POLEMICAS "OPUSINOFRANQUISTAS"

De este artículo destaco la duplicidad institucional revelada por un ex director "regional",  directivo alto standing por tanto. El gran jefe opus destierra a un cura "histórico" y "confundador" a Méjico y tenemos por una parte lo que le dice a la cara que traduzco, "eres genial ve y dales ejemplo", y en sobre aparte "atádmelo corto y bajadle los humos de la cofundación".


Al final vienen como siempre las generalizaciones  en todos los que han escrito sobre la cuestión "florentina" para diluir lo mal que queda todo el mundo, el escritor, el jefe, el desterrado y la divina obra en general. "Todos necesitamos la misericordia divina". Qué harta estoy de los "despejes a corner" y qué típica, clásica y repetitiva es esta actitud dentro, fuera y alrededor de todo lo escrivariano. Cuando uno se topa con la verdad, "despejemos por elevación".



 Me encantan las polémicas que de vez en cuando genero, para despertar conciencias que nos dormimos en los laureles.

Hermanos gemelos.- Ana Azanza

Ana Azanza :
Hola:
A propósito de las investigaciones sobre la correspondencia y el trato Franco – Escrivá del que se hace eco Simplicio.
Tienen difícil la ocultación de la verdad en este caso. Francamente y valga la redundancia cuanto más pienso en ello, más convencida estoy de que eran hermanos gemelos. El uno en cura y el otro en militar tenían exactamente la misma mentalidad. Una mentalidad que ha sido nefasta para España, la alianza de la milicia con el clero nos ha traído muchos sinsabores a los españolitos de ayer y de hoy. Ambos personajes son dos prototipos de lo peor que ha dado de sí nuestro país, más nos hubiera valido que se hubieran quedado en un rincón con sus excesos clericales, fascistas y dictatoriales como ha ocurrido en otros países cercanos...
Hay razones de peso que avalan lo que digo. En la primera hora de la dictadura de Franco, años cuarenta, el numerario Rafael Calvo Serer, de rancia estirpe escrivariana, conoció al santo founder antes de la guerra, se hizo el adalid de las esencias del régimen franquista recién instalado en España sobre las cenizas de la guerra incivil y las montañas de cadáveres generados durante y después del conflicto.
Calvo Serer, uno de los primeros y distinguidos seguidores de Escrivá, también se distinguió por repartir "certificados" de "buena conducta" en los tiempos más duros del franquismo. Lo hizo en dos momentos clave: cuando intervino en polémica pública con otro intelectual falangista pero de "izquierdas", Pedro Laín Entralgo, y cuando intervino en el rechazo de la que la cátedra de Ortega se la dieran a Julián Marías. Pedro Laín cometió el pecado de escribir "España como problema". Raudo y veloz salió Calvo Serer a replicar que España de problema nada, y que sugerirlo era poco menos que rozar el pecado de "lesa majestad", siendo majestad en este caso el Generalísimo y Caudillo Francisco Franco Bahamonde.
Escribí sobre el tema tiempo ha.

Podrían pensarse que son polémicas intelectuales alejadas de nuestros intereses. O que Calvo evolucionó. Evolucionó pero siempre en la línea del sol que más calienta, hasta exiliarse en los años 70.
Por si acaso no está suficientemente claro que Franco y Escrivá, Escrivá y Franco son tal para cual tengo otro documento y creo que bastante convincente. Si aparecen las cartas como si se han apresurado a quemar la correspondencia entre "El hombre de Villa Tevere" y "El hombre del Pardo", da igual si se hablaban todos los sábados o uno de cada dos.
En este caso me guio por el dicho evangélico "por sus frutos los conoceréis".
Me ha llamado la atención un documental catalán titulado "Los internados del miedo" que se puede ver en You Tube.

Al principio está en catalán y hay que leer subtitulado si no se entiende bien. Merece la pena el esfuerzo. Yo animaría a todos los ex numes y ex agre y ex super a sentarse delante de la pantalla del ordenador y coger papel y lápiz para el juego no de las diferencias sino de los "parecidos". No seréis defraudados. El documental trata de los niños que durante el franquismo eran acogidos bajo tutela del Estado por los motivos más peregrinos. Si te quedas niño huérfano de padre y madre sin parientes es lógico en cualquier régimen político que el Estado se ocupe de tí, no es tan lógico que lo haga si eres hijo de madre soltera o de represaliado o de padres separados o "sepa Dios", como dicen por aquí.

El documental se me ha quedado incrustado en la retina por varios motivos. Lo he visto con alumnos, pues considero que la historia de esos niños maltratados que "sobrevivieron" a las vejaciones y las ganas de suicidarse, es la verdadera historia de nuestro país. Son los hechos que debemos conocer para reflexionar sobre ellos, y darnos cuenta de la ignominia que significa que NADIE haya pagado ni haya sido condenado por las vejaciones y abusos que se inflingió con el aval del Estado a niños indefensos. Que no se haya investigado de "oficio" y que es probable que alguno haya muero en olor de santidad.
El Estado franquista puso en marcha esos hogares de auxilio social: los capellanes, las monjas, las "señoritas de falange" eran el brazo ejecutor del trato que oficialmente se estimaba debían recibir los "hijos del pecado".

Abundan las similitudes: trabajo esclavo de niños, clasismo "bestial" dentro de los internados, uso espúreo de la medicina y de la psiquiatría, personas intocables por su cargo y posición, humillaciones gratuitas, culpabilización de los pequeños, uso de la fe a conveniencia del poder, desapariciones de compañeros sin explicación.... son tantos los parecidos que yo al menos he acabado pensando que aquellos internados eran una especie de "Opus para pobres".
Por otra parte se da la circunstancia de que mi madre trabajó antes de casarse en uno de ellos y una prima de sus primas ejerció de directora en la misma institución. De niña le hacíamos visitas frecuentes y efectivamente, cuando más tarde conocí el Opus había muchas cosas de la puesta en escena opusina que me recordaban al Hogar de Auxilio Social. Por ejemplo la diferencia entre las "señoritas" y las "criadas, planchadoras, cocineras, limpiadoras" siempre de uniforme y siempre en actitud servil que parecía que estábamos en la época feudal. Se puede limpiar, planchar, cocinar sin servilismo, es lo que hay en tantas residencias de estudiantes o de otro tipo no Opus, pero tanto en el Estado franquista, representado por esos internados, como en el escrivariano, los de abajo han de "prosternarse" ante los de arriba. Así que a efectos parecidos se me ocurre que parecidas causas.
Ese documental sirve para explicar muchas cosas que nos hicieron y que aguantamos en virtud de la fe, la autoridad de la iglesia y la obediencia a nuestros mayores. Ignorábamos que algunas de esas acciones eran delitos. Como la violación de la correspondencia.

El documental es de una gran ayuda para explicarse ciertas cosas. Mientras esperamos que algún día se haga el reportaje español sobre la vida interna de las numerarias del opus dei, tendremos que conformarnos con este aperitivo, merece la pena darle "recorrido".

Evidentemente los niños ex opus éramos de "buena familia", los niños de auxilio social no lo eran, y el "tono humano" de la familia escrivariana no se puede ni comparar con la sordidez de algunas conductas descritas en el documental. Pero a fin de cuentas si te están maltratando, llamándote pecadora cuando eres inocente e incitándote a la desesperación por un tipo de vida y exigencias inhumanas, da lo mismo que se haga con guante blanco o con guante negro. Si no las necesito me da lo mismo que me recete unas pastillas antidepresión un médico de pago, super chic de la calle Serrano que me las recete un médico de la seguridad social. O que el electroshock a la "rebelde" lo prescriba Aquilino que el psiquiatra de guardia en Ciempozuelos, uno forma parte y de acuerdo con la persona que lleva mi dirección espiritual y el otro sin más, porque has desobedecido a la monja de turno. Todo son el mismo tipo de injusticia y maltrato.

Así que vuelvo al principio, aunque Franco y Escrivá no se hablaran o hayan borrado las huellas de que lo hacían con frecuencia, lo fundamental es que estaban en la misma longitud de onda: ejercicio indiscriminado del poder en particular con los más débiles y necesitados de cariño. Dos figuras históricas consideradas providenciales por sus seguidores y "supporters": el uno salvó a España del comunismo y el otro salvó a la iglesia católica de la "perdición moderna". Vaya pareja.
Por sus frutos los conoceréis.
Por otra parte lamento profundamente que Isabel Caballero, la que denunció los encierros prescritos por Enrique Rojas de su persona no haya vivido para ver esto. Todo encaja, como las piezas de un puzzle y las calamidades que tanto ella como yo como otras muchas personas hemos vivido a manos de médicos Opus e incluso de "familiares" Opus eran moneda si no corriente si frecuente y bien vista en el "régimen anterior".
Ana AzanzaPublicado el Viernes, 17 junio 2016

 
curial :

Discrepo un poco de Ana Azanza cuando suele encadenar temas variopintos del franquismo o la historia española con el Opus, como por ejemplo los internados del "Auxilio Social".
Yo veo estas analogías y comparaciones como métodos auxiliares, tal vez fecundos, pero que se han de subordinar a la vía de la argumentación y al estudio de fuentes. "Comparaison n'est pas raison", o sea una comparación no llega a ser del todo un razonamiento, como reza una máxima francesa, que seguramente no le es desconocida.
Yo, por ejemplo, encuentro que el tema de los orfanatos franquistas es algo tangencial con el Opus y no me gusta ceder al llamado "demonio de la analogía", cargando al Opus de más "muertos" de los que ya tiene.
Curial
Publicado el Lunes, 20 junio 2016

 

Opuslibros - Franco y Escriba.


Quisiera aplaudir el último escrito de Ana Azanza, “Hermanos gemelos”, sobre las relaciones Franco / Escriba (17/06/16).
Quisiera tener el desparpajo y la soltura para decir las verdades que ella dice, sin despeinarse. Quien dice la verdad, ni peca ni miente. Por cierto, Ana: si te ha "gustado" el documental sobre el Auxilio Social te recomiendo la serie de comic "Paracuellos" (editorial Glenant) de Carlos Giménez, quien "se alojó" allí durante años...
Supongo que habrá quienes se escandalicen de la crudeza del lenguaje de Ana o les parezca extremista. Incluso habrá quien diga que el torvo mundo del Auxilio Social franquista no tiene que ver nada con el Opus Dei.
En España estamos acostumbrados a "no reabrir las viejas heridas" o "dejar tranquilos a los muertos". Es interesante que se diga eso. Ahora pregunto yo: ¿Qué nos parece que en Rusia se siga pensando que Stalin fue un gran hombre? ¿Que su figura en Georgia sea intocable? ¿Que haya rusos que añoren a Breznev y le hayan puesto una placa en Moscú hace poco? ¿O que en China no consigan sacudirse la sombra de Mao ni se pueda hablar de Tiananmen? Aquí pasa algo parecido.
Muchos de los que escribimos en OpusLibros somos hijos de familias de clase media, gente respetuosa, conservadora y defensora del orden social. Muchas veces nuestras familias nos ocultaron lo que en realidad había en España cuando éramos pequeños. A mí personalmente, me llevó muchos años quitarme la venda del conservadurismo sociológico, de la cristiandad impuesta. Cuando te vas enterando de lo que sufrió mucha gente, te das cuenta de la verdad del verdadero régimen que gobernó España durante cuarenta años con puño de hierro, y de los acólitos que lo sostenían, manejaban y aplaudían. Entre ellos el Opus Dei.
Por mucho que lo intente, el Opus Dei no puede negar que su fundador dio ejercicios espirituales a Franco, que se llevaban a partir un piñón, que lo aplaudió, defendió y proporcionó apoyo moral, fundamento religioso e intelectual. Opuslibros ha desvelado los afanes de Escriba por hacerse nombrar obispo haciendo gala de sus contactos en la cúpula del aparato estatal franquista, ha mostrado los parabienes de todo tipo que los jerarcas del Opus Dei enviaban a Franco y su régimen. Ojo: Escriba no hizo nada que no hiciera la iglesia católica de su tiempo. Fue uno más, destacado si se quiere, pero nada extraordinario.
La memoria de los que sufren, de las víctimas es esencial para la vida social sana. No se puede construir un país decente excluyendo su recuerdo. Lo que sucedió en el Auxilio Social: niños maltratados, abusados psicológica, física y sexualmente, niños robados, mujeres con vidas destrozadas lo hizo el franquismo, con toda la caterva que lo apoyaba. El crimen: ser pobre, estar desvalido, ser distinto, ser rojo, tener sexo fuera del matrimonio.
Tengo un amigo fraile que en los años 60 - 70 se puso a sacar a los chavales de los orfanatos y correccionales y llevarlos a pisos de acogida, para darles educación y sobre todo cariño y una vida mejor. Las historias de los sufrimientos de esos chicos eran para no dormir. Por no hablar de los  empleados criminales que extorsionaban a las madres de los chavales, incluso con relaciones sexuales, para poder ver a sus hijos. Y eso que eran ya los años del tardo franquismo en el norte de España, donde las cosas no estaban tan rematadamente mal como en otros sitios.  
Si, el Opus dio respaldo ideológico y vitola de normalidad a esa realidad. Quizás no tenga que ver, pero también se le ha relacionado con pisos donde las chicas "bien" iban a dar a luz para deshacerse de un hijo no deseado, mientras que las chicas "mal" se pagaban la estancia haciendo de sirvientas. Por cierto, ¿quién se embolsaba los beneficios del dinero que pagaban los padres bien? Porque se pagaba y se cobraba por todo, incluyendo el cobro por los niños a los padres que los recibían.
A veces gente con buena intención desde el Opus escribe a OpusLibros pidiendo que se "perdone" "que no se viva en el pasado" o pidiendo comprensión por "casos aislados relacionados con personas concretas"... Cuando se pide a las víctimas que perdonen, sin pedirles perdón, sin reconocer el daño causado, es que no se ha entendido nada o que no se quiere entender. O que se prefiere que se callen sin más.
Todos los que piden olvido de las realidades desagradables debieran hacerse esa pregunta: ¿Qué pensarías tú si tu hijo viviera esa realidad? ¿Si hubiera sido maltratado sin piedad? Olvidarías, pedirías perdón...
Que Dios os guarde
Ramón
Publicado el Miércoles, 22 junio 2016

opuslibros.org

 Comparo, argumento, cito fuentes.

Ana Azanza :
Me molesto en contestar,
no digo que el Opus sea responsable de las vejaciones en los "hogares de Auxilio Social", digo que el trato que allí se dispensaba y mucho del ambiente clasista, fascista, uso político de la religión y uso espúreo de la medicina me han recordado y confirmado en una intuición previa de que los parecidos entre comportamientos "educativos" en la España franquista y comportamientos "represivos" en el Opus eran reseñables.
Hablo desde lo que he vivido y lo que he leído y lo que me han contado otras personas que sin ser Opus han padecido tratamientos Opus. Y en el caso que nos ocupa todo encaja.
Vayamos a uno de los porqués de mi escrito  Hermanos Gemelos...
Cuando era nume con casi 20 años dentro y un buen día se descuelga la directora con un "tienes que ir al psiquiatra" aquello me sonó a que la que tenía que ir al psiquiatra era ella: ¿a santo de qué tenia yo que ir al psi? esa fue mi primera experiencia surrealista. Luego la contrasté con otras personas que han escrito en opuslibros, por ejemplo Carmen Charo. Y tantos otros que han hablado de "pastillas para perseverar". Más tarde conocí a Isabel Caballero que pasó los últimos 15 años de su vida intentando que se hiciera justicia por los "malos tratos" que recibió,   a saber, prescripción de internamiento psiquiátrico sin ser ni siquiera ser paciente de Rojas mediando providencia de juzgado y policía en su casa.
En el documental al que me refiero resulta que entre otras lindezas del régimen franquista hay ciudadanas españolas de carne y hueso, con nombre y apellidos que dan la cara explicando que a ellas también se les prescribían "corrientes por desobedecer a la monja" y otra mujer Consuelo García del Cid que asegura haber sido "inyectada" para ser dormida y trasladada contra su voluntad a un "reformatorio" llevado por unas monjas, donde qué casualidad, otra coincidencia con el Opus, trabajó sin cobrar ni cotizar siendo menor de edad.

Puede que tu no hayas vivido estas miserias, yo sí las he vivido. Y desde el primer momento en qué comencé a despertar del sueño escrivariano no he parado de preguntarme cómo fue posible, cómo es que te pueden llevar a un médico que no necesitas, cómo puede ser que se receten medicinas innecesarias pero prescritas "desde detrás" del médico, cómo pudo ser que mi madre aceptara que su hija menor adolescente trabajara  en Administraciones  sin recibir ni un duro...etc, etc, etc.

Añado que mis experiencias surrealistas con la "psi" utilizada para quitar de en medio personas que resultan molestas al poder no se circunscriben al Opus. Hay más de fuera de Opus, lo que me reafirma en lo que digo de la envidiable atmósfera que disfrutamos o hemos disfrutado en España donde por un sí o por un no tu madre, tu padre, tu hermano, tu marido podían acudir a estos facultativos solicitando "ayuda" y consiguiéndola.
Cuando salimos del Opus nos sentimos extraterrestres, contando cosas que despiertan la incredulidad de nuestros conocidos " te lo estás inventando", y efectivamente, si no lo hubiera padecido no me lo podría creer.

Pero el afán de comprender me ha llevado a largas lecturas y a la reflexión, y  creo que me voy situando en el país en el que he nacido y en el momento en el que lo he hecho. Lo cual me serena y tranquiliza, puesto que observo y cualquiera que se ponga a bucear en historia contemporánea de España lo puede hacer igual, que los padecimientos Opus no se diferenciaban tanto de los padecimientos de otras personas españolas que no estaban en el Opus pero sí en instituciones estatales o eclesiásticas.

En mi caso la lectura de la historia de España me ha hecho comprender que el Opus es una planta muy de "aquí", muy de la época franquista que es cuando arraiga, florece, se extiende por todas las capas sociales y se introduce en todos los centros de poder españoles. Opus está hasta en la sopa en España. Pero no me quiero desviar del tema.

Los que fuimos numes nos empapamos del carácter divino, sagrado e inspirado por el Espíritu Santo de absolutamente todo: desde la misa en latín a las 7.30 am hasta los Crespillos del Viernes de Dolores.
Intento estudiar para "desacralizar", y no, los estornudos de Escrivá no eran estornudos santos. Muchas de las normas que impuso las copió de otras órdenes religiosas y muchas de las disposiciones de gobierno, como la de usar a los médicos "de casa" para "aplacar rebeldes" y meter jeringazos o empastillamientos, son propias de regímenes totalmente totalitarios o casi totalitarios. El  régimen de su amigo el Caudillo por ejemplo.

Pero no me extraña nada tu reacción. Cuando salió mi autobiografía y conté lo del envío del que fui objeto a un "psi" de Granada, personas muy cultas de España, profes de la uni, se llevaron las manos a la cabeza y comentaron: "¡Vaya, en el Opus hacen como en la Unión Soviética!", ninguno dijo. "¡Vaya en el Opus hacen como en la España de Franco!"

Es terrible la ignorancia de los españoles sobre nuestro propio pasado que es nuestro presente. Cuando las cuentas no están claras, los fantasmas "comunitarios" siempre vuelven.
"Mal de muchos consuelo de tontos", dicen, pero en realidad  todas mis descubrimientos sobre mi propio país me reafirman que el Opus de divinamente inspirado nada, si acaso diabólicamente inspirado, y sin lugar a dudas "hispánicamente" inspirado y "fascistamente" inspirado.

Por otra parte este hecho contrastable en las fuentes (libros de historia y testimonios de los que lo han padecido) de los paralelismos y parecidos opusinos con ciertas prácticas represivas en España hasta ayer mismo, es lo que los historiadores oficiales opus que haríamos bien en llamarles lo que son "propagandistas Opus" intentan emborronar. Y se ponen a contar las veces que el barbastrense se entrevistó con Franco, como si esa lista de citas fuera una página del evangelio más. Intentan por todos los medios desligarse del dictador y de la dictadura.
Les supone un problema, ya Estruch en "Santos y pillos" se dio cuenta de ello, de los giros, vueltas y revueltas para disimular la verdad, que estuvieron al lado del Caudillo desde la primera hora y como el que más.
Como ex nume lectora voraz de "Noticias" añado a Estruch:
Escrivá no se confundió de bando desde "los días de la guerra en Burgos" 1937, siguiendo por la tesis patriótica de Derecho de 1939, continuando por el apoyo al incipiente Opus del cardenal franquista Eijo y Garay y del monje más franquista todavía Fray Justo Pérez de Urbel, más la "opusocupación" del CSIC sobre las ruinas de la ILE de donde salieron tantas y tan valiosas vocaciones: Panikker, Carmen Tapia, Maria Luisa Moreno de Vega... etc, etc.  Usufructuarios de la victoria de 1939 a carta cabal. Ahora quieren disimular, en especial mediando biógrafos alemanes de Escrivá o de cualquier otra nacionalidad que no sea la española.

Pero también nuestra tontería y estupidez que ha sido sideral tiene un límite. Quien quiere informarse y buscar puede hacerlo.

Habría mucho que decir sobre las pinceladas que da Simplicio en referencia a la presentación de obispos, fue abolida por Juan Carlos I rey de España me parece que en 1976. También investigué sobre el anticlericalismo de derechas, las movidas con el Vaticano de Sánchez Bella opusino embajador mientras Castiella era ministro de Exteriores. Recomiendo a Simplicio si quiere y le interesa que se lea ese post de mi blog para completar el cuadro de lo que decía el ministro que decía Escrivá y con qué fundamento podía decirlo.

Que los curas no se metan en política y que la iglesia no se meta en política.... "Jesús por Dios lo que hay que oír" y lo dejo aquí que esto ha salido muy largo. También escribí sobre el tema.

Política eclesial:
Recuerdo las "movidas" vaticanas del Opus para desautorizar las "modernidades" de los curas y obispos españoles que se atrevieron a salirse del nacionalcatolicismo pidiendo perdón por la connivencia de la iglesia española con el Generalísimo. Véanse los envíos "Servir a la Iglesia como quiere ser servida".
Feliciano Blázquez, Guy Hermet, el cardenal Tarancón han sido algunas de las provechosas lecturas en las que me he inspirado y que ahora recuerdo. Hay mucho más: últimamente he descubierto a Angel Viñas, no tanto en relación con la iglesia, sino con República, Guerra civil, franquismo. Por no olvidar al inefable Gregorio Morán.
No se meten en política, no necesitan "meterse en política", en realidad no hacen otra cosa más que política. La que vemos y es patente y la que más les gusta, por detrás del escenario, en las sombras, como me dijo alguien de fuste en cierta ocasión.
Ana AzanzaPublicado el Miércoles, 22 junio 2016


opuslibros.org

Opuslibros - De acuerdo con Curial.

Siendo discrepar de las comparaciones de Ana Azanza, tan habituales. Esencialmente, discrepo porque desvirtúan el carácter, naturaleza o índole de las críticas a que se ha hecho merecido acreedor el Opus, y de las que esta web da testimonio continuamente. Estas críticas se centran en su praxis religiosa y praxis en general y en cómo afecta ésta a la vida de las personas en el ámbito fundamental de su derecho a la libertad en todas sus acepciones y adjetivaciones.
Si el Opus fuera un grupo de presión político que persigue el poder, incluso un grupo de presión que busca objetivos más concretos, como la independencia catalana, si ésta es su definición, se desenfoca completamente el problema que se debate en estas páginas: cómo una institución que busca la santificación de sus miembros, el objetivo vital para un creyente, es capaz de generar tanto desengaño, sufrimiento y , a la vez, tantos ateos y descreídos. Cómo una institución que predica que es capaz con su método infalible de santificar a las personas es capaz de generar tantas personas que abandonan cualquier práctica religiosa. Ante este decalaje esencial y existencial (y hemos leído testimonios de personas desgarradores), la definición del Opus como grupo de presión política es banal. Se banaliza el mal cuando se les dice que les engañaron, no porque su búsqueda de la santidad no se correspondía con lo que vivieron dentro, sino porque en realidad la finalidad de la institución era otra. Es mucho más grave lo primero que lo segundo, la realidad que la fantasía. Como escribió Curial: no hay que cargar al Opus más “muertos” de los que ya tiene. 
No comparo a Escrivá con Franco (“Hermanos gemelos”), ni siquiera en las cartas que aquí se han publicado. Si objetivo fundacional del Opus era la cristianización desde las élites y la ocupación de cargos en la Administración, siendo el régimen vigente el franquista lógico es el acercamiento del mismo al dictador Franco, como lo hubiera sido a cualquier otro dirigente que hubiera y ha seguido así hasta el presente. Escrivá no ha dejado pruebas de ser más franquista que el resto del clero. La Iglesia española, con excepciones como Vidal i Barraquer y Mugica, sacralizó la guerra civil – la cruzada - y el régimen subsiguiente (Carta colectiva de los obispos de 1937). También es cierto, que la Iglesia sufrió una persecución bien conocida durante la República y la guerra civil. En este contexto histórico, no encuentro manifestaciones de Escrivá más entusiastas que el resto del clero, si bien es cierto que sus escritos espirituales están imbuidos de expresiones bélicas propias de la época. Ni siquiera en la felicitación a Franco por la declaración del Estado confesional de la Ley de Principios Fundamentales del Movimiento (1958), aquí publicada. 
Lo singular de Escrivá y de sus seguidores es el intento de presentar una realidad alternativa (al contrario que la Iglesia oficial , que reconoció con Tarancón su pasado franquista ) por la vía de presentar a Escrivá como poco menos que un indiferente político, o incluso un antifranquista.
La cristianización “desde arriba” no es ninguna singularidad escrivariana. La cristianización comprende la conversión del mismo en religión oficial, desde Constantino, Teodosio y la conversión de reyes y príncipes posterior al catolicismo. 
Lo mismo que digo del símil con el general Franco puedo afirmar con las comparaciones con los orfanatos de Auxilio Social. Si de represión se trata (según Ana Azanza), podemos hacer analogías hasta la Prehistoria.
Mucho más histórica (e interesante) es la aportación de Pinsapo sobre el antecedente de la “Santa Escuela de Cristo”, del siglo XVII. He ahí la paradoja: el mismo día en que Azanza insiste en sus analogías franquistas por el lado político, otro colaborador de esta web la desdice con una analogía en el ámbito estrictamente religioso, con un estudio rigurosamente histórico citando fuentes.
El franquismo como régimen cerrado facilitó los propósitos del Opus de alcanzar las élites sociales y políticas. Pero también lo ha hecho en regímenes teóricamente abiertos como el presente, que tiene muchos cauces de ascenso al margen del mérito (en realidad, esos son los cauces). Sobre los políticos actuales del Opus, me basta citar al ministro Fernández Diaz, Martínez Pujalte, Trillo, Cotino, Pedroche, y tantos otros, y en otras formaciones políticas. No voy a reseñar las hazañas de estos individuos tan glosadas por la prensa, y tan poco cristianas. Aquí sí cabe una comparación: los de antes, los del Opus del franquismo, tenían infinitamente más categoría que estos. Quepa solamente citar a Mariano Rubio, Alberto Ullastres o Laureano López Rodó. Estos últimos fueron en términos generales buenos para el país, comparativamente a los azules eran casi liberales y parecían perseguir el bien público. Los actuales son mediocres que solamente buscan su medro personal o el de su partido y muy dañinos. Habría que pedir al Opus que sea más selectivo con su personal por el bien del país. O que a ejemplares como los citados más arriba les aconseje no dedicarse a la política a través de su dirección espiritual. Piense el Opus que estos sujetos también dañan su imagen.
JaraySedalPublicado el Viernes, 24 junio 2016

 
opuslibros.org

Opuslibros - El purgante contra la impunidad.

Los temas que tocaron Ana Azanza y Ramón el 22 de junio coinciden con una conversación que he mantenido con un buen amigo, que precisamente comenzó a propósito del video “Los internados del miedo”, que recomendó ella. Me ha encantado lo que dicen los dos y quisiera hacer una modesta contribución a sus brillantes escritos, pero antes que nada, recomendar vivamente que lo vean. Me costó dormir y no podía sacarme de la cabeza aquellos testimonios espantosos, pero hay que verlo... .
Le quiero sacar punta a esta frase de Ana: “En mi caso la lectura de la historia de España me ha hecho comprender que el Opus es una planta muy de "aquí", muy de la época franquista que es cuando arraiga, florece, se extiende por todas las capas sociales y se introduce en todos los centros de poder españoles. Opus está hasta en la sopa en España.” 
Eso que comprende Ana también lo he comprendido yo. Esa puede ser una de las explicaciones sobre la débil expansión del lado oscuro en Francia, Irlanda, Austria o Italia, tan católicas como España y en las que la penetración del opus no fue ni sombra de los éxitos conseguidos en la tierra de Escribá. Ni de lejos. Seguramente existen otros motivos complejos que se entrecruzan, pero tengo muy claro que el oprobioso ambiente de la dictadura franquista fue una exclusividad hispana que propició que entre los años 60 y los 80 el lado oscuro se reprodujera como las moscas en un basurero. 
Es curioso que la expansión más importante del lado oscuro solo haya sucedido en otros dos países además de España: México y Argentina. No los conozco lo suficiente como para hacer paralelismos en la línea que señalan Ana y Ramón, pero intuyo que los debe haber, a lo mejor algunos amigos argentinos y mexicanos se animan a hacerlo.
El recuerdo de los crímenes fascistas y franquistas muchas veces no es bien recibido. Es cansino se dice. Seguramente lo es. Es absurdo escarbar en recuerdos, se repite, que solo traen memorias amargas. Se corre el peligro, dicen, de buscar el revanchismo y odio. No tiene sentido escarbar para sacar unos huesos… Y ahora conecto con Ramón: “La memoria de los que sufren, de las víctimas es esencial para la vida social sana. No se puede construir un país decente excluyendo su recuerdo. Lo que sucedió en el Auxilio Social: niños maltratados, abusados psicológica, física y sexualmente, niños robados, mujeres con vidas destrozadas lo hizo el franquismo, con toda la caterva que lo apoyaba. El crimen: ser pobre, estar desvalido, ser distinto, ser rojo, tener sexo fuera del matrimonio.” 
Estoy irrestrictamente de acuerdo contigo. Es necesario el recuerdo de esas víctimas, aunque estén muertas y ya no podamos hacer nada por REPARAR el daño hecho a centenares de miles de víctimas. Lo que sucedió, sin embargo, con el fascismo español es peor que el crimen cometido contra cientos de miles de personas. Es peor porque quedó impune, y dio paso a una cultura de impunidad. Los crímenes que se cometieron para aterrorizar a la mayoría de la población trabajadora son horripilantes. Los asesinatos políticos del franquismo superaron en mucho a los del fascismo italiano contra sus opositores antifascistas, hay referencias de que el propio Goebbels visitando España reconoció que el nivel de represión era muy superior y mucho más brutal que el que ejercieron los nazis contra los alemanes socialistas o comunistas. Recomiendo la lectura de “La política de la venganza” de Paul Preston, y también “La justicia de Queipo” de Francisco Espinosa Maestre y prólogo de Paul Preston. 
Todos esos crímenes quedaron impunes. Y enfermaron a España con una cultura de impunidad en donde el poderoso hace lo que le da la gana y no pasa nada, porque los descendientes biológicos y culturales de los golpistas criminales del 36 siguen aquí y se saben impunes tras una Transición que más que a la democracia fue Transición a la impunidad definitiva.
Eso explica que un partido que ha batido todos los records imaginables de corrupción siga estando en el poder sin la menor capacidad de vergüenza. Eso explica que cerca de un 30% de votantes según las encuestas les vayan a volver a votar este domingo. Eso explica que mientan con el mayor descaro, porque vienen de un convencimiento absoluto de impunidad, convencimiento avalado por los hechos. Las cosas que pasan en España son una vergüenza inimaginable en una democracia respetable. El partido de gobierno está enfrentando una acusación de usar dinero negro y no pasa nada, cuando en cualquier otro país honrado ese partido estaría ya disuelto judicialmente. Obviamente el lado oscuro está perfectamente integrado en esa cultura de impunidad con descaro total. En estos días han salido a la luz grabaciones de una conversación del Ministro del Interior español. Por muchísimo menos de lo que se descubre en esas grabaciones Nixon tuvo que abandonar deshonrosamente la presidencia de los USA. Sin embargo, el ministro no dimite, se queja de que le hayan grabado y se lanzan amenazas contra el medio periodístico que ha publicado la noticia. ¿Se queda dormido este hombre en las charlas sobre la santificación del trabajo? Os recuerdo a nuestro viejo amigo Káiser. Están por encima de todo. No dan cuentas de nada. Se saben impunes también, porque son parte del mismo sistema de impunidad desde el franquismo. Es lo que con toda razón dicen Ana y Ramón. 
No es un tema de venganza o de revancha. Es reparación en el más estricto sentido del término. Cuando alguien ha estado comiendo un alimento tóxico, lo de menos es que se haga justicia, revancha o indemnización. Lo que necesita urgentemente ese alguien es que lo desintoxiquen, que le devuelvan la salud. Pues es lo mismo, la impunidad ha intoxicado a España entera. Si no se desintoxica seguirá enferma. Mientras no se desintoxique seguirá la corrupción, porque no cuesta nada, porque son impunes desde el 18 de julio de 1936. Para España ver “Los internados del miedo”, desenterrar fosas comunes, reescribir la historia para que se sepa toda la verdad, y que se hagan las reparaciones que dicte la justicia y el sentido común, es como tomar un purgante. Muy desagradable, provoca vómitos y diarreas impetuosas, pero es la única forma de expulsar ese veneno que tiene a España enferma desde hace ochenta años. Cuando todas esas toxinas hayan salido del cuerpo social se podrá funcionar mucho mejor.
Un gran abrazo de Dionisio, el AreopagitaPublicado el Viernes, 24 junio 2016

Opuslibros - Comparaison peut être raison.

Josef Knecht :
Quisiera mediar modestamente en la más que interesante discusión que Ana Azanza ha suscitado desde hace pocos días en esta página web profundizando en el contexto franquista de la Obra de Escrivá. Dos posturas se han dibujado hasta ahora en Opuslibros: la de Ana, Ramón y Dionisio, por un lado, y la de Curial y JaraySedal, por otro. Por mi parte, tiendo a inclinarme hacia la primera de las dos, porque estoy de acuerdo en que el nacimiento y primer desarrollo de la Obra de Escrivá no se entienden sin el régimen de Franco...
El libro de Isabel de Armas Josemaría Escrivá y Pedro Arrupe: Cara y Cruz ¿de una misma Iglesia? (Iepala editorial, Madrid 2008), en las páginas 327-329, traza breves, pero acertadas, pinceladas sobre algunas características peculiares del catolicismo español, y recomiendo leer esas páginas a quien esté interesado en este debate. De hecho, las transcribí en una nota del 21.05.2012.
“Comparaison n’est pas raison” afirma la sentencia francesa que Curial nos recordó. Pues bien, a veces comparar es del todo compatible con la razón y con la ciencia, de manera que “comparaison peut être raison”. Ahí están, si no, las disciplinas del Derecho Comparado y de la Literatura Comparada, muy fecunda, que no se limita a analizar fuentes comunes a obras y autores literarios distantes geográfica o cronológicamente, sino también a establecer paralelismos antropológicos entre varias obras aunque no dependan de fuentes comunes. Esta metodología es la que, si no me equivoco, aplica Ana Azanza en su comparación entre los métodos (de)formativos del Opus y los de los internados en la España franquista. En realidad, más que comparar, Ana pretende contextualizar en el plano histórico y sociológico la realidad vital del Opus en su período fundacional, empleando un método parecido al de ciencias como la Literatura Comparada. Con ello no se atribuyen al Opus más “muertos” de los que ya tiene (ni el Opus era responsable de lo que pasaba en los internados, ni éstos influían para nada en la vida del Opus), sino que se contextualiza el Opus en la sociedad franquista, porque, aplicando el método comparativo a instituciones contemporáneas, se puede describir en distintas facetas sociales lo que en alemán se denomina el “Zeitgeist”, esto es, el “espíritu del tiempo” o el “espíritu de una época”.
En este orden de ideas, tal vez aportaría muchas luces, para entender mejor el Opus en su período fundacional, comparar la Sección Femenina del Movimiento Nacional y la Sección de mujeres del Opus Dei. Se me podría objetar con toda razón que no es lo mismo un partido político que un grupo religioso y que la Falange Española y el Opus mantuvieron pésimas relaciones. Pese a ello opino que, salvadas las distancias, se encontraban en ambas Secciones femeninas bastantes rasgos comunes que sin duda respondían a un mismo “espíritu del tiempo” en lo referente a la función social de la mujer.
Y, para terminar, aporto un apunte respecto a la “Santa Escuela de Cristo”, que, como bien explica Pinsapo, fue fundada en Madrid por el padre Ferruzzo y por Juan Palafox Mendoza en el siglo XVII. Conviene saber que Palafox era un personaje estimado por Josemaría Escrivá y sus hijos más fieles, y, por eso, la Universidad de Navarra lo ha estudiado a fondo y quizá lo siga incluyendo en el futuro entre sus líneas de investigación histórica; puesto que nació en Fitero (Navarra), también parece razonable que la mencionada Universidad lo estudie. La versión oficial del Opus parangona a Palafox y Escrivá porque ambos fueron clérigos seculares (es decir, no fueron religiosos) que promovieron sendas espiritualidades laicales y también porque ambos padecieron serios encontronazos con los jesuitas en sus respectivos contextos históricos. Tengo entendido que, tras la muerte de Palafox, los jesuitas pusieron muchas trabas en su proceso de beatificación, lo que explica entre otras causas que, si bien el proceso se inició en 1726, Palafox fuera beatificado en 2011.
Además, equiparar el obispo Palafox con el presbítero Escrivá insinúa que a Escrivá se lo debería haber nombrado obispo, tal y como él mismo deseaba según ha demostrado esta página web. Fijémonos con qué astucia actúa la versión oficial del Opus: por un lado, en las biografías oficiales y hagiográficas de Sanjosemaría se ocultan sus pretensiones, frustradas, de acceder al episcopado, para dibujar un santo humilde, olvidado de sí mismo y volcado de lleno en su vocación fundacional; pero, por otro lado, se lo equipara a un obispo del siglo XVII para dar a entender de manera subliminal que las pretensiones episcopales de Escrivá estaban justificadas y que, por tanto, obraron mal quienes impidieron tal nombramiento (¿tal vez jesuitas que trabajaban en la curia vaticana?: no estoy seguro de esta última afirmación; es éste un tema que aún está por investigar).
Por todo ello, estoy mucho más de acuerdo con el libro arriba citado de Isabel de Armas, según el cual la espiritualidad escrivariana tiene profundas raíces jesuíticas e ignacianas. La versión oficial del Opus, acentuando paralelismos entre Palafox y Escrivá, distorsiona, a mi modo de ver, la realidad de la espiritualidad escrivariana, porque soslaya los muchos aspectos que, tomados de la espiritualidad de los religiosos y, en concreto, de los fundadores de la Compañía de Jesús, configuran la espiritualidad del Opus, como se puede constatar, por ejemplo, en Camino (Valencia 1939): véase mi reciente nota del 23.03.2016. En el caso de esta comparación entre Palafox y Escrivá, sí es válido el refrán francés “comparaison n’est pas raison”, porque es tendenciosa por parcial al no considerar todas las fuentes de la espiritualidad de Escrivá, sino sólo un remoto antecedente que conviene a la versión oficial del Opus. Por cierto, ¿leyó Escrivá obras ascéticas de Palafox?, ¿lo cita en alguna ocasión, como cita a san Ignacio y a san Francisco Javier en los aforismos 11, 402, 470, 474, 798 y 931 de Camino?, ¿en qué momento y con qué finalidad Escrivá y los suyos empezaron a interesarse por la figura de Palafox? La documentada aportación de Pinsapo es, pues, muy de agradecer.
Josef KnechtPublicado el Lunes, 27 junio 2016


opuslibros.org

Opuslibros - EL CONTEXTO.- Ana Azanza

Ana Azanza :
"Francamente" ya que estamos, no veo la incompatibilidad entre las prácticas "religiosas fraudulentas" y "antilibertarias" a las que haces referencia con hablar del contexto de la obra de Dios, España siglo XX tras la guerra civil, última y única dictadura fascista que pervive en Europa tras 1945 y cuyo jefe morirá en la cama de viejo. Sí ya sé que hablar del contexto real rechina a los oídos opusinos e incluso ex opusinos por lo que se ve, pues que siga rechinando porque es la pura y simple y llana verdad...
Justamente en el documental se habla mucho de religión católica a machamartillo y de uso y abuso de la autoridad religiosa del cura y de la monja en la sociedad española para disponer de los chavales a voluntad. Lo que dije; un Opus para pobres.
Sacar a relucir ahora Palafox siglo XVIII me parece tirar una vez más balones fuera algo en lo que el lado oscuro es experto. Siempre hay una historieta convincente para "ahumar" al personal. Y, no nos dijeron eso cuando cumplimos 14 y medio y éramos niñas de club en edad de merecer: "tienes vocación a una cosa parecida a algo que ya inventó el obispo Juan de Palafox del siglo XVIII" ¿Os imagináis?
Opus Dei era moderno, 1928, el founder "buscó y rebuscó para encontrar algo parecido y apuntarse porque se resistía a fundar nada", único en la historia, el instrumento ideal para evangelizar en estos tiempos. Ahora en 2016 han descubierto un precedente de la época de la Ilustración, sí que han tardado en descubrirlo...
"Escrivá tan franquista como todos los demás eclesiásticos españoles", sí, ahora, pero cuando yo era nume os recuerdo que Escrivá era un hombre fuera del tiempo, una persona escogida por la divinidad a la que ésta había dispensado favores que no había dispensado a nadie, y nosotros teníamos la inmensa suerte de participar en esa misión divina única y haber sido escogidos por igual. Es duro aceptar que Dios no te escogió, te escogió una organización concreta interesada, y se fijaron más que nada y fundamentalmente en el money y posición de la family. La propaganda opusina es constante en sus ímprobos esfuerzos por desligarse de Franco, a poco que te fijes son tal para cual. Os falta perspectiva, dad un paso atrás y veréis el cuadro completo.
Para relación de Escrivá con Franco la única que sabíamos las numes muy de a pie, es que un buen día el santo founder llamó por teléfono al generalísimo para defender a uno de sus "hijos" del que el generalísimo había dicho que "no tenía familia". No se hablaba de "ejercicios espirituales predicados en el Pardo", de favores monetarios del estado franquista a la Universidad de Navarra, de la "opusocupación" del CSIC en los edificios de la "diabólica, masónica y republicana ILE", de la depuración de la universidad española que dió para colocar a nuevos catedráticos opusinos, mucho menos se hablaba de que un distinguido hijo de Escrivá, Calvo Serer se había dedicado a defender la "ortodoxia del régimen" frente a posibles "desviaciones" en los años 40, tampoco del trabajo escondido y callado de Alvaro Portillo para deshacer la Asamblea de obispos y sacerdotes que se querían desligar del régimen franquista y pedir perdón. No se hablaba de que Opus y régimen político español eran uña y carne y lo que es todavía peor pero a las pruebas nos podemos remitir hay para preguntarse: ¿sigue siendo uña y carne con el poder en España hoy? 
La iglesia española fue uña y carne con el régimen, pero a partir de los años 50 hay una evolución constatable, en parte por nuevas vocaciones sacerdotales y religiosas que no han hecho la guerra. Muchos curas se "hicieron de izquierdas" y el Opus siguió donde siempre ha estado: defendiendo el sistema. Es hilarante que se pretenda ocultar esa realidad cuando los ministros Opus formaban parte de un gobierno franquista que tenía una cárcel para curas en Zamora, para curas "comunistas" por supuesto. Es decir, la iglesia española en los 60 de a pie se modernizaba. Escrivá os recuerdo siguió con sus misas en latín y sus costumbres tridentinas de la misa de espaldas al pueblo, de rodillas, con velo las chicas... etc, etc, etc. 
Ese "uña y carne" constante y sin desviaciones postconciliares con el régimen fueron parte de la propaganda para que nuestros padres, los míos como los vuestros, gente de orden como decía Ramón el miércoles 22, se fiaran de que dejaban a sus vástagos en las mejores manos. En el caso de mis padres doy fe de que así fue. Ahora tiene toda la gracia del mundo que me vengan a decir que deje de comparar a Escrivá con Franco cuando es evidente que muchos de los padres de los que andamos por aquí eran "franquistas" aunque fuera "sociológicamente" y se "fiaban del Opus". Mis padres pero se educaron en el país en el que el "consenso" era el "franquismo" unido al "catolicismo".
Ante las pretensiones de los seguidores de Escrivá y del Opus de que el Opus es lo más especial que hay sobre el planeta, cualquier experto en sectas nos hubiera dicho o les hubiera dicho a nuestros padres que "ejem, ejem... ese señor dirá lo que quiera de sí mismo, pero todo lo que me están Vds. contando es habitual en los "gurús" que se llevan a la gente al hoyo..."
Se ha maquillado su historia, su biografía se ha inventado y trastocado, ocultando la verdad, cambiando papeles, quitando tesis doctorales de en medio, cambiando puntos de Camino según va pasando el tiempo y las alusiones a los Caudillos de 1939 suenan tan mal en 2000 que cambian palabras fundacionales de Camino, se le atribuyen escritos que no son suyos (Surco y Forja) y seguimos con las fabricaciones. Así que de todo lo que proceda de la fábrica (facultad de teología de la universidad de Navarra) me fió poquísimo. Necesitamos enterarnos de la pura, simple y humilde verdad.
La verdad que viene en los libros de historia de España que he citado y los libros de historia de la iglesia y del catolicismo español (Guy Hermet es un referente). No sé porqué seguís insistiendo en que el Opus cita las fuentes o Pinsapo cita las fuentes y yo no. Las cito, no las pongo entre paréntesis entorpeciendo el texto, mi propósito no es hacerme la erudita ni abrumar con citas. Mi propósito es que se me entienda y que el que quiera informarse vaya a los libros, vea el documental y saque sus propias conclusiones. Yo he sacado las mías tras leer y hago partícipes de ellas a los demás.
Quiero referirme a tantos estudios que se han hecho en la página de archivo en archivo como los de Jaume García Moles, de eso sí que no teníamos ni idea "en nuestra vida pasada", la realidad de la biografía escrivariana que sale a relucir tiene bastante poco que ver con las historietas de las que nos alimentaron en las tertulias.
En cuanto a evangelizar desde las élites, ahí se ve que estábamos todos bañados en el nacionalcatolicismo pijo a tope, porque en el evangelio bien claro pone que a Jesús no le seguían especialmente las élites, sino "el pueblo", los agobiados, enfermos, viudas.... y algún rico. Que no quiso dejar su riqueza.... Ya sólo esa expresión "evangelizar desde arriba" tenía que haber rechinado en oídos formados "más cristianamente y menos nacionalcatólicamente". La gente que gana en bolsa y está en la cresta del poder no es la que está esperando precisamente la buena nueva.... EV-angelio, es evidente.
Da igual, la ignorancia baña España ayer y hoy, porque si hay un país sobre el planeta que anda sobrado de evangelio y anunciadores de "novedades religiosas" es éste, hace un siglo como hoy.
Teníamos y tenemos sobredosis de catolicismo, nos hemos recocido en nuestro propio jugo, basta visitar católicos de otros países para darse cuenta de que hay otras formas menos "illuminati" de llevar la fe para adelante y no creerse investido de divinas misiones especiales.
Hay argumentario de sobra. Las connivencias y coincidencias están ahí. Es labor de la propaganda intentar opacar pero lo tenéis difícil, quien quiera puede ver el documental de marras o leer.
Ana AzanzaPublicado el Lunes, 27 junio 2016


opuslibros.org

Opuslibros - Opus, orfanatos y franquismo.

ramon :
Hola,
¡Menuda la que ha armado Ana Azanza con su escrito sobre los orfanatos franquistas! La verdad es que la discusión está dando para bastante y removiendo bastantes cosas. Entre ellas, la visión que tenemos de nuestra propia historia.
Yo no iba a decir nada más, pero la participación de Curial que me ha llegado al alma...
Me ha sentado bastante mal. Dices que los niños del Auxilio Social tuvieron la "suerte" de no estar en los orfanatos estalinistas, donde las condiciones eran todavía peores. Curial: sabes tan bien como yo que dos males no hacen un bien. Que unos fueran unos monstruos no quita que otros también lo fueran, aunque en otra escala y con otras connotaciones. De verdad, no entiendo cómo puedes decir eso si no es por exculpar a la dictadura. Manda narices. Creo que es un ejemplo más de lo que dice Dionisio: en este país queremos consagrar la impunidad.
Por otra parte, creo que eres tú quien no quiere escuchar los argumentos de los académicos que intentan desvelar la verdadera historia del franquismo. Que no todo era vino y rosas, sino también mucha represión. No digo que el franquismo no tuviera éxito en su pedagogía de la desmemoria, del cambio de la historia. Te lo concedo. Pero no te concedo que "aquí no pasaba nada", que "se vivía muy bien con tal de que no te metieras en política" o peor aún, como dices tú mismo, teníamos que darle gracias al Régimen por no estar en Camboya.
Repito por si no se entiende: la historia la hacen los vencedores, que se quedan con todo el pastel (que al final, tristemente, es de lo que se trata) y que encima tienen la desvergüenza de mostrarse como los salvadores, los buenos y encima si hicieron algo mal fue porque no les quedó más remedio. 
Pongamos un ejemplo lejano: el Imperio Británico. Tan glorioso, tan cosmopolita. Recientemente, se ha desatado una polémica en Australia porque un libro de texto ha dicho que Australia fue "conquistada" o "depredada" por los colonos británicos. Claro, a los británicos les parece "entorpecer la convivencia" o "desenterrar a los muertos" ¿Qué diríamos si fuéramos de tribus australianas, que ni siquiera les dejan su propio nombre y les llaman aborígenes? ¿Quiere alguien recordar que se hacían maletas con la piel de los aborígenes de Tasmania?¿Sabe alguien que en Australia daban a los nativos harina envenenada y mantas de enfermos de tifus? ¿Que los expulsaban de sus tierras a los peores lugares para que se murieran, les quitaban a sus hijos para llevarlos a orfanatos donde morían de pena, de miseria o sufrían abusos? ¿Nadie conoce las barbaridades de los británicos contra los independentistas africanos en los años 50? ¿Las barbaridades contra los africanos durante la colonización? ¿Cómo vamos a admirar ese imperio, sentado en un "Trono de Sangre"?
Pues eso mismo sucede con la relación Opus / Franquismo. El Opus apoyó lo que era el franquismo. En España todo el mundo sabía lo de los fusilamientos, las depuraciones de funcionarios, las expropiaciones de bienes, la cárcel... Evidentemente, no sabemos si había gente del Opus en el Auxilio Social, ni creo que nos dejen saberlo. Lo importante de este debate es que veamos que los apoyos que damos no son neutrales. Que podemos estar apoyando un sistema injusto y de terror.
Y no me vale el manido argumento de la persecución durante la república, etc etc... porque se suponía que el franquismo (y con él la Iglesia, que para eso era un régimen confesional) iban a traer justicia y paz. Nada más lejos. Si tan evangélicos eran, no se entiende cómo no pusieron la otra mejilla, oraron por los enemigos, etc. No señor, se lanzaron a reprimir el país durante cuarenta años, mientras se lo repartían como sátrapas que eran.
No podemos ni debemos quedarnos con la historia escrita por los vencedores, sean los que sean. En el caso del Opus, claramente la historia oficial es la del Opus. Opuslibros es un ejemplo de que no nos debemos conformar, que hay bastantes más relatos que el pastiche oficial. Por lo menos nosotros que decimos que nuestro Dios es un carpintero crucificado por el poder político y religioso de su época, por decir que el Reino tenía que ser otra cosa.
Y por terminar, hago mía la pregunta de Ana Azanza ¿Cuánto de ese Opus Dei que estaba tan cómodo con Franco queda incrustado en el poder español actual, a través de sus contactos económicos y personales? Allá cada uno con su conciencia.
Que Dios os guarde
RamónPublicado el Miércoles, 29 junio 2016

opuslibros.org

Opuslibros - Opus y Franco: Respondiendo a Ana Azanza y a Dionisio.

ramon :
Hola,
En respuesta a la pregunta que me hace Ana Azanza (24/06/16) sobre la posible implicación del Opus Dei en las tramas de robo de niños durante el franquismo, sólo sé lo que salió en tv cuando el tema estuvo en el candelero. 
Recuerdo que el piso / pisos de acogida para chicas embarazadas mencionado explícitamente asociado al Opus Dei estaba en Bilbao. No sabría decir si quien lo controlaba con ayuda de un cura era supernumeraria o numeraria. Probablemente las inquilinas no lo supieran ni lo entendieran. Me llamó la atención el funcionamiento Opus: las ricas pagan en metálico, las pobres trabajan como sirvientas, las clínicas privadas cobran por los servicios, y los padres receptores de los niños, también (por llamarlos de alguna forma) pagan también. Negocio redondo. ¿A quién benefició? Y coincido contigo: ¿A qué viene la prisa del fiscal por cerrar esos casos? ¿porque no sólo no ayudan sino que entorpecen? Seguro que no hay gato encerrado...
Algunos correspondientes de Opuslibros dicen que no tiene sentido mezclar el Opus Dei con lo que sucedió durante la dictadura franquista, que al Opus Dei le basta con lo suyo. Creo que este enfoque, sólo es cierto en parte. Coincido plenamente con Jara y Sedal (24/06/16) que la actuación del Opus Dei no se diferenció mucho de la de la Iglesia española. Pero eso no niega la mayor: su apoyo al franquismo está ahí.
¿Es OpusLibros una página sobre el franquismo? Evidentemente, no. Pero creo entender lo que dice Ana Azanza aunque quizás su estilo sin concesiones escandalice: el franquismo fue su medio de cultivo. Por algo será que ahora no lo reconocen. Y la Iglesia también tendrá que dar la cara un día de éstos.
El franquismo y el Opus Dei se beneficiaron mutuamente. El Opus apoyaba el estado confesional, no criticaba nada, le prestaba los profesionales de prestigio que pudiera tener (ya se habían encargado de cargarse a los otros, valga la redundancia) y ponía toda su maraña de contactos a sacarle brillo. El franquismo le permitía la ingeniería financiera, su expansión económica y de prestigio (mientras Franco clausuró la Universidad de Bilbao y Santander, permitió la única universidad privada establecida en España desde la guerra civil, algo que no consiguieron ni los jesuitas con ESADE o Comillas).
Por eso es importante conocer las instituciones del franquismo, cómo funcionaba el país y cómo se relacionaba el Estado con la población.
La leyenda áurea es que Franco era un tirano benevolente que gobernó muy bien y sacó al país de una ruina a la que le había llevado la República. Un abuelito que cuidaba de la prole. La otra cara de la verdad, que sorprendentemente no nos dejan ver en plena democracia, es que Franco fue un tirano sanguinario, que el país era un cortijo en el que los adictos al régimen hacían lo que les daba la gana. Esto era malo de por sí, pero es que encima ese cortijo funcionó como cárcel y campo de exterminio durante muchos años. El franquismo torturó, violó, robó, expropió, desterró y asoló el país con la misma saña que supuestamente iba a emplear el comunismo del que nos salvaba. Mucha de la exigua prosperidad que gozó el país se debía a los millones de españoles que escaparon a la emigración: no daban guerra, y encima mandaban dinero a casa. ¿Es que nadie se acuerda? Quizás no estuviera mal construir pantanos, lo malo es que lo hicieran con trabajadores esclavos que morían como chinches. Eso no se menciona.
Y enlazo con el comentario que hace Dionisio, a su vez enlazando con el mío. No sé porqué los países que han tenido una transición "modélica" tienen que tragar con los delitos o crímenes contra la humanidad cometidos por los tiranos cuando "abren la mano" como decía mi madre. Me refiero a España, pero también a Chile. En el fondo, se nota que hay una amenaza latente, que la libertad no la hemos ganado sino que nos la han dado a condición de que no demos la lata.
Y no hablemos de Rusia o China. Recientemente vi un documental de la BBC sobre los 50 años de la Revolución Cultural. Allí se cometieron todo tipo de destrozos contra la cultura y la religión. Y como todos sabéis, contra las personas que eran maltratadas, torturadas, asesinadas u obligadas a suicidarse. Pues bien: los actuales comunistas, a pesar de haber terminado con aquel horror, no quieren que se hable de él. Incluso cuando los jóvenes guardias rojos lo cuentan con pelos y señales, son silenciados. Otro tanto sucede con los campos de exterminio estalinista en Siberia. Los muertos no hablan, y los archivos no se pueden mirar. Curiosamente, el argumento es el mismo: no remover heridas, no entorpecer la convivencia actual.
En España tenemos un problema adicional: hay una corriente de opinión y prensa que por un lado se opone a la Memoria Histórica del franquismo pero por que a diario vuelve a la República y guerra civil para decir que aquello estuvo justificado porque en el fondo eran muy malas personas.
Según cumplo años, voy conociendo a más gente que se atreve a contar su historia. Conozco a una pareja de jubilados que estuvieron en los sucesos de Vitoria (para los no españoles: una manifestación de obreros en la policía asesinó a cuatro personas). Conozco a un homosexual que sufrió las comisarías donde le rapaban el pelo y hacían beber aceite de ricino, o bien le violaban. ¿Qué puedo pensar del Sr Fraga que era ministro del interior o de prensa? ¿Y los que le apoyaron políticamente entonces y luego?
La historia del Opus no se puede escribir sin la gente que ha sufrido al Opus. No se puede dejar que su maquinaria de propaganda pase por encima. La historia del Opus, ciertamente, es la de sus miembros, pero también la de sus ex miembros y, les guste o no, la de sus patrones políticos. A cada uno lo suyo. 
Que Dios os guarde
RamónPublicado el Lunes, 27 junio 2016

opuslibros.org

Opuslibros - Seguimos con Opus y franquismo.

Hola, otro testimonio para contextualizar en este audio que está en You Tube el "notable" español Antonio García Trevijano habla a partir del min. 8:00 de que le prestó su casa de vacaciones en Italia al nume Rafael Calvo Serer (RCS) para redactar sus memorias. En ellas al parecer RCS se despachaba sobre el fundador del Opus Dei y su connivencia con Franco, connivencia que en ese momento (¿años 60?) Calvo Serer ya no compartía.
García Trevijano abogado de postín con despacho en la  Castellana guardó dichas memorias una vez redactadas en su oficina. 
García Trevijano presume de haber sido responsable de la evolución política de RCS desde la defensa a ultranza del "nacionalcatolicismo" del que ya me hice eco, a una mentalidad más abierta que le llevaría a participar con Trevijano y Santiago Carrillo en la Junta Democrática, en los comienzos de la transición española a la Democracia.
RCS, murió relativamente joven, en Pamplona, como todo nume de postín que se precie. Al instante se presentó otro nume ilustre en casa de Trevijano. En esta ocasión me refiero al nume sevillano Antonio Fontán, catedrático de latín, que acabaría sus días de marqués de Guadalcanal y que presidió las cortes entre 1977 y 1979. En pleno paso del franquismo al posfranquismo.
Antonio Fontán venía con el recado de sus jefes en el "Opus Dei" de pedirle a Trevijano las memorias redactadas por Calvo Serer en el "soggiorno" italiano. Trevijano se lo pensó y al final las entregó. Los jerifaltes opusinos tenían pánico a que se diera publicidad a dicho escrito. ¿Qué contaría en ellas Calvo Serer sobre Escrivá? ¿Qué secretos de Estado se llevó a la tumba sobre las relaciones de los dos caudillos: el militar y el cura? nos perdemos las mejores.
De paso sale a relucir la más que posible traición de RCS al pretendiente al trono de España, Juan de Borbón, abuelo del rey actual, que se quedó sin trono por obra y gracia de Franco, "el restaurador" de la monarquía borbónicofranquista que disfrutamos. Trevijano no se moja pero he leído en otros lugares que la traición fue efectiva. Esa deslealtad más el asunto de la cátedra de Julián Marías me parece que se contradice con los piropos que Trevijano le echa a RCS.
La trayectoria de Fontán, un tipo opus pata negra a más no poder, pilotando las Cortes españolas en la navegación entre la muerte de Franco y las segundas elecciones generales, es un ejemplo que indica los límites de la democracia española, unas libertades no conquistadas sino otorgadas y que no son tales. Puesto que como ya dije y sabemos se puede hablar de muchas cosas pero de la influencia real, contante y sonante del "Opus Dei" en la vida política, social, económica y eclesiástica de nuestro país no se puede hablar, ni siquiera mencionar.
Es otro documento que quería compartir para ilustrar el asunto de las relaciones Opus Dei y franquismo.
Unas relaciones que aquellos que se interesan por nuestros asuntos patrios desde fuera de España las tienen más que claras, super claras. Nosotros no.  
Ana AzanzaPublicado el Viernes, 01 julio 2016

australopitecus :

Hola,

Hace tiempo qué no leía opuslibros. Entre este miércoles junio 29 y me encuentro con la polémica acerca de algún escritos en los que participan Ana Azanza y otros asiduos de la web. No entiendo el tema de conversación y ahora no tengo tiempo de leer los escritos relacionados.

Pero he de confesar que me impresionó bastante el documental acerca de los orfanatos del terror de la época franquista. Aunque por suerte el paso por el Opus me parece mucho menos terrorífico la actitud de fondo es la misma. Aunque por lo general prefiero no dramatizar demasiado mi paso por la obra de Dios, es cierto que en la práctica fue un secuestro mental y el abuso emocional y moral fue pan de cada día en mi paso por el Opus de Escrivá. Ese permiso para la crueldad que los superiores tenían en los orfanatos del terror, lo tenían los directores para con los miembros del la obra. Con mucha suavidad de formas, pero sin escrúpulos para joderte la vida (perdón por la expresión) cuando te tenían que presionar para que no te escaparas de la cárcel mental que es la vida en el Opus dei.

No sé mucho de lo que se discutía en la polémica, pero me parece fundamental reconocer que la impunidad del Opus dei tiene su origen en el franquismo y en la jerarquía de la Iglesia de España y de muchos países latinoamericanos. Le Iglesia en los EEUU también está dominada por la gente de línea dura y por eso el Opus funciona bien allí también. Con una visión algo cínica, pesimista y listilla uno puede argumentar que lo de la impunidad es caso de toda la humanidad. Pero los regímenes totalitarios han sido peores en mi opinión que los democráticos en este tema. Y España fue un régimen totalitario hasta hace muy poco en términos históricos. Y el Opus dei se benefició de esta circunstancia un montón. Tanto que hasta el día de hoy sigue funcionando sin necesidad de reconocer su oscuro pasado ni de reparar a nadie por los daños causados.

Supuestamente uno de los requisitos para una confesión bien hecha es el propósito concreto de reparar por los pecados cometidos hasta en lo material. Pero esto es mucho pedir a una organización que claramente no tiene capacidad de reconocer sus errores en su magnitud verdadera, pues eso implicaría su auto implosión y la verdad nadie en el Opus dei parece tener mucha fe en la verdad. Lo mismo digo de la Iglesia católica, a pesar de Francisco que da unas de cal y otras de arena pero parece un tipo decente.

Me parece que fue Ana Azanza la primera en compartir el vídeo de los orfanatos. Le agradezco la pista. También es un recordatorio de lo rígida que era la moralidad católica común. Es increíble que el pecado de muchos de los niños abusados fuera el ser hijos de madres solteras y divorciadas. Era una moralidad de manicomio y esa era la misma que nos aplicaban en la obra. Recuerdo esas meditaciones donde mandaban al infierno a todos los ex sin distinciones. Ahora nos quieren convencer de que nunca fue así y lo mismo hace la Iglesia.

Saludos,

Austral
Publicado el Viernes, 01 julio 2016



opuslibros.org

Opuslibros - La cultura de la impunidad. Respuesta a Recatado.

Dionisio :
Querido Rescatado:
Me he quedado muy impresionado al saber que tu padre fue asesinado por anarquistas durante la guerra civil española y que otros miembros de tu familia sufrieron la posguerra con muertes y condenas. Son experiencias muy dolorosas que las cuentas desde una grandeza fuera de lo común. Mi absoluta admiración y respeto por todo ello... 
Dicho esto, me parece que es oportuno volver a remarcar que no estamos hablando de historia de España o de cualquier lugar. El tema central de todo esto para mí, que puedo estar equivocado, no es si los rojos mataron a mucha o poca gente, ni siquiera si los otros (es difícil llamarles nacionales) mataron más o menos que los rojos. Yo creo que lo esencial, en estos momentos, en los que todos deberíamos asumir el perdón (aunque no el olvido), es la cultura de impunidad, ya que de esa cultura de impunidad vienen muchas cosas. Entre esas cosas desagradables el hecho de que el lado oscuro se mueva con una enorme seguridad sabiendo que nadie les puede tocar. Recordaba el otro día la decisión judicial de impedir a Opuslibros hacer accesibles muchos documentos que el lado oscuro quiere mantener ocultos. Hoy podemos recordar lo del caso Gaztelueta y todos los abusos que hemos denunciado amplia y documentadamente en Opuslibros durante años. El lado oscuro se siente seguro en España. Eso es indiscutible. 
Puede, en cambio, ser discutible si esa sensación de impunidad les viene de su "pecado original" de afinidad con el nacional-catolicismo franquista. Yo creo que sí, que eso forma parte de un amplio paquete que explica muchas cosas que pasan en nuestra nación y no son aceptables en cualquier otro espacio democrático liberal. Hay una parte de la sociedad, que se consideran herederos del franquismo y lo disimulan mal. Saben que tienen patente de corso. 
Es muy probable que el origen de ese abuso venga de la ley de amnistía de 1977 que mencionas. No estoy seguro, pero puede ser uno de los factores para que muchos estén convencidos de que son intocables. Tienes por ejemplo, como evidencia, que los delitos graves de torturas, robo de niños, internados del miedo, entre otras cosas, que sucedieron después de 1977, siguen en la impunidad exactamente igual, aunque estén fuera de aquella desafortunada amnistía.
La ley de amnistía fundamentalmente concedió a Carrillo y a la Pasionaria la posibilidad de regresar a España al precio de otorgar el premio de la impunidad a muchos azules que eran culpables de crímenes tan horrorosos como el que más, cuyas fechorías han quedado para siempre en el anonimato. No fue un buen negocio para España. La prueba es que todavía después de 80 años no hay forma de pasar página de una vez. Hay demasiada impunidad.
Ya ni siquiera se trata de castigar a nadie, porque los que debieron recibir la acción de la justicia se murieron. Sin embargo es necesario conocer la verdad y ya va siendo hora, con atraso. Algunos que van por el mundo con ese sentido de superioridad tendrán aceptar que su apellido tiene un pasado muy turbio y probablemente su fortuna se construyó de muy mala forma. Por eso mismo se resisten a que se investigue a fondo los crímenes del terror azul. Mientras todo eso no se sepa, España tendrá un lastre demasiado fuerte.
El asesinato de tu padre, el asesinato de muchas otras personas por parte del terror rojo, las checas, la persecución religiosa y tantos otros horrores no tienen justificación posible, desde luego. Sin embargo, los que lo hicieron ya fueron castigados con penas de muerte, con asesinatos, persecución y cárcel, tortura, exilio, confiscación y denigración. Sus descendientes y simpatizantes también recibieron su parte de castigo durante unas dos generaciones, que no está nada mal. Hay, por lo tanto, una parte de la sociedad que tiene bien claro, grabado de forma indeleble en su subconsciente, que para ellos no hay impunidad alguna. Que les basta con ser ligeramente sospechosos para que les caiga una buena. Los crímenes del rojerío no necesitan estar incluidos en una memoria histórica. Están perfectamente documentados y durante muchos años, los que tenemos cierta edad, los hemos conocido con toda clase de detalles, en una historia que nos contaron que era, esa sí, ciertamente muy maniquea. 
La otra parte, no pequeña, de la sociedad, que se benefició del terror azul, no está descrita en ninguna memoria histórica. No voy a entrar en detalles como los que tú documentas tan acertadamente. Entre otras cosas, porque los dueños de la verdad se encargaron con una eficiencia admirable de destruir una gran parte de los archivos públicos que podrían servir para construir la otra verdad. Y cuando los archivos no han sido destruidos están celosamente custodiados para que no los vean ojos vetados. Hoy mismo he leído la historia de un hombre que ha buscado infructuosamente los restos de su padre durante treinta años, para llegar a decir, que a lo mejor aquel falangista tenía razón y a su padre se lo comieron los lobos. Esto en el 2016. Es increíble.
En resumen, la historia del terror rojo está escrita y publicada desde hace décadas. La del terror azul está por escribir y es la causa de la cultura de la impunidad en la que desgraciadamente vive nuestra nación. 
La persecución religiosa fue una mala cosa. Sin embargo, tiene que haber alguna explicación para entender que una porción de la sociedad española haya tenido tanto odio al catolicismo. Parece que para algunos basta con echar la culpa al demonio, o a los agitadores extranjeros. No niego su parte de responsabilidad, pero estoy seguro de la iglesia aún no ha hecho un verdadero examen de conciencia y, menos aún, propósito de la enmienda. Voy a poner un ejemplo. Un elemento de las fuerzas de retaguardia que cometió innumerables crímenes propios de una mente desequilibrada bajo la excusa de terminar con los rojos terminó yendo a parar a la cárcel. Sin embargo, no se le acusaba de los asesinatos y abusos que había cometido,  públicos y notorios, sino que los curas responsables le acusaron de no haber permitido la confesión de unos infelices antes de que les mataran. Fíjate el poder que tenían los curas en esos momentos. Metieron en la cárcel a un asesino peligroso, no por los homicidios, sino por interferir en la confesión. Cuántas vidas pudieron haber salvado aquellos curas y no hicieron nada. Posiblemente en este contexto se entienda mejor lo que recoge un historiador que habría dicho un cura cuando se enteró de la quema de iglesias, "nosotros ya las habíamos destruido antes". No es textual, pero da una idea clara de que la iglesia llevaba siglos haciendo mal las cosas, avergonzando al propio Jesucristo.
Álvaro Portillo, Jiménez Vargas y algunos otros de los primeros, combatieron con el ejército rebelde. Es muy difícil de creer que nunca supieran nada sobre los crímenes que se cometían en su propia retaguardia. Y Portillo está en proceso de canonización. Jamás se conoció que entonces ni después haya dado la menor muestra de pesar por esas barbaridades en las que indirecta e involuntariamente estaba envuelto. Ni siquiera cabe la excusa de que era el escarmiento contra los asesinos rojos. Fueron las masacres cometidas en Navarra, Castilla, León, Huelva, Cádiz, Granada, Canarias, Galicia y todos los demás territorios en los que desde el principio los golpistas tuvieron el control de la situación. Nadie allí tuvo la menor posibilidad de cometer otro crimen que ser de izquierdas, si eso es un crimen. Ni Portillo, ni ninguno de los otros que conocí en el lado oscuro y vivieron la guerra dijeron nunca una sola palabra de desaprobación del terror azul. No es muy cristiano.
Reitero mi admiración y respeto por tu actitud personal.
Un abrazo para todos.
Dionisio, el Areopagita. Publicado el Miércoles, 06 julio 2016



Carmen Charo me envía este escrito que no ha salido en opuslibros.org. No veo ofensa ni infracción ninguna para no publicarlo.


Quiero solidarizarme con Ana Azanza y agradecerle enormemente que haya introducido este tema que en mi opinión es perfectamente legítimo y central en este foro. También le envío un sincero abrazo a Rescatado, porque él sufrió también el mismo dolor intensísimo.  
He llorado a lágrima viva con el documental de los internados de miedo, y hasta di gracias de no haber sufrido tanto, pero me he hecho consciente del país mortalmente enfermo en el que vivíamos, enfermedad de la que aún no ha salido porque seguimos siendo un país presa del miedo, que sigue necesitando de mesías que le marquen el camino, que le aseguren la salvación. Somos un país infantil y enfermo. Por eso el Opus Dei aquí nació tan fácilmente, engordó tan rápidamente y sigue vivo aunque tocado de muerte, pero manteniendo las apariencias. 




En otros países hubo regímenes totalitarios, pero en mi ignorancia, tengo la convicción de que el ingrediente indispensable para que el Opus Dei se diera tan magníficamente en este país, es su enfermiza dependencia de la iglesia,  y una iglesia a años luz del Dios del Amor, y su sentido absolutamente aberrante de la creencia religiosa, como seres inferiores, no merecedores de nada, atenazados por el miedo al pecado…. Y avanzamos muy lentamente hacia la salud. 
No tenemos más que ver a nuestro Ministro de Interior de hoy, supernumerario del Opus Dei, que asiste inalterable a la devolución ilegal de personas sursaharianas heridas, tras intentar acceder a nuestro país por una valla llena de cuchillas, que él mismo ordenó colocar. O al sr embajador en Londres, también supernumerario, que hoy mismo negaba que siendo él  Ministro de Defensa, España entrara en la guerra de Irak, gracias a una inmensa mentira. Y hay muchos muchos ejemplos de hijos de Escribá con esta poderosa esquizofrenia vital, que hacen compatible sin despeinarse  la misa matinal con la mentira y la injusticia más atroz.  Robar, mentir, extorsionar…pero eso sí el plan de vida cuidado, que es garantía de salvación. O igual ni eso, vaya usted a saber! 
En mi opinión la Iglesia es bien responsable de lo que llevamos  sufriendo 70 años,  pero no somos capaces de quitarnos de encima esa losa de miedo para asumir la responsabilidad de nuestras vidas, para ser libres de verdad. 
Siento la necesidad de mostrarle a Ana mi apoyo y cariño, y decirle que me alegro infinito de que haya comprendido y cerrado, aunque sea mentalmente su historia. El dolor sigue y seguirá de por vida, porque lo que hemos vivido es demasiado fuerte. 

Aprovecho para mostrar un poco más de la maldad del Opus Dei, que a día de hoy podría facilitar , sin que le cueste un céntimo, que se nos reconozcan los años trabajados en la institución, y de esta manera facilitar que tantas numerarias sobre todo, tengamos una pensión de jubilación digna. Pero no lo va a hacer porque no le da la gana, porque  se debe a la buena fama de la organización, que es su verdadero dios. 
En España, por Real Decreto 487/1998 de 27 de marzo, se reconocen como cotizados a la Seguridad Social, los periodos de actividad sacerdotal o religiosa de sacerdotes y religiosos o religiosas de la Iglesia Católica secularizados. 
Este Decreto se amplía con otro, 1512/2009, de 2 de octubre (para más INRI), que reconoce que lo anterior también se debe aplicar a los miembros laicos de los Institutos Seculares de la Iglesia Católica, siempre (y aquí viene el chanchullo!!) que figuren inscritos en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, que ya no tuvieran la condición de miembros de dichos institutos el 1 de enero de 1997. 
Y el chanchullo está en lo que el Opus Dei defiende a muerte y es mentira: su personalidad jurídica similar a la diócesis, su ser parte de la iglesia jerárquica y no mera asociación como cualquier congregación religiosa, que es lo que realmente ES. 
Este estatus jurídico, la Santa Sede jamás se lo ha concedido, esta personalidad jurídica seguro la desconoce el propio Papa, pero le permite ir a su bola, hacer y deshacer sin que nadie le controle. 
No sé en el resto del mundo, pero en España, y gracias a un ex numerario con mucho miedo, el Opus Dei consiguió que se le reconociera la personalidad jurídica que tienen las diócesis, y de esta forma hacer que no se le apliquen estos decretos que nos dejan a miles de mujeres ex numerarias en la calle y con lo puesto, tras los años que sea de trabajo en administraciones y oficinas de delegaciones. A la par conseguía librarse de la obligación de tener que registrar sus innumerables ficheros  con datos de todos nosotros y de los que siguen dentro. 
Todos los numerarios y numerarias que hemos trabajado en tareas internas, por lo menos seguro hasta noviembre de 1982, tendríamos derecho a acogernos  este derecho, pero el Opus Dei, plenamente consciente nos lo niega, porque carecen de humanidad.  Esto es lo que hay. 
 Al Opus Dei no le controla nadie. Hace lo que le viene en gana y la Santa Sede no  se atreve a meterle mano, y en España campa por sus fueros haga lo que haga. 
Ya habló de la personalidad jurídica del Opus Dei hace bastantes años Ottokar. Os pego el enlace para que lo refresquéis. 
Un fuerte abrazo, y mis mejores deseos de madurez y libertad para todos. 
Carmen Charo 







Comentarios

Isidro Lavador ha dicho que…
El Grupo de Investigación Ciencia Razón y Fe (CRYF) de la Universidad de Navarra invitó el pasado martes 21 de abril a David Jou Mirabent -catedrático de Física en la Universitat Autònoma de Barcelona, poeta y divulgador- a impartir el seminario titulado: "La razón cósmica como parte de la razón biólogica" (27.04.2015).

http://www.unav.edu/web/vida-universitaria/detalle-noticia-pestana/2015/04/27/es-m%C3%A1s-dif%C3%ADcil-conseguir-la-paz-en-el-mundo-que-resolver-los-problemas-de-f%C3%ADsica-cu%C3%A1ntica?articleId=6415460

Evento sin relación con la próxima finalización del mandato (el segundo) de Xavier Jou Mirabent al frente de la Fiscalía Provincial de Tarragona (Ordinario del lugar, Jaume Pujol Balcells, sacerdote numerario de la "Obra de Dios").

https://poderjudicial.wordpress.com/2014/03/23/ministerio-fiscal-o-misterio-fiscal/
Alfredo Soto Rojas N. ha dicho que…
Srta. Azanza
Desde hace años sigo las lecturas de su blog , y mi interés en sus escritos ha evolucionado desde el simple interés a la admiración por su particular estilo de presentar los asuntos como por su coraje, que como es habitual suponemos es virtud masculina. Mi descubrimiento de su trabajo lo hice frecuentando Opuslibros. Luego he constatado que sus intereses y los de dicho sitio se han vuelto incompatibles por circunstancias que no me atrevo a calificar, pero que claramente tienen que ver con ciertos malos hábitos
"opusdei" al parecer difíciles de desterrar del todo. Créame que me alegra mucho que el tratamiento polémico
del paralelismo Escriba/Franco , haya suscitado el sabroso intercambio en su blog que ya fuera proscrito de Opus Libros.
Reciba mi saludo, admiración y afecto..






Ana A ha dicho que…
La proscripción que tuvo lugar en Opuslibros es sólo una "ocurrencia"
más de la proscripción tema Opus en la historia de España. Hasta el gorro de que reduzcan el asunto al
de cilicio y Ruiz Mateos una vez cada 10 años en la tele.

O ¿Acaso conoce Vd un programa televisivo en que se pueda tratar este tema abiertamente como se merece relacionando el OPus con la realidad de los libros de historia y la investigación?

Hay otros temas "intratables" e "intratados" en España, muchos personajes interesantes que tienen algo que enseñar y no salen a la pública opinión....siempre los mismos 4 para decir las mismas 4 insensateces. Pero el tema "Opus Dei" se lleva la palma de lo "no tratado"

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA