe en la que no entro. Si digo que es un proyecto sobrenatural yo mismo admito la existencia de ese algo sobrenatural.
Dicho esto, mi comentario iba en la línea de lo que escribió un tal Juan en noviembre de 2010 sobre el blog ( opus-info.org) :
“Doy un paseo por el blog de Ana Azanza que he encontrado recientemente. Leo la solapa que lleva por título “Libros leídos”. No trata sobre libros, pero eso no importa. Vas leyendo poco a poco y no encuentras ningún destello de raciocinio, de comprensión, ningún detalle humano. Opusinos por aquí, opusinos por allá y nada más. Cuando al final pone su esperanza en que el Partido Popular no gane las próximas elecciones te das cuenta de que no has estado leyendo textos relacionados con la religión, sino el diario El País. Tengo la tendencia a valorar a los que han compartido mi vida y mis creencias y me cuesta aceptar que dentro de ellas no haya algo auténticamente valioso”
Esa acumulación de nombres sin el hilo conductor de la religiosidad que los une conduce a la incomprensión del fenómeno Opus Dei.
Creo que sigues conservando la fe y te resulta insoportable referirte al Opus como un hecho religioso.
Ana A ha dicho que…
Considero que toda esa manipulación de los sentimientos y fe no es religión. Yo lo llamaría más bien patología religiosa.
Ese comentario sobre el diario el País como la suma del izquierdismo, ratifica mis últimas revelaciones al respecto.

Con el PP el Opus Dei se coloca de ministro del interior, de Economía y de Fiscal General, de Obras Públicas y todos los carguillos que caigan por en medio
Anónimo ha dicho que…
Opusinos por aquí, opusinos por allá, sí, pero siempre en el poder. Se habla de los que están en el poder.

No se habla de la vida particular de opusinos sin relevancia pública, salvo que ellos den su testimonio, o para saber como funciona el Opus.

El Opus es una red de poder, y por eso tiene el máximo interés saber quienes pertenecen a esta red y cómo actúan.

Las descalificaciones en bloque, sin encontrar nada bueno en lo ajeno, y la autoafirmación sin entrar en hechos es muy propia del Opus. Tanmbién hacerlo en tono de superioridad moral, a la vez que se autopresentan como comprensivos y ecúanimes.

Ana A ha dicho que…
Sí y tambíén tienden a autopresentarse como ateos recalcitrantes, que aunque de religión ni de iglesia saben nada, consideran que es impropio de toda impropiedad comparar Opus Dei con extremistas religiosos. Cuando para el que ha padecido el integrismo la diferencia está en que unos salpican sangre y hacen los estropicios a la luz del día.

Y los otros hace sufrir lo indecible a gente humilde cuyo único pecado fue la ingenuidad e inocencia hasta provocar enfermedad y muerte directa o indirectamente y sin que nadie se entere.
Anónimo ha dicho que…
El Opus dei se ha convertido en un negocio de secta que coloca en lo público y lo privado. Si no se investiga esta secta perniciosa acaba con nuestra sociedad.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA