FICCIONES JURÍDICAS

Hay un addenda curioso a la edición española del libro de Walsh, ya tiene 30 años el addenda, y por tanto
Tomás Gutiérrez (de la) Calzada ya no es el consiliario ni todos los demás hombres que salen están en esos puestos. Yo lo conocí sin "de la", humildemente, sin ennoblecimientos que unieran apellido de padre y madre. Además parece de los de humildes orígenes que progresa gracias al "opus Dei". Otro que hace una carrera para jamás ejercerla, ¿cabe modo más apropiado de vivir la santificación del trabajo? derecho en este caso. Estas cosas le chiflaban al santo, andar manejando gente sabia o al menos "licenciados" como las piezas del tablero de ajedrez. Señal inequívoca de la divinidad de su "obra", ya puedes estar a punto de echar la última gota en la retorta para hallar la piedra filosofal que si te llaman de Roma, abandonas. Lo creimos  y lo vivimos al pie de la letra.

Lo imagino ya fallecido, con 60 años en 1989,aunque  no tiene porqué.
Burócrata eficiente, es decir, perdón, un buen borrego para el rebaño, destacó y lo hicieron "jefe" del colegio romano.


La cita de "Camino"  "¡Siempre el espectáculo! Me pides fotografías, gráficos, estadísticas", escribió Josemaría Escrivá de Balaguer en Camino, en una sentencia que estará o estaría grabada en el alma de
Tomás Gutiérrez (de la) Calzada. Difícil saber lo que está grabado en un alma. Pero donde no está grabada es en la praxis de la obra escrivariana, se te juntaba un mes con el otro para presentar las estadísticas tanto apostólicas como económicas. La labor estaba mortecina, las estadísticas no aumentaban. Lo mejor era la parte literaria de la misma, allí te liabas a contar la Biblia, si te gustaba la escritura.

Supuestamente ¿éramos 12.000 miembros de la Obra en España en 1989? ¿cómo confirmarlo? muchas estadísticas internas, pero no eran oficiales.

"El cuartel general de este ejército, el lugar donde vive Tomás Gutiérrez de la Calzada, está
emplazado en la madrileña calle de Diego de León, número 14. Allí, asentado en un solar con
forma de triángulo de 972,58 metros, se levanta un edificio con diez plantas y 7.967 metros
cuadrados construidos, desde donde se dirige toda la estructura de la Obra. El proyecto fue
realizado en 1964 por los arquitectos Jesús Alberto Cajigal y Javier Cotelo, con un coste declarado
de 20.651.648 pesetas.
Tras los compactos muros de hormigón, el cuartel general tiene dos puntos neurálgicos, el más
importante está en el segundo sótano, a quince o veinte metros bajo el nivel de la calle. Setrata de la cripta donde están guardados los restos mortales de los padres de Josemaría
Escrivá de Balaguer, de José y Dolores, una mujer incorporada a la historia de la Obra como la
inventora de los "crespillos", unos dulces a base de azúcar y espinacas que los miembros de la
institución toman en ocasiones especiales."


Más concretamente el viernes próximo, Viernes de Dolores, procederán a la elaboración de los crespillos ¿también sus hijas de Japón? ....Típico capricho del founder, qué francamente, no venía a cuento si tan espiritual era su invento. Los demás ni una foto de su madre en su habitación, apegamiento, pero en honor de la suya, por todo el orbe disfrutarán la masa frita del crespillo. Lo demás no sé si lo inventaron otros, la charla, el círculo, las Preces....pero me parece que poner esa "divina costumbre" del crespillo sólo se le pudo ocurrir a él, santo entre los santos.


"En las cercanías de la cripta, se encuentra la capilla en la que cada mañana del año, a las seis
en punto, Tomás Gutiérrez de la Calzada dice misa para los varones que con él comparten el
privilegio de vivir en el cuartel general de la Obra."

No me puedo creer que personas tan ilustres y destacadas, gobierno regional del "opus Dei" estuvieran a las 6 a.m oyendo misa. Por mucho que la dijera don Tomás. No cuela.

"El segundo punto importante del edificio está en la cuarta planta, donde Tomás Gutiérrez de la
Calzada tiene su oficina de "Consiliario" y está la sala de reuniones, en la que tres veces por
semana, a las ocho de la mañana, celebra sus encuentros el gobierno en la sombra de la
Obra, la Comisión Regional para España."





Cuando se reúnen en consejo lo hacen ordenadamente: A la derecha de Tomás Gutiérrez de la Calzada ocupa asiento José Luis Añón, el "sacerdote secretario". Una especie
de vicepresidente.
Funciones de José Luis Añón es "servir de enlace con la jerarquía de la Iglesia
Católica, para informar de las actividades de la Obra. No es ésta una tarea fácil, pues, con frecuencia,
los obispos quieren saber más de lo que el Opus considera conveniente contar y se
originan roces." Es el único miembro de la dirección autorizado a contacto permanente con el otro sexo, como responsable de las mujeres del Opus Dei. En España está compuesta por unas 1.500 mujeres, muy pocas me parecen ¿sólo numerarias con fidelidad? quizás incluso con esa restricción me parece que en 1989 había muchas más mujeres españolas dentro, contando supernumes y agregadas, muchísimas más. con funciones. De las mujeres se destacan las
auxiliares respecto a los varones, en la práctica, se dedican a limpiar y cocinar en las
residencias.

El siguiente cargo es el Director Espiritual, desempeñado
por un sacerdote, Juan Vera Campos. Vela por la pureza de la doctrina y
en esta función es asistido por el valioso Departamento de Estudios Bibliográficos, a cuyo frente
está el ex magistrado y profesor de la Universidad de Navarra Carmelo de Diego.
Función múltiple la de este organismo: "por una parte reescribe constantemente la historia
de la Obra y por otra guía el espíritu intelectual de los miembros" reescribe y alarga.

 Revisan los textos de la Obra para evitar que aparezcan referencias a un gran número de ex
directivos, que abandonaron la institución y no escatiman sus críticas. Miguel Fisac, Antonio
Pérez Tenesa, Alberto Moncada o Raimundo Pániker., este último no fue conocido por sus críticas.

Cada semana envían una una nota, encabezada con la
frase "de lectura obligatoria en todos los centros" que  indica las películas, libros, revistas y espectáculos
teatrales a los que pueden o no tener acceso los miembros.

"Como es sabido, los afiliados a la Obra tienen un margen de entretenimiento intelectual un tanto estrecho, no sólo porque os censores aplican criterios morales estrictos, .sino porque éstos suelen proceder
siguiendo una famosa máxima de Josemaría Escrivá de Balaguer, quien dejó bien clara la
necesidad de "cuidar la vista, la revista y la entrevista".Gracejo aragonés del santo.


"No todos los socios tienen la misma fortaleza espiritual, por eso advierte que la lectura de algunos textos
puede ser autorizada a los directivos de la Obra, en ese caso junto al título aparecen dos círculos;
tres significa que en ningún caso puede leerse."

"En torno a la mesa en la sala de reuniones se sientan otras tres personas con curiosos títulos,
los vocales de San Miguel, San Gabriel y San Rafael. Puestos éstos ocupados por Miguel
Angel Montijano, Alejandro Cantero y Rafael Solís, respectivamente.
El primero de ellos es un cordobés de cincuenta años, licenciado en Ciencias Físicas, que se
ocupa del cuidado espiritual de la crema de la organización: los "numerarios". El segundo,
Cantero, un gallego nacido en Lugo y licenciado en medicina, se encarga de la dirección de los
"supernumerarios". Mientras que el último, el también cordobés Rafael Solís, se ocupa de organizar
la captación, de atraer a sangre nueva para que la organización no muera.

" En esa mesa circular la persona sentada a más distancia de Tomás Gutiérrez de la Calzada es Francisco
Montuenga Aguayo, el administrador general del patrimonio.
Nacido en Barcelona en 1924, hijo de unos humildes emigrantes, Francisco Montuenga se
incorporó a la Obra de Dios en los años sesenta. Economista de profesión, se incorporó al proyecto de
la Universidad de Navarra como asesor financiero, se convirtió en administrador general de la universidad y de allí saltó a gerente de todos los bienes de la Obra de Dios en España.
Suelen alegar los más fieles seguidores que la Institución es pobre, carente de bienes.
Lo primero es incorrecto mientras que lo segundo es absolutamente cierto.
El Opus Dei, con su propio nombre, no posee nada, ni un teléfono en todo el planeta.
Aparentemente, ni la sede central de Diego de León, ni el centro de peregrinación de
Torreciudad (Huesca), pertenecen al Opus Dei, sino a un confuso entramado de sociedades
anónimas."



"El diseño perfilado por Francisco Montuenga podría ser representado
como un conjunto de pirámides, cuyos vértices no se tocan e irradian poder hacia la base. Así,
buena parte del patrimonio inmobiliario de la Obra en Madrid, valorado por expertos en 1989 en
unos 30 mil millones de pesetas, es manejado por la "Compañía Mercantil Inmobiliaria
Moncloa, S. A.", propietaria, por ejemplo, del cuartel general de Diego de León y cuyos accionistas
son personas desconocidas y sin cargos en la dirección de la Institución. Además sería
erróneo ligar los dirigentes de la Obra a la propiedad del edificio en Diego de León, porque
pueden alegar con razón, que el inmueble está arrendado por otra sociedad "Colegio Mayor de
la Moncloa, S. A.", y que, al fin y al cabo ellos son fieles empleados de esta institución académica,
en cargados sólo de orientar a jóvenes estudiantes.
En la práctica, las cosas son diferentes: la inmobiliaria y el colegio universitario son lo mismo,
Opus Dei. Se trata de una ficción jurídica que les permite efectuar discursos sobre el ascetismo
de la Institución. Al fin y al cabo pueden argumentar que su pobreza es tal que sólo son inquilinos
temporales de un grupo de edificios"

Comentarios

Armando Murga ha dicho que…
La "fictio iuris" (como si) del entramado Opus, actuando a través de personas jurídicas pantalla, tiene fácil antídoto, se llama "levantamiento del velo". Entonces se terminará la broma.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA