UNA PASION SALVADOREÑA

La parte de la iglesia que no es Opus se manifiesta en el Salvador, en un congreso sobre los mártires de ese país y el futuro.


Difícilmente infiltrable esta parte. Teóloga austríaca interesante. Vídeo para no perderse. Bajo el patrocinio del obispo Oscar Romero.
Una de sus obras: "Benedicto XVI y su eurocentrismo trágico". Vaya título, hasta hoy no tuvimos noticias de ella. Martha Zechmeister. Conferencia sobre la "palabra cortante como espada de dos filos". Más filosofía del lenguaje. Hay coherencia entre la palabra y la vida en Oscar Romero y demás mártires salvadoreños, y sellaron su existencia con el martirio. La memoria del mártir es arriesgada pero necesaria.

La teóloga expone que no se trata de comentar los textos de Ellacuría, Romero...etc sino de una vida en consonancia. A partir del minuto 21 empieza la historia que la teóloga pone en paralelo con la Pasión de San Marcos, la más cercana a los hechos reales.

"Ustedes son el Cristo traspasado", dijo Oscar Romero en una de esas homilías.
El pueblo que sufre de manera exagerada, todos sufrimos en nuestras vidas, pero hay seres humanos en este mundo, una gran mayoría anónima, que lo hace de una forma fuera de todo límite racional y medio aceptable.




"Santidad primordial" dijo Jon Sobrino.
 Nada que ver con las santidades de mullidas alfombras, chófer, comodidad a toda prueba, cocineras cuatro tenedores, poder mundial, manejo de almas, cuerpos y haciendas, y hasta países.
La historia de María, Pedro y Pablo.
Hijo en el Hospital tras "accidente", madre durmiendo debajo de la cama para acompañar en esos años.

Oscar Romero citaba nombres y apellidos de víctimas y verdugos en el Salvador, ofrecía así protección, hizo visibles sus rostros, y les devolvía su dignidad. "Ver, huir, callar", es la tónica en ese país ante la violencia generalizada. Muerte social de gentes que tienen que desaparecer, no pueden confiar en nadie. El tejido social se sigue descomponiendo, se cortan las raíces de la gente.

Efectos secundarios de la pobreza, continuamente bajo ansiedad y tensión provoca enfermedades psicosomáticas. Personas multitraumatizadas que tienen muy difícil acceder a un trabajo, Tienen que mendigar medicamentos y cuidados, algo que les pertenece por derecho propio.

Impunidad escandalosa y pueblo desprotegido, por la amnistía general tras la guerra civil. Los asesinos intocables y los vulnerables no tienen a quien recurrir. Policía y autoridades no hacen lo que deben, sólo encubrimiento de su impotencia. Hay gotas en el océano de gente que hace bien, pero el pueblo permanece abandonado.

Múltiple victimización, si alguien se entera de que otro tiene que huir, la reacción es pensar que lo que le pasa es su culpa. La gente se piensa que no les va a pasar, "no ando metido en nada". Apatía y dureza de corazón. "Los que lo sufren se lo merecen".

La pasión del pueblo salvadoreño grita cuál es el pecado del mundo. Las pandillas violentas son camuflaje de fuerzas más potentes, crímen organizado, mafia de la droga y el DESORDEN GLOBAL del mundo. Ellacuría lo dijo en Barcelona 10 días antes de morir: esta civilización global está gravemente enferma. Privilegio obsceno de unos pocos que hace mártir a un tercio de la humanidad por lo menos.
85 ricos tienen los mismos recursos que la mitad de la humanidad más pobre: 3.500 millones de personas.

Según Ellacuría el motor de la historia es la codicia, la acumulación del capital. En El Salvador se escenifica mejor que en ninguna otra parte la verdad de nuestro mundo: los que viven de maravilla y los que padecen. Y luego estamos los pequeños beneficiarios del sistema. Vivimos cómodos en la seguridad, apatía frente al pueblo que carga con la cruz.
Ellacuría y los ejercicios de san Ignacio como Ejercicios de compasión, dejarnos conmover por el pecado del mundo y reflexionar sobre nuestra falta de coraje e iniciativa.
Ellacuría llamaba al coraje y solidaridad.

Pueblo sacrificado, sacramento de salvación. El Calvario sigue hoy ¿qué significa entonces salvación?
Hay una falsa espiritualización, dulcificación, mistificación que vacía  las promesas bíblicas, transformándolas en slogans de campaña electoral.
O creamos realidad con lo que decimos o somos monstruos insensibles.
¿Quién es la verdadera iglesia? el sujeto de nuestra salvación es el pueblo crucificado. La salvación viene de abajo, no de ONGs, ni de partidos, ni de programas internacionales de desarrollo. Los necesitados son la salvación, los creyentes no reconocemos ni aceptamos que ellos son el crucificado o Cristo traspasado.

Energía creativa en todo ese sufrimiento, el dinero que llega sólo es maquillaje para la situación. Sólo cambiamos cuando cambia nuestra forma de ver. Es peligroso celebrar comodámente los mártires, o vivir apartados de la realidad.
El modo de Jesús de cambiar la realidad no es tirar bombas, sino hacer, practicar, compartir lo poco que se tiene.

Resumen de ateísmo: "no se puede hacer nada"
Creer en Dios es hacer lo posible, poco o mucho.
¿Qué deben hacer los intelectuales en esta realidad social mártir?
La Cristología no es la colección de los dogmas conciliares, sino que lo entendemos haciendo lo que hizo.
La teología llega después. Y con los mártires igual, el Salvador se ha convertido en tierra santa, porque en los mártires de ese país se encarnó el drama de Jesús, en 1980 y 1989. El anuncio de la canonización despierta la esperanza de tanta gente aplastada por la violencia en ese país.
Actuar como esos mártires hace la vida mucho más feliz y rica. La vida es salir de la comodidad.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Como me recuerda esta pasión a la que está pasando actualmente el pueblo de Venezuela. Muertes, violencia,hambre, desolación, falta de justícia,desheredados...
Quién se beneficia?

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA