VOCACIÓN O SEDUCCIÓN

Experiencia de una familia cuya hija se hizo numeraria del "Opus Dei".

Esta chica se fue a un país extranjero para cursar estudios de la lengua de ese país. Se alojó en una residencia de estudiantes del "Opus Dei", una obra de la Iglesia de la que sus padres lo ignoraban todo.

Sus estudios tenían que durar por lo menos cuatro años.


Desde el principio la residencia, el ambiente cultivado, la caridad cristiana auténticamente vivida, la dedicación de los responsables y la generosidad de su vida enteramente entregada a Dios y al apostolado de la Obra.

Después de tres meses en la residencia la chica anuncia a la familia que se ha hecho "numeraria". Dice que ha descubieto su vocación. También lo dicen los responsables de la residencia y el sacerdote del "Opus Dei", su confesor.  Vocación o seducción, o contagio, eso se plantean los padres, a los que les parece muy frívolo por parte de las directoras de la residencia y del cura la decisión en tan poco tiempo de que se trata de una verdadera vocación, vocación además en una menor de edad.  Los padres se encuentran ante un hecho consumado

Los padres se inquietan y acuden a una residencia del Opus Dei cercana a su domicilio para hablar con la directora. Ésta les aclara:


- Que la numeraria sigue siendo laica.
- Que llevará una vida que no se diferencia en nada de todos los laicos, totalmente libre en su trabajo y en sus opciones políticas en tanto que no sean contrarias a la fe católica. Que no llevaría un hábito, más bien al contrario, tendrá la obligación de ser elegante y cuidada, y que los hombres numerarios pueden fumar. 
- Que la numeraria no se ha comprometido con promesa ni voto con la Obra, que se trata de un simple contrato por el cual la Obra se compromete a proporcionar a las numerarias el apoyo espiritual que necesitan, la formación doctrinal, las clases de doctrina y el apoyo de los sacerdotes de la Obra en su vida espiritual y en su apostolado. Gracias a todo ese apoyo las numerarias pueden comprometerse en una vida de celibato y a vivir si su trabajo se lo permite en una residencia del  "Opus Dei" y a utilizar todo su tiempo libre en las actividades de apostolado de la Obra.  
- Que si la numeraria se da cuenta de que se ha equivocado de vocación se puede ir de la Obra cuando lo desee, sin escrúpulo, puesto que no media más que un contrato laico entre la "Obra" y ella, pero que no hay votos ni promesas de carácter religioso.

- La directora insistió mucho en la gran libertad que reina en la Obra, se entra libremente, uno dedica libremente su tiempo  disponible al apostolado y a las actividades de la "Obra" y en nombre de esa libertad no se retiene nunca a los que se quieren ir. 

- Se pueden conservar los bienes personales y se entrega la parte del salario que su generosidad dicta a la numeraria.
-Como la numeraria dedica su vida a la Obra, si se pone enferma estará rodeada y cuidada. Los enfermos son objeto de una particular atención, de una predilección de la "Obra" lo mismo que las numerarias mayores. 

- Y para terminar la Obra goza de la protección directa del Papa.
Los padres se tranquilizaron con todas estas afirmaciones, y como por otra parte no había nada que las contradijera en los escritos del founder o en otros libros escritos por miembros del "Opus Dei" dejaron a su hija en la residencia, dando por sentado y acordando con ella que se quedaba allí hasta que terminara sus estudios.

Cuando se acercaba el final de los estudios los padres escribieron a su hija para proponerle que empezara a buscar un trabajo en su propio país, pues lo que había estudiado hacía difícil encontrar un trabajo en otro lugar. Como los padres tenían cargas familiares era importante para ellos que la joven pudiese autofinanciarse en cuanto terminara de estudiar.
La chica les contestó que como era de la Obra le parecia que el plan de Dios para ella sería lo que decidieran las directoras sobre el país en el que iba a vivir y su futuro trabajo.  Los padres se quedaron desagradablemente sorprendidos por este atentado a la libertad de trabajo proclamada por la Obra y los obstáculos que le ponían a su hija para trabajar donde encontrara un puesto, en unos tiempos en que las salidasd profesionales son difíciles y hay que ser rápido en contestar si te ofrecen un puesto.

Preocupados por esta primera falta a lo prometido, los padres escriben al responsable de la Obra en su país, para explicarle la situación de la familia, las dificultades de su hija para encontrar un empleo fuera de su país, y también el asunto de la seguridad pues la ciudad en la que vive y estudia su hija presenta un peligro potencial en caso de conflicto internacional. I
Los padres preguntan algo bien concreto: ¿En qué región de su país quiere la Obra que su hija busque trabajo?(¡QUÉ INGENUIDAD SUPINA!)

 Tras cuatro semanas de espera  llega al fin la respuesta: "Gracias por su confianza, haré todo lo posible para que las cosas se resuelvan de la manera más satisfactoria para si hija."

Pero 5 días antes la hija les había anunciado por carta que el "Padre" de la Obra (actualmente Monseñor Alvaro. sucesor del Fundador) le pide que se vaya a un país todavía más lejano para continuar sus estudios y así recristianizar el ambiente universitario que ha perdido la espiritualidad.  Añade que acepta "darle gusto al Padre" y reza para que sus padres asuman un año más de estudio, y después espera encontrar trabajo y asegurarse así la subsistencia.

Pero se da la circunstancia que la chica no conoce el idioma de ese tercer país. Empezó a aprenderlo pero se trata de una lengua poco extendida, que no le servirá para nada en su carrera.  Además no conoce ni las leyes ni las costumbres de ese país en total decadencia moral, mientras que ella ha vivido en un ambiente muy protegido, primero en su familia después en la Residencia del "Opus Dei". Dado que los estudiantes no tienen derecho a trabajar no podrá trabajar más que de forma clandestina, con todos los riesgos que esto comporta.  Además corre el riesgo de agotarse y perder la salud para intentar vencer el obstáculo del idioma, estudiar y trabajar "en negro" y participar en las actividades de la Residencia del  "Opus Dei" implantatdo en la la capital. Los padres piensan que su hija está en peligro: los riesgos para su salud de los que ya ha dado síntomas y sobre todo constantan la   despersonalización  que ha transformado su carácter y le hace imposible oponer la mínima objeción al proyecto ilógico que le proponen, tanto más cuanto sabe que su familia no puede apoyarle económicamente. Los padres angustiados se preguntan di esta propuesta del Opus no tiene como objeto alejar a su hija de la familia.

En ese momento la familia lee el estudio  "El Opus Dei explicado en sus textos y los documentos romanos" (dossier n°1 anexo), y accedió a los artículos de las  Constituciones y de los Estatutos de la Obra.
A la luz de esos documentos,descubren que las informaciones que les dieron en la Residencia en la que preguntaron cuando su hija les dijo que se había hecho numeraria, son en gran parte falsas y además aprenden con engado que la práctica de la desinformación es general y sistemática, tanto en lo que dicen como en lo que escribrn los miembros del  "Opus Dei",
Si lo hubieran sabido a tiempo no habrían dejado a su hija vivir durante sus estudios en esa residencia. Les parece que han sido gravemente dañados :

- Oficialmente la numeraria es laica pero de hecho tiene que pronunciar sobre el evangelio los tres votos religiosos de castidad, pobreza y obediencia y la dirección superior de la Obra compuesta por religiosos (Sic) (ver las Constituciones Ch. IV, p. 41 et siguientes y dossier n° 1).
- Libertad de trabajo : El caso que relatamos es la demostración de que no no existe de hecho (ver también Constitución p.45 n°58 3°).
- Votos y promesas - (Constituciones p. 43, n°53, 56, que estipulan que las numerarias neo pueden ser desligadas de sus votos más que por  "el Padre" o la Santa Sede).
- Libertad - Evidentemente las promesas se hacen  libremente si hacemos abstracción del adoctrinamiento que ha sufrido la postulanta durante los  5 años anteriores a los votos definitivos.  En virtud de ese voto de obediencia que prohibe hasta la murmuración (Constituciones p.45, 58 2°) la numeraria de hecho ha alienado toda su libertad, también su personalidad. Para laicos que tienen que defenderse en el mundo en su profesión que les asegura su subsistencia está promesa es una insensatez.

- Bienes personales - Las constituciones reconocen el derecho de las numerarias a conservar sus bienes patrimoniales  (p. 85 n.162-1 Cons.) pero todos los bienes adquiridos por el trabajo pertenecen a la "Obra". La numeraria tiene que hacer  un testamento antes de su compromisio  definitivo de sus bienes presentes y pour ses biens présents et futuros (Constitutiones p.45 n°59). En la prática, se le sugiere que haga su testamento en favor de la Obra. En virtud del voto de obediencia y a menudo cogida de improvisto la numeraria firma un formulario por el que abandona a la "Obra" sus bienes presentes y futuros.Así cuando los padres mueran la Obra sustituye a la numeraria. Hay testimoios dignos de confianza que muestran el grave daño que se ha hecho a las familias por este procedimiento. 
- En cuanto a los enfermos, la familia de esta chica ha escuchado testimonios de numerarias que enfermaron y a las que se pidió con amabilidad pero con firmeza que dejaran la Obra. Esta familia está muy extrañada de que en las numerosas residencias de la Obra que ha visitado no haya numerarias mayores. Sólo chicas de entre 20 y 30 años, a parte de algunas directoras que rondan los 40. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Ay, los muertos!

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/06/21/57682c3ee2704e77068b456c.html

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA