23F VERSION SABINO





SIGUE SABINO:
HEROE DEL 23F

Sabino era de los que tenía la radio puesta el 23F y seguía la votación. A las 18:22 se le heló el corazón al escuchar el tiroteo.

A las 18:45 ya se había producido la famosa frase para la historia y Sabino se lo cuenta a su Majestad. Ya había parado el golpe, en 20 minutos.
Cuando Sabino va a entrar al despacho del rey, casualmente el monarca está hablando con Alfonso Armada por teléfono que le está diciendo “de ir para allá”, Y qué suerte por Dios, tapa el auricular y Sabino le indica que le diga que nones. Que no venga. El rey ordenó a Armada quedarse en su puesto a las órdenes de Gabeiras.
Sabino le abrió los ojos al rey.
Supuestamente Sabino llamó a Tejero y le dijo que depusiera su actitud pero Tejero colgó maleducadamente.
La JUJEM redactó unas disposiciones asumiendo todos los poderes mientras duraba el secuestro en las Cortes.
Después de conocer la situación de todas las capitanías generales el rey decidió dirigirse al país por la tele. Pero la cámara no podía salir de Prado del Rey, porque tropas del Regimiento de Caballería de Villaviciosa tenían tomadas las instalaciones y retenían en su despacho al dir. General de RTVE, Fernando Castedo.

Hacia las 21 horas Sabino mantuvo una conversa con Armada.
Armada “hizo un análisis pesimista de la situación” con el loco de Tejero en el congreso que había encerrado a Suárez en el cuarto de ujieres y a Felipe, Alfonso Guerra y Carrillo en salón de relojes. Propone su solución:
Él se propone para ir al congreso en nombre del rey a negociar con el “loco” y liberar a los diputados.
Sabino que no.
Armada, que se podía formar un gobierno de coalición con un presidente “independiente”. Casualmente él estaba dispuesto a ser ese presi independiente. En el fragor de la conversación a Armada se le escapó que tenía el apoyo del PSOE para ser presidente de ese gobierno con los 2 partidos mayoritarios. Para Sabino era toda una revelación, Armada le pidió que no lo contara. Sabino propuso un pacto: él no diría nada a cambio de que Armada no negociara con Tejero presentándose en nombre del rey.

En esta parte arrecia el tono de “fake”.
Don Juan Carlos “presenciaba la conversa telefónica” ¿Cómo? ¿llamada a 3? ¿altavoz pulsado? Me interesa tan tonto detalle…
He vivido lo del “testigo que presencia la conversa telefónica”, cuantos apaños se hacen para mentir y engañar, extorsionar….También he sido testigo de alguien que recibe una inoportuna llamada telefónica en mi presencia y no sabe cómo hacer ni qué decir para hacerle entender al otro que está siendo un inoportuno con las prisas…y que mejor cuelgue.

De algo me tenía que servir haberle plantado cara al surrealismo.

 

Dice Sabino que gracias a que ambos protegieron al PSOE y al rey se pudo seguir con la normalidad democrática. Hoy diríamos con la “anormalidad democrática”. Tras la inmensa cloaca que llevamos investigada no queda otra palabra disponible en el diccionario.

Y llega lo de que cualquier movimiento que hiciera Armada a partir de ese momento, lo hacía “a título personal” bajo su propia conciencia.
Según Sabino fue Armada el que consiguió que el regimento que ocupaba Prado del Rey saliera y permitiera a la cámara ir a la Zarzuela para grabar el definitivo mensaje a la Nación. Según Sabino, quizás Armada se arrepintiera de tan generoso gesto.
A las 22.30 Zarzuela anunció que el rey hablaría por la tele.
El rey volvió a llamar a Milans para que depusiera su actitud y luego le pasó el teléfono a Sabino para que continuara él, así se protegía la inviolabilidad del Rey…qué bucólica imagen.

Porque la escena se repitió durante toda la noche: el rey iniciaba conversaciones que Sabino terminaba. Los 2 mano a mano salvando la soberanía nacional.
Gabeiras se ofreció a ir al congreso con Armada. Pero Sabino le recomendó que no., sería implicar a la JUJEM en el golpe.
A las 23.30 un opus, Jesús Picatoste llega con las cámaras a Zarzuela.
Mientras Armada salía del cuartel general del Ejército hacia el congreso. Al salir Gabeiras se cuadró ante él: “a sus órdenes presidente”. Hay testigos.

23.55 Armada habla con Tejero.
24.00 el rey graba
00.30 salen las 2 copias en coches distintos a Prado del Rey.
Si Armada y Tejero hubieran encendido la tele habrían dejado de discutir, uno proponiendo una Junta Militar y el otro un gobierno de coalición.
 
Juste llamó a la Zarzuela: “que salga el rey por la tele que se me ha escapado Pardo Zancada con una unidad de la Policía Militar”. Esta unidad llegó al congreso para apoyar a Tejero a la vez que el rey salía por la tele. 01.12
01.20 el rey volvió a insistir a Milans que retirara las tropas.
Milans se avino pero Tejero no deponía su actitud.
¿Cómo resolver la situación? Un tal Alcalá Galiano se fue pistola bajo gabardina a matar a Tejero, pero Tejero le descubrió antes de que ejecutara su plan.
Sólo a las 6.10 am llegó el télex de Valencia, el capitán general suspendia el bando de sublevación y lo hacía público. Milans se fue a dormir y el futuro Felipe VI también. Qué día más largo.
Tejero se quedaba aislado. Le hacía compañía un opusino, Pardo Zancada. El comandante Muñoz Grandes fue el encargado de mandar un mensaje al comandante Pardo Zancada: “ya has cumplido con tu deber, retírate”.  Muñoz Grandes, ayudante de campo del rey, ¿dando este mensaje semigolpista? Sabino deja caer que la fórmula no fue afortunada. Una simple palabra te separaba del bien en aquellas horas decisivas.
 
El 23F lo presenta Sabino como un enfrentamiento entre dos consejeros y hombres de confianza del rey. Sabino acertó. Armada se equivocó. Los 2 quisieron salvar al rey, pero uno puso la constitución por encima del Rey y el otro por una Jefatura del Estado al margen de la soberanía popular.
Para Armada la transición había empezado en 1969 cuando Franco designó al sucesor. Sabino había evolucionado viendo al rey y a Suárez tras pasar por los ministerios de Presidencia y de Información y Turismo. Armada quedó atrás. Armada contemplaba la experiencia Suárez como una desviación del plan inicial. Y había que proteger al rey de ella.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La clave de Sabino la da él mismo. Autoriza a Armada “a título personal”. Le autoriza a dar un golpe de estado, a condición de que lo haga a título personal. La requete farsa. Los españoles no somos más tontos porque no podemos, tragándonos las más descaradas mentiras.

Sabino estaba todavía más implicado que Juan Carlos en el verdadero golpe. Como confiesa Sabino, soñaba con tener secuestrado a Juan Carlos. Pero no era él quien lo tenía secuestrado, era el Opus. Y se despertó del sueño.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

Rostros conocidos en el parlamento