CONFESIONES DE UN CARDENAL


lenversdudecor.org

En el libro "Confesión de un cardenal", (2007) el autor católico Olivier Le Gendre entrevista a un cardenal anónimo. Cuando se trata del "Opus Dei" hasta los cardenales prefieren ocultar su rostro. Extracto de las páginas 263-271.


Eminencia, Ud ha dicho que hay una tendencia minoritaria en la Iglesia, muy organizada, y por otra otra mayoritaria pero poco visible. ¿Visible en los centros de poder vaticano? añado para provocar. El cardenal ignora la provocación, y responde sólo a la primera parte de la pregunta.

—Soy consciente de que me aventuro en terreno minado al responder a su pregunta. Son las reglas del juego. La tendencia minoritaria en efecto ha ganado mucha visibilidad en el pontificado de Juan Pablo II, proporcionó batallones de "supporters" reunidos con ocasión de sus viajes y de las   JMJ.
¿Quiénes forman parte de esa tendencia minoritaria ?
— Para abreviar y sin entrar en detalles, la mayoría de lo que yo llamo los nuevos movimientos.
 
¿Es decir?
— Todos los movimientos que nacieron después de la guerra, algunos un poco antes, y que tuvieron ungra gran expansión tras el concilio. Aunque sea injusto con sus respectivas identidades nombrarlos en serie pienso en Comunión y Liberación, los Focolares, el "Opus Dei", el Camino Neocatecumenal. Por otra parte....
Perdone, no incluye los movimientos carismáticos como Emanuel o el Chemin Neuf.
— No, esos grupos pertenecen es verdad a los llamados movimientos, pero se diferencian de los que he nombrado primero porque sus intenciones son exclusivamente espirituales.
¿Está diciendo que los otros persiguen otros objetivos ?
— Algunos actúan abiertamente como grupos de presión dentro de la Iglesia. Otros por ejemplo Comunión y Liberación, tienen una fuerte impronta social incluso política. En frente de esa tendencia muy organizada, tenemos la otra, desorganizada, menos visible, que agrupa a la multitud de lo que podemos llamar los cristianos de base, menos dispuestos a los compromisos exigidos en los miembros de la los movimientos de la primera tendencia, los cristianos de base están más unidos a sus parroquias, más abiertos a las realidades del mundo.
A veces se ha dicho que algunos movimientos de la primera tendencia tienen comportamientos sectarios ¿qué piensa Ud al respecto? 
— Me va a hacer Ud romper huevos si le contesto.
Si me permite que le corrija Eminencia un huevo solo se rompería si andar sobre él, pero si son muchos se dice que soportarían el peso de un hombre con tal de que sea ligero y prudente como una ardilla. 
— De acuerdo....sí, andaré sobre huevos para contestarle. Algunos de esos movimientos exigen mucho de sus miembros: obediencia, disponibilidad, exclusividad, contribución financiera importante, reverencia al fundador y a los dirigentes.  Frente a esas exigencias podemos juzgar de dos maneras. Podemos reaccionar con admiración ante la generosidad de esos cristianos que quieren vivir una fe comprometida y no andan regateando. Y por otra parte pordemos pensar si esas exigencias no van demasiado lejos, si no benefician exclusivamente a los dirigentes, si no son presentadas con demasiada insistencia, si no se utiliza una presión mental anormal para imponerlas.
¿Qué piensa Ud? 
— No me deja Ud respirar…
Es mi tarea, ¿no cree ?
— Bueno quemaremos los barcos ya que me obliga a ello. Mi opinión es que cuando un grupo hace del secreto su valor principal, corre el riesgo de caer en desviaciones. Algunos de esos movimientos han cedido a la tentación sin lugar a dudas.
¿Está Ud pensando en el "Opus Dei" ?
— Como todo el mundo. Pero no sólo Opus (sic). Cuando el secreto y la desconfianza hacia el mundo exterior forman parte del núcleo de instrucciones que se da a los miembros de una institución, me inquieto. Además cuando se da el caso de que se piden contribuciones de modo regular y continuo, hay riesgo de desviarse.
¿Qué quiere decir ?
— Sólo que es muy distinto pedir dinero en la misa del domingo a los fieles y pedirles que participen una vez al año en el llamado el óbolo de san Pedro, sintiéndose cada cual libre para dar dinero de modo anónimo. Hay una gran diferencia entre esas prácticas y las que consisten en pedier a los miembros de una institución dar un dinero mensualmente de manera establecida o ingresar una parte importante de su salario en la cuenta corriente del movimiento al que pertenecen. La veneración exigida a las palabras y a la vida de su fundador hasta en sus menores detalles convertida en leyenda dorada, es también una señal de desviación que me parece peligrosa.
Perdóneme que insista porque sientos sus reticencias en el tema. ¿Cuando reúne Ud esas tres desviaciones -secreto, dinero, veneración- está Ud definiendo un grupo sectario, ¿no es verdad? 

El cardenal guarda silencio. Sabía perfectamente porqué, incluso si no se lo manifesté para darle la posibilidad de salir por peteneras. El tema de los movimientos sectarios y sus derivas es uno de los más espinosos del momento y da lugar a encendidos debates. Pocos se atreven a hablar de ello abiertamente. Mi interlocutor interrupió sus cavilaciones, me miró y dijo:
— Sí, cuando se juntan las tres estamos cerca de un movimiento sectario. Y el hecho de pertenecer a la iglesia católica  no cambia en nada el asunto.
— Si las cosas son así, ¿por qué la jerarquía las tolera? 
— Por varias razones, algunas válidas, otras no tanto.
Véamoslas si le parece. Tenemos tiempo, estamos a gusto bajo este árbol. La ardilla está de guardia sin molestarnos. 
— Primera razón, habría que investigar seriamente y con objetividad para averiguar si las críticas provenientes sobre todo de ex miembros de esos movimientos son verdaderas. Hay cuatro movimientos que han sido objeto de acusaciones de derivas sectarias: los Foccolares, le Camino Neocatecumenal, el "Opus Dei", los Legionarios de Cristo. Es peligroso cubrir esas acusaciones con un manto de silencio, valdría más investigar para llegar a una conclusión clara.

¿Por qué no se hace ?
— Somos varios los que lo hemos intentado, créame. Hablamos al Papa y a  Sodano por supuesto. Intervenimos en el Consejo para los Laicos del que dependen casi todos ellos.

 [comentario Ana A: un cardenal interesado en la investigación, primera noticia, ¿por qué no vino a preguntar?. El Consejo para los Laicos, trufado de Opus Dei en la época JP II y por otra parte "Opus Dei" depende de la Congregación de los Obispos "y lo sabes"]


Cuando dice "nosotros" ¿en quién está pensando? 
— Primero en mí mismo no me voy a esconder detrás de los demás. Obispos como  Carlo Martini antes de dejar la diócesis de Milán. Daneels de Bélgica. Bastantes obispos franceses. También americanos que han prohibido esos grupos en sus respectivas diócesis.
¿Y por qué no se llegó a nada?


(Continuará) 

Comentarios

antonieta ha dicho que…
Interesante Ana, espero ansiosa la segunda parte....

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

Rostros conocidos en el parlamento