viernes, 29 de abril de 2016

FRANCIA, UNA VEZ MÁS

Dado el silencio y la paz del cementerio que respiramos en este tema siendo el país donde más "afectados" hay por km cuadrado, me he llegado a preguntar: ¿el "Opus Dei" está en España o más bien es España la
que está en el "Opus Dei"? es como si no existiéramos, todo el mundo nos ve o al menos me ve, y se pone a silbar mirando de costado.
No nos habíamos enterado, "La France" va por delante una vez más, claro que ellos no viven en el país del "opus Dei".   Hay un ex numerario francés llamado Aymeri Suárez Pazos, que preside el "conseil d’administration de l’Aide aux victimes des dérives de mouvements religieux en Europe et à leurs familles" (Avref) una asociación para la ayuda a las víctimas de las derivas de movimientos religiosos en Europa y a sus familias.
Lo preside desde 2013. Ingeniero, 42 años entonces, dos hijos, 14 años en el "Opus Dei", lo dejó para "llevar su vida de hombre libre  y ser dueño de su conciencia."


Aymeri Suarez-Pazos, dijo al tomar posesión de su cargo que sus objetivos eran ayudar a la reconstrucción personal de antiguos miembros de comunidades que viven marginados y sin ayuda y emprender una acción pública ante las autoridades civiles y religiosas, participando en acciones colectivas para reclamar la reparación y la prevención de daños debidas a esas constatadas derivas sectarias. 
La asociación existe desde  1998, y agrupa a víctimas de abusos en comunidades católicas, también a padres y parientes.  Su objetivo es prevenir informar, ayudar, reconfortar a toda persona víctima directa o colateral de las derivas que proceden de esos movimientos.

Aymeri Suarez-Pazos es uno de los firmantes de una carta a Monseñor  Georges Pontier, arzobispo de Marsella y presidente en 2013 de la Conferencia episcopal francesa. La carta la enviaron poco antes de a Asamblea plenaria de los obispos para pedir que la "iglesia se pronunciara sobre el doloroso tema de las derivas sectarias en el seno de los diferentes movimientos de la iglesia y las congregaciones religiosas.

Hace pocas semanas recordé que yo también en su momento escribí al sr. Ordinario de la diócesis. Sin respuesta ni acuse de recibo hasta hoy, el sr Obispo de la época me parece que ya está jubilado. De ahí mi pregunta inicial

Porque monseñor Pontier respondió a la carta firmada por Aymeri, ex "Opus dei", Xavier Léger, ex legionario de Cristo, Yves Hamant, padre de una ex de "Points-Coeur". En ella pedían que la iglesia expresara su compasión y su determinación por sacar a la luz pública la verdad.




Mgr Georges Pontier, respondió el 7 de noviembre de 2013, asegura que esas prácticas les chocan. "Quermos llevar el sufrimiento con las víctimas, asegurarles nuestra compasión, ayudarles en su reconstrucción". El sr. obispo recuerda en su misiva que el evangelgio es una escuela de libertad espiritual y que quien no sirve a esa libertad no puede tener como referencia el Evangelio. Alertados por las víctimas los obispos preguntaron a los responsables acusados: "A menudo no hemos recibido como respuesta más que desconfianza y silencio."
 
 El sr obispo invita a las víctimas a acudir a la justicia en su caso, "nadie está por encima de la ley". El episcopado por su parte afirma que actuara para que esas situaciones se aclaren, para que la verdad pueda salir a la luz cuando sea necesario.
Al terminar la asamblea en Lourdes los obispos confirmaron la reorganización del "Servicio nacional pastoral para nuevas creencias y derivas sectarias."

Pusieron una monja al frente  Sœur Chantal Sorlin, juez eclesiástico, imagino, en  Dijon, que iba a redactar un fascículo para recordar sus derechos a las víctimas e indicarles los procedimientos canónicos y civiles que pueden seguir. De la misión de escucha a las víctimas se encargaría monseñor Philippe Guéneley, obispo de Langres.
¿Se imagina alguien algo así en España? el juez eclesiástico, de la family, el juez civil, probablemente o tocado y los abogados que saben de canónico, lo mismo, todos barbastrenses. De hecho a los obispos españoles ni se les ha ocurrido ¿ni se les ocurrirá? redactar un folleto de ayuda a las víctimas de "derivas sectarias", ni encargar a un obispo que escuche....
Incluso tenemos la impresión de que ciertas derivas sectarias parece que las organiza el propio "opus dei" para distraer. Hasta su propio caso de pederastia es de lo más sospechoso un opus contra opus. Luego está el de Granada que ese iba directamente contra el obispo, movilizando hasta al gobernador civil quejándose y no sé que más inútiles del coro. Perdón por mis palabras, pero así somos.

Los firmantes de la carta se alegraron: "¡Nos han escuchado!" El 14 de noviembre de 2013 mostraron su agradecimiento por las palabras fuertes y valientes de los obispos franceses. Los esfuerzos largos y tendidos de las víctimas de derivas sectarias parecen dar su fruto en el vecino país. Lo mismo que han salido a la luz los asuntos abusos sexuales a niños, suena la hora de los abusos psicológicos.