ASCENSO DEL OPUS DEI


François Normand, Le Monde, septiembre 1995

La inquietante ascensión del Opus Dei

Si el integrismo musulmán está en las portadas de los periódicos, las actividades de la derecha cristiana se efectúan a menudo en la sombra, como lo muestra la inquietante ascensión del OD. Milicia religiosa de comportamiento de secta, heredera de un
anticomunismo militante, potencia a la vez económica y política, la Obra ejerce una influencia multiforme sobre la Iglesia, pero también en los poderes temporales en los que pretende infiltrarse. Encontramos a simpatizantes también en el gobierno de Alain Juppé. Pero esta guardia blanca del Vaticano, muy ligada al papa  Juan Pablo II cuya elección permitió, suscita también resistencias. En nombre de su fe, muchos cristianos rechazan la  « dictadura espiritual » de la Obra y temen que esta espada del papa no sea de doble filo y se vuelve un día contra él.

Gracias a una política de nombramientos episcopales que no tienen en cuenta los deseos expresados por las iglesias locales, Juan Pablo II lleva adelante su empresa de restauración, utilizando todos los medios a su disposición:  doctrinal, disciplinario y sobre todo autoritario, con ayuda de un cierto número de movimentos fuertes tradicionalistas, a menudo sectarios y políticamente de derechas.
Forman parte de la "renovación carismática" o se llaman Comunión y Liberación, organización italiana nacida en los años 70; los les Focolares, movimiento nacido en 1943 en Trento ; el Camino Neocatecumenal, fundado en Madrid en 1964 ; los Legionarios de Cristo, grupo ultrasecreto constituido en Méjico en los años 40, y sobre todo el Opus Dei (la "Obra de Dios"). Este último movimiento fue creado en 1928 por el padre Escriva de Balaguer.
El Opus Dei, que disfruta del apoyo incondicional del obispo de Roma, se infiltra en todos los escalones de la jerarquía católica.  ¿Es el arma secreta del papa en la  reconquista católica o Juan Pablo II es el prisonero inconsciente de esta « mafia blanca» en su propia conquista del poder ?

¿El presidente Jacques Chirac ha nombrado a miembros del Opus Dei en el gobierno de Alain Juppé ? La cuestión puede parecer surrealista, sabiendo la poca atracción que tiene "lo clerical" para el fundador del RPR, pero la composición del gobierno tenía que satisfacer a numerosos componentes de la derecha francesa que habían sostenido la candidatura del alcalde de París, entre otros el poderoso lobby conservador. Si se ha subrayado la proporción relativamente elevada de mujeres en ese gobierno -12 ministras o secretarias de Estado sobre 42 miembros- no se ha hablado tanto de la coloración bienpensante de esos ministros.
La sra. Colette Codaccioni, ministra de la solidaridad entre las generaciones, madre de 5 hijos y matrona, se define como « cristiana y por la educación para la vida » ; Elisabeth Dufourcq, secretario de Estado para la investigación, es autora de una tesis sobre las congregaciones religiosas femeninas, de la que ha hecho un libro Les Aventurières de Dieu ; Mme Anne-Marie Idrac, secretaria de Estado de transportes es la hija de uno de los fundadores del Movimiento Republicano Popular (MRP), partido católico, y militante ella misma de su heredero: el Centro de los demócratas sociales (CDS) ; y Françoise de Veyrinas (CDS), secretaria de Estado de barrios en dificultad, procede de una familia de Toulouse católica militante.
Nos podemos interrogar sobre la entrada en el gobierno y aledaños de dos personas "próximas" o miembros  del Opus Dei : Hervé Gaymard, secretario de Estado de finanzas y su esposa,  Clara Lejeune-Gaymard, directora gineral con la sra. Colette Codaccioni, hija del profesor Jérôme Lejeune (fallecido en 1994), fundador del movimiento antiaborto  "Laissez-les vivre", nombrado por Juan Pablo II miembro del  Consejo pontificio para la familia y miembro del Opus Dei. Otro yerno del profesor Lejeune, el filósofo Jean-Marie Meyer, no oculta su pertenencia a la Obra. Es así mismo miembro del Consejo pontificio para la familia. Según la revista católica  Golias (1), « la hija y el yerno del profesorLejeune son del Opus Dei », lo mismo repite la revista  Maintenant : « Jacques Chirac ha colocado al opusiano Hervé Gaymard [diputado de Savoie]en su equipo de campaña presidencial. »
No es sorprendente que sea imposible confirmarlo: el movimiento cultiva el secreto desde sus orígenes. En las constituciones (secretas) redactadas en 1950, el artículo 191 precisa : « Que los miembros numerarios y supernumerarios sepan bien que tendrán que observar un silencio’prudente en cuanto a los nombres de los otros asociados; y que no tendrán que revelar a nadie que pertenecen al Opus Dei. » Cuando  se conocieron las Constituciones (2), ante las críticas repetidas, se redactaron nuevos estatutos en 1982 en los que se puede leer (artículo 89) : « [Los fieles de la Prelatura] no participarán colectivamente en las manifestaciones públicas de culto como las procesiones, sin por ello ocultar que pertenecen a la Prelatura. » 

Testaferros y sociedades pantalla 

A pesar de esta aparente concesión a la transparencia, el Opus continúa practicando el secreto, utilizando testaferros y sociedades pantalla, con la excusa de « humildad colectiva » y de « ¡eficacia apostólica! »  « Dado que es reacio a la transparencia, el Opus Dei excita la curiosidad y la hostilidad, suscitando incluso algunas veces los fantasmas del complot. (3) » 



Raymond Barre(1924-2007), primer ministro, testificó en el proceso de beatificación



Muchos son los nombres que se presentan como miembros o smpatizantes. M. Raymond Barre testificó en el proceso de beatificación de Escriva de Balaguer, dando testimonio de los « signos de santidad » del fundador de la Obra. En el entorno de Philippe de Villiers, se señala a la sra. Christine Boutin, secretaria nacional del CDS y diputada de Yvelines, el príncipe Michel Poniatowski, ex ministro del interior, y Mme Françoise Seillier, coordinadora de muy reaccionarias asociaciones familiares europeas.

En el mundo de los negocios, se cita a los que han impartido conferencias en el Centro Garnelles del Opus, en París :  Claude Bébéar, directivo del grupo de seguros AXA, Michel Albert, directivo de seguros AGF, Didier Pineau-Valencienne, director ejecutivo del grupo Schneider y Louis Schweitzer, directivo de Renault. Varias familias reales de Europa habrían mostrado simpatía por el Opus : Otto de Habsburgo les hizo propaganda, mientras que el archiduque Lorenzo de Austria sería miembro. El rey Juan Carlos de Borbón fue educado por curas de la obra mientras que la secretaria de la reina Sofía pertence al movimiento. El presidente del Comité internacional olímpico, Juan Antonio Samaranch-Torello, ex  ministro de Franco (SIC), también pertenece.

Resultado de imagen de otto de habsburgo
Otto de Habsburgo (1912-2011), último pretendiente




La discreción, que sirve por una parte para hacer proselitismo con la gente joven sin que lo sepan sus familias  (ver  pag 23)   y por otra parte para tejer una tela invisible en todos los sectores de la sociedad, se explica primero por el contexto en el que nació el Opus Dei, en la España franquista.

¿Archiduque miembro?



Fundado en Madrid en 1928 por un joven sacerdote, Josemaría Escrivá de Balaguer, esta « Obra de Dios » se parece en sus objetivos -santificar el trabajo de cada día- a los movimientos de Acción católice que aparecieron en Francia y en Bélgica en la misma época. Nacido en los años anteriores a la guerra civil española, el  Opus Dei queda fuertemente marcado por ese contexto, lo que explica su preferencia incondicional por el aparato  eclesiástico preconciliar, su odio obsesivo por el comunismo y su gusto inmoderado por la clandestinidad.

Aunque Escriva de Balaguer haya pretendido haber « descubierto » el principio de la santificación de la vida cotidiana, la idea es tan antigua como el evangelio. Muchos santos la enseñaron, por ejemplo la carmelita Teresa de Lisieux. Rápidamente la inspiración primera del Opus se vió pervertida por la personalidad de su fundador :pequeño -burgués, ambicioso, colérico y vanidoso (4). ¿El secreto de su éxito? Una fogosidad y  un carisma personal que subyugaban a los más cercanos.

Teresa de Lisieux ¿pionera de la santidad en lo ordinario?




La primera perversión fue la « clericalización » de la Obra. Pretende ser  « laica » pero son los curas los que tienen el verdadero poder y ocupan todos los puestos de mando. Y los no clérigos, que representan el 98 % de los miembros son presentados como « gentes ordinarias, que viven en el mundo » pero se parecen más a religiosos, por sus "votos" (rebautizados "vínculos contractuales" ) de pobreza, castidad y obediencia, que a laicos (5). Mucho más preocupados por el derecho canónico que por la teología, Escriva y  sus discípulos maniobraron constantemente para que el Opus Dei tuviera el estatuto jurídico que más les convenía. 

Definido primero como "pia unión" que reunía a laicos, el Opus Dei se transformó, en 1947, en el primer « instituto secular » de la Iglesia (6), antes de obtener de Juan Pablo II - más favorable a la Obra que sus predecesores Juan XXIII y Pablo VI - el ansiado titulo de « prelatura personal » (7). Este estatuto envidiable, cortado a medida para el Opus, le proporciona atributos de una verdadera diócesis sin limitación territorial. El actual prelado del Opus, Monseñor Javier Echevarria Rodriguez, obispo titular de Cilibia, responde directamente ante el papa, liberado de la autoridad de los obispos diocesanos, a pesar de la ficción que pretende que los miembros laicos siguen dependiendo jurídicamente de su obispo.
La segunda perversión fue política. El joven Escrivá de Balaguer vivió la guerra civil en España como una lucha entre católicos y comunistas, en los que veía la encarnación del mal. Su visión del  mundo fue deformado por ello y como hizo  Pío XII, minimizó el horror del nazismo, e incluso la gravedad del holocausto, viendo una defensa  « providencial » contra el comunismo. Vladimir Felzmann, es miembro del Opus, cuenta una conversación con Escriva muy ilustrativa. Tras mantener que el cristianismo se había salvado del comunismo por el general Franco con el apoyo del canciller Hitler, añadió: « Hitler contra los judíos, Hitler contra los eslavos, era Hitler contra el comunismo. » 

Esta indulgencia con el fascismo conduce al compromiso del Opus en el franquismo. De hecho los sentimientos de Franco hacia Escrivá, al que conoció cuando era un joven cura, eran ambigüos. En su biografía novelada de Franco  (8), Manuel Vázquez Montalban hace decir al Caudillo : « Habiendo frecuentado durante casi 20 años a miembros de esta  institución, he podido constatar la divesidad de ssu elecciones concretas; pero evidentemente estaban rodos marcados con el sello de una secta elegida para salvar el mundo desde lo alto de la escala. "
Para salir de la crisis económica de 1956, Franco se rodea progresivamente de ministros pertenecientes al Opus. Cuando piensa en restablecer la monarquía en la persona de Don Juan de Borbón, para sucederle, el Opus Dei apuesta por su hijo, Juan Carlos, que está en manos de un preceptor de la Obra, Angel López Amo. En 1969, Franco proclama a Juan Carlos heredero de la Corona. Algunos meses más tarde el triunfo del Opus es completo: de  19 ministros del noveno gobierno del general Franco, 12 son miembros del Opus Dei. El giro político de la Obra está en marcha.

La tercera perversión fue teológica. Primero el acento exclusivo en  « la santificación por el trabajo»  (9) favorece el culto al éxito material y el reino del capitalismo liberal. Además el Opus cayó en la trampa del intregrismo. El teólogo Urs von Balthasar (uno de los maestros de pensamiento de Juan Pablo II que no sospechoso de progresismo) describió el Opus Dei como "la más fuerte concentración integrista en la Iglesia (10)". « El integrismo, escribe, se esfuerza por asegurar el poder político y social de la Iglesia, recurriendo a todos los medios visibles y ocultos, públicos y  secretos. » 

Además de la falta de transparencia, el integrismo se caracteriza por la pretension de tener la verdad. Ahora bien el Opus es descrito en la revista interna del movimiento, Crónica, como « el resto santo, immaculado, de la verdadera Iglesia», fundado para « salvar  a la Iglesia y al papado ». Cuatro años después del final del Concilio, el padre Escrivá deploraba el tiempo de errores en la Iglesia:  « El mal viene de dentro y de arriba. Hay una podedumbre real y actualmente parece que el Cuerpo místico de Cristo sea un cadáver en descomposición, que huele."

Monseñor Escriva de Balaguer habría hecho mejor en ocuparse de sus garbanzos negros. Una serie de escándalos financieros (11) que afectaban a miembros del Opus reveló al gran público las actividades de la "santa mafia" o la "masonería blanca" como la llamarían desde entonces sus detractores. Pues tras la ficción de una asociación  puramente espiritual, « familia pobre, rica sólo en hijos », gravita une nebulosa de sociedades, de bancos y fundaciones, dirigidas anónimamente por miembros del Opus.
En los años 70, mientras que Escrivá  vituperaba a la Iglesia en descomposición, sus amigos establecían la red financiera que permitiría a la Obra hacer malabares con millones de dólares. La principal de esas instituciones es la fundación Limmat, creada en Zurich en 1972, ligada a bancos y fundaciones en España (la Fundaciòn General Mediterránea), en Alemania (la Fundación Rhin-Danubio o el Instituto Lidenthal) y en América latina (la Fundación General Latinoamericana en Venezuela).

Hoy, el Opus es omnipotente en Roma. Su ascensión se vió coronada por la beatificación de Monseñor Escriva de Balaguer por Juan Pablo II - amigo de la Obra desde tiempo atrás - en 1992, 17 años sólo tras su muerte, como consecuencia de un proceso expeditivo, en el que sólo contaron los testimonios positivos. Cuando era obispo de Cracovia, Monseñor Karol Wojtyla viajaba a Roma invitado por el Opus, que lo acogía en viale Bruno-Bozzi, 73, una bella residencia de un buen barrio burgués de Roma. El Opus siguió mostrándose generoso con el papa polaco, por ejemplo financiando el sindicato Solidarnosc.

Cardenal König (1905-2004), impulsó la candidatura de Wojtyla



El cardenal Wojtyla era el candidato del Opus al papado. El cardenal König, arzobispo de Viena y cercano a la Obra, tuvo un papel determinante en su elección. Además del estatuo y  la beatificación de Escrivá - dos decisiones que levantaron una ola de críticas en el mundo entero-, el papa se rodedó de miembros del Opus. Entres sus colaboradores más cercanos se pueden nombrar:  sus cuatro capellanes, Joaquín Pacheco, Klaus Becker, Fernando Ocáriz y Felipe Rodriguez, su portavoz laico, numerario del Opus,  Joaquín Navarro Valls, y el cardenal Martínez Somalo, antiguo sustituto próximo al Opus. . Alberto Michelini, diputado nacional de la ex Democracia cristiana y miembro del Opus, consejero en el Vaticana para  las cuestiones de televisión y Gianmario Rovero, también miembro, es asesor financiero.
Las congregaciones romanas tienen igualmente numerosos miembros « opusianos », y la encargada de la causa de los santos, que decidió la beatificación de Escrivá tiene 3, entre ellos Rafaello Cortesini, director de la oficina. El cardenal Palazzini, amigo de la Obra, era el Prefecto de dicha Congregación cuando se introdujo la causa en 1981, ¡y Monseñor Javier Echevarria Rodriguez, el actual prelado del Opus y  sucesor de Escrivá, era consultor de la Congregación !

Cardenal Palazzini, presidía la congregación que decidió la Canonización





Todavía mejor, el papa ha nombrado numerosos obispos del Opus en América Latina (7 en Perú, 4 en Chile, 2 en Ecuador, uno en Colombia, uno en Venezuela, uno en Argentina, uno en Brasil). El Perú ha sido escogido como cabeza de lanza de la ofensiva del Opus en América latina debido a la influencia del teólogo peruano Gustavo Gutiérrez, « padre» de la teología de la liberación, aborrecida por Escrivá y sus discípulos. El presidente Alberto Fujimori, próximo al Opus, es amigo de Monseñor Luis Cipriani, arzobispo de Ayacucho, que dirige el Opus en Perú.

En Europa, el caso más contestado fue la imposición del opusiano Klaus Küng en Feldkirch, en Austria. Pero la reciente nominación de Monseñor Fernando Saenz Lacalle como arzobispo de San Salvador ha chocado todavía más, puesto que es la sede del mártir Monseñor Oscar Romero, asesinado por la extrema derecha, mientras que el nuevo obispo -además español- pertenece al Opus y además era obispo castrense...

A parte de Italia, España y América latina (incluido Méjico) son las regiones en las que el Opus Dei encuentra el mayor éxito. En España, si la Obra tuvo que quedarse en la sombra en el plano político tras la llegada al poder de los socialistas, sigue esperando su momento. Con el regreso más que probable de la derecha del Partido Popular de  José Maria Aznar, amigo del Opus, habrá 4 ó 5 ministros Opus, entre ellos los diputados Federico Trillo, Loyola de Palacio e Isabel Tocino. Además a los mandos del ejército hay varios "numerarios" (SIC).

Aunque el Opus ha encontrado más resistencia en los países no latinos, sobre todo anglosajones, se implanta poco a poco en Estados Unidos donde cuenta con más de 3 000 miembros repartidos en 64 centros, la mayoría situada cerca de los campus universitarios. Varios capellanes universitarios se han quejado de los « métodos clandestinos » utilizados por el movimiento además de su « comportamiento sectario » (12).
En Gran Bretaña, el Opus mantiene un perfil bajo tras las revelaciones, en 1981, de  John Roche, ex director del movimiento, hoy profesor en Oxford que publicó en The Times una severa requisitoria contra el Opus, con documentos secretos de apoyo. Calificando a la Obra de « Iglesia en la Iglesia», y « psicológicamente peligrosa para sus propios miembros », cita artículos de Crónica que proclaman que « la Iglesia católica se ha apartado de su camino original, y que el deber del Opus Dei es extenderse en el mundo por todos los medios. No hay otra vía de salvación ». 

En Francia, el éxito del Opus es más moderado. A pesar de las simpatías de varios políticos, la Obra no ha conseguido encontrar un partido devoto, incluso aunque existen numerosos centros y asociaciones ligados a ella. (13).

Pero la nueva estrategia de la Obra consiste en infiltrarse en las organizaciones internacionales, como Naciones unidas, Unesco o la OCDE. El Parlamento europeo de Estrasburgo y la Comisión de Bruselas son sus lugares de predilección, y el nuevo presidente de la Comisión, M. Jacques Santer, es amigo. Hay parlamentarios europeos miembros  del Opus, como Ignacio Salafranca del PP,  el portugués Fernando Perreau de Pininck, miembro del equipo del muy liberal británico Leon Brittan. En Bruselas, el Opus actúa  clandestinamente, como tiene por costumbre. Por ejemplo: el boletín semanal Europe Today, en español, francés e inglés, enviado desde Bruselas al Tercer Mundo, y en especial a América Latina, donde se distribuye gratuitamente. Presentándose como una  «  agencia de prensa internacional, especializada en salud, problemas de sociedad y educación la santé », defiende las posiciones más reaccionarias de la derecha católica. El número 124, de 2 agosto de 1994, por ejemplo, titula en portada : « Los métodos naturales de control de nacimientos son eficaces al 99 % » mientras que les métodos « artificiales » no son seguros más que en un 50 %. La etiqueta Opus Dei no aparece en ningún lado en esta publicación, que recibe una subvención de la Comisión de Bruselas. Sin embargo el redactor jefe pertenece al Opus así como los demás periodistas acreditados en la  Comisión.

Otros puntos estratégicos en  Bélgica a los que el Opus ha apuntado: el Instituto Robert-Schuman y la Universidad católica de Lovaina. El primero es una escuela de periodismo fundada por el hombre de negocios holandés Piet Derksen, cercano a la extrema derecha católica, para proporcionar « periodistas católicos seguros» a Europa del Este y al Tercer mundo. Entre los profesores se encuentra el opusino Andres Garrigo, director de Europe Today...

En Lovaina, por el contrario, la batalla llevada a cabo por el Opus acabó en derrota graicas a la tenacidad del vicerrector de la universidad Padre Gabriel Ringlet. Rechazó renovar el contrato de arrendamiento a dos residencias de estudiantes abiertas en el campus por el Opus, y prohibió al Opus que distribuyera su literatura a los estudiantes mientras siga ocultando su identidad: Esta decisión salió adelante por unanimidad en el consejo de administración de la universidad. « El Opus no se dirige más que a la élite de la sociedad, explica el Padre Ringlet, lo que es inaceptable para nuestra universidad. No puedo ver mi fe ahí dentro. La búsqueda de la perfección es algo muy orgulloso y malsano. No puedo aceptar una religión que lava más blanco que el blanco....¡el color de los sepulcros! Puesto que al final siempre se encuentra la exclusión, el racismo. En estos tiempos de ascenso de la extrema derecha, no nos protegemos lo suficiente de las dictaduras espirituales. » 

Se trata por supuesto de una dictadura, que puede tomar al Papa como rehén. Esta "arma del Papa" es de doble filo y podría volverse contra él. 
François Normand
Periodista

(1) Golias, n° 30, verano1992, « Le monde secret de l’Opus Dei ». BP 4034, 69615 Villeurbanne Cedex. Leer también el libro de Gordon Urquhart, The Pope’s Armada, Bantam Press, New York, 1995, que describe el florecimiento de los movimientos sectarios dentro de la Iglesia católica.
(2) Tras las fugas procedentes de ex miembros del Opus, la editorial española Tiempo S. A.publicó las constituciones de 1950 en su integridad (en latñin y en español), en julio de 1986.
(3) Alain Vircondelet, Jean Paul II, Julliard, Paris, 1994.
(4) La mediocridad del pensamiento de Escriva de Balaguer se ve en su libro de máximas, Camino (Chemin), en el que se enfrentan tontería y maniqueísmo. ¿Su vanidad ? A  final de los años 60, compró un título de nobleza:  marqués de Peralta.
(5) El Opus Dei comprende 4categorías de miembros : los numerarios (clérigos o laicos célibes, que se comprometen a pobreza, la castidad , obediencia y vida común), los agregados (los mismos compromisos, menos la vida en común), los supernumerarios (laicos que viven « en el mundo » pero contribuyen financieramente), los cooperadores (simpatizantes, cristianos y no cristianos). Según el Anuario pontificio de 1994, el Opus Dei cuenta con unos 80 000 miembros (1 500 en Francia) que pertenecen a 90 nacionalidades.
(6) Creado en 1947 por Pie XII, el instituto secular es « una asociación de clérigos o de laicos cuyos miembros para alcanzar la perfección cristiana y ejercer plenamente el apostolado, practican en el siglo los consejos evangélicos ».
(7) La prelatura « nullius » (de ningún lugar), o personal, es el equivalente a una diócesis extraterritorial.
(8) Manuel Vazquez Montalban, Moi, Franco, Le Seuil, Paris, 1994.
(9) La frase citada constantemente por Escriva : « Dios creó el hombre para que trabajara » es una interpretación errónea del versículo del Génesis, que dice en realidad : « Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del  Éden para que lo culrivara » (y no para « trabajar »).
(10) Hans Urs von Balthasar, el artículo « Integralismus » en Wort und Wahrheit, 1963.
(11) En 1969, en el escándalo Matesa, varios cientos de miles de francos fuerons desviados a una sociedad de Luxemburgo, la  Sodetex, presidida por el príncipe Jean de Broglie, tesoreto del partido de los Republicanos independientes de Valéry Giscard d’Estaing y cercano al Opus. Fue asesinado poco después, en circunstancias nunca aclaradas.En 1983, uno de los hombres más ricos de España, José Maria Ruiz Mateos, a la cabeza del consorcio multinacional Rumasa, fue acusado de fraude fiscal y de infracción en la regulación de cambios. La investigación reveló que financiaba actividades del Opus Dei. >Confesó haberles dado 300 millones de pesetas. El mayor inversor  minoritario del Banco Ambrosiano, cuya bancarrota en 1982 fue sonada y cuyo director Roberto Calvi fue hallado colgado bajo un puente de Londres, era el banco Vaticano, el Instituto para las obras de religión (IOR), dirigido por el arzobispo Paul Marcinkus, guardaespaldas del papa. Declarado « coresponsable » del crack por las autoridades italianas, el IOR aceptó devolver a los acreedores del Ambrosiano  260 millones de dólares que habrían sido facilitados por los banqueros del Opus, antes de la obtención de manos de Juan Pablo II la prelatura personal, en noviembre del mismo 1982.
(12) Dianne DiNicola, cuya hija Tammy es une « superviviente» del Opus, creó una  asociación Opus Dei Awareness Network (ODAN, una red para conocer el Opus Dei), con el fin de aconsejar a padres desamparados.
(13) Unas 30 en total, en París, Lyon, Marsella, Aix-en-Provence, Toulouse, Grenoble y Estrasburgo, una escuela técnica hostelera, así como un centro internacional de convivencias en el Château de Couvrelles, una editorial (Editions du Laurier) y un dédalo de sociedades anónimas que sirven de pantalla para las actividades de la Obre (Saidec, Socofina, Acut, Sofico, Trifep...)

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA