miércoles, 6 de enero de 2016

LA MEDIOCRIDAD ESPAÑOLA



 

a partir del minuto 1.17.26



 la incapacidad española para el universal, motivos históricos: expulsiones varias (judíos y moriscos), guerra civil, exilios, los peores sobreviven, España hundida en la mediocridad.

Desde el siglo XVII nada se ha creado en España que se pueda incorporar  al pensamiento universal.
¿Por qué a partir de las Luces no ha habido un pensador político o jurista español de dimensión universal?
Federico de Castro, el mejor, pero no exportable.
¿Por qué la riqueza en artes plásticas que ha habido en España se ha acompañdo de indigencia mental en cosmovisiones, representaciones del mundo, filosofía original?
¿Es complejo de inferioridad?
¿miedo a la inteligencia?
¿provincianismo cultural?
¿Desprecio a la investigación?

Motivo educacional en España. las madres educaban a sus hijos en la envidia, la maledicencia. Tradición española como los toros.
No fue sólo el franquismo, que también.
Debilidad política de nuestra reflexión.
Incapacidad de la inteligencia española para deducir verdades universales de NUESTRA PROPIA EXPERIENCIA LOCAL.
Incluso el anarquismo español, movimiento admirable antes de 1936, pero sin grandes teóricos de nombre español.
La copia de lo extranjero tiene sus desventajas, hay que adaptar a la realidad nacional. Disparatada recepción de la teoría constitucional, por ejemplo, francesa y alemana. Se podría hablar en filosofía de lo mismo, disparatada recepción o recepción sin alma, que no cuaja.
Sin teoría, el oportunismo sustituye a los principios.
La praxis contradice las normas, la rutina suple a los criterios.
Uno de sus efectos, falta de teoría política propia, que tiene como consecuencia el triunfo
de la improvisación. La constitución dura porque no se cumple.

Parece que se empeñan en sacar libros y noticias de otros para que no veamos cual es el verdadero financiador y manipulador, y difícil de quitar. Para este Papa y los que vengan

1 comentario:

Anónimo dijo...

Aristofobia, Ana, eso es mucho del problema

Vivimos en un país que al que destaque hay que hundirlo, así no tiene nada de extraño que Peral tuviera que vender la patente del submarino a los alemanes (que le vieron utilidad mucho más pronto que los cretinos del ministerio de guerra de aquí para dar candela a la marina británica y contrarrestar su poder en el mar) que de la Cierva haya tenido que desarrollar el autogiro en Inglaterra, que Severo Ochoa haya tenido que investigar en Nueva York ¿seguimos?

En España los grandes genios se van fuera o malviven, aquí los que se lo llevan calentito son los inutiles, pasamos de ser un país de curitas y oficiales a serlo de politicuchos, funcionatas y psicólogos/psiquiatras vividores, ya lo decía Baroja con mucha razón: En España lo que se paga no es la valía sino la sumisión