ELITISMO Y SUS USOS



Una noción que me parece central en el seno del "Opus Dei" es la noción de pertenencia a una élite, a una casta social y económica que sitúa los candidatos (pitables) por encima de los demás....


Una vez dentro los adeptos con más dinero, ya sean supernumes o numes, constituyen la "crème" del Opus y disponen del máximo poder de decisión, ideológico y jerárquico.

Los supers que viven fuera de los muros opusinos disponen de cierta libertad. En el caso de los numerarios los que menos cuentan son la gran mayoría, las mujeres y los que tienen menos dinero, considerados como sirvientes, se ocupan de las tareas ingratas, de logística, y funcionamiento y organización.  

El OD establece como requisito de entrada la pertenencia a una élite social. Las únicas excepciones serían algunas numerarias que pueden ser pobres pero cuya capacidad de sumisión, abnegación, cuyas cualidades intelectuales y sentido práctico son útiles a la institución. 

OD funciona con la idea de adeptos elegidos (elegido significa rico, muy rico o potencialmente muy rentable en distintos aspectos) que tienen que relacionarse entre sí, evitando mezclarse con los demás católicos a los que se considera impuros, depravados, indignos de ser creyentes, lo mismo que hace la oligarquía política, social y financiera que nos gobierna. 

OD constituye un mundo nobiliario religioso y laico que funciona por cooptación como ocurre en la clase dirigente y dominante en cualquier país del mundo.  Al hacer creer a sus adeptos que pertenecen al gratin social, financiero y religioso, OD consigue aislar aunque sea sólo psicológicamente, y también consigue explotarlos a fondo en el plano social, financiero, intelectual, psicológico y afectivo, sin que sean capaces de oponerse de verdad a la ideología que subyace al movimiento integrista y sectario opusino. Pues es muy difícil protestar cuando los mandos te repiten sin cesar que perteneces a un cuerpo de élite cuya función sería la salvaguarda y salvación del catolicismo.  

Una vez establecido el elitismo todos los abusos son posibles. Es fácil en esas condiciones llevar los límites de lo soportable en lo laboral, sufrimientos, cansancio, obligaciones y violación de la intimidad. Protestar sería ser menos santa, carecer de valor personal, ser vulgar, una debilidad inadmisible en el opusino mundo. 

¿Cuáles son los motivos para “no irse”?

1/ Lo que frena a muchos opusinos sufrientes es el miedo a caer en desgracia, a verse social y religiosamente desclasados, de retroceder en la vida al perder una red de relaciones sociales, profesionales, políticas y financieras si se van del OD, incluso aunque estén pasándolo fatal.
Esta amenaza es tanto más real cuanto que la entrada en el Opus tiene como condición hacer testamento en favor de la organización. Por ello incluso si se sale de la secta opusina, el testamento beneficia a las filiales OD, que están exentas de impuestos de sucesión pues se trata de fundaciones de utilidad pública, si ese testamento no es impugnado o sustituido por otro realizado ante notario al que se advierte de las circunstancias manipuladoras bajo las que se efectuó el primero, el OD podrá disponer de los bienes del ex opusino en caso de fallecimiento en detrimento d ela familia del difunto. Ya ha pasado y por eso lo cuento. 

El miedo a la ruina y a que el Opus se haga con los bienes familiares es doble en los numes y supernumes pertenecientes a grandes familias de empresarios, banqueros, juristas, aristócratas que disponen de grandes fortunas.
Cuando en una familia de clase social alta hay varios miembros OD, tiene lugar un refuerzo de justificación de la dominación social y financiera. Y cuando uno de ellos déjà la « Obra de Dios » se le señala como traidor, indeseable, apestado y también peligroso. Cuando uno de ellos se va, el resto de los opusinos de la familia dejan de hablar al traidor. 

 Puede ser el final del ex opusino, si es que no estaba suficientemente muerto por las presiones opusinas.
El sistema de cooptación y la corrupción es tan importante que puede ser psicológicamente insoportable para el que está ya enfermo por su paso por el Opus, además de todo echarse a la espalda la exclusión familiar es muy duro.
Si la exclusión afecta también a las finanzas el ex miembro se ve totalmente desclasado. Es una pena doble que refuerza el sentimiento de culpa en el que se ha ido, muy difícil de sobrevivir a todo. 

Esta exclusión es necesaria para que la mayor parte del capital financiero e inmobiliario de la familia opusina no escape a la institución. No importa que alguien se vaya si la fortuna queda de todas formas en la órbita opusina, la salida se convierte en problema de menor cuantía en cuanto que el ex se ve suficientemente “apestado” y no tiene ganas de rebelarse ni de emprender denuncias contra el OD
  • Lo esencial para el OD es que el dinero de los testamentos no se escape y que tampoco disminuyan las donaciones mensuales y extras de sus miembros. Es el nervio de la guerra opusina y el medio de presión por excelencia.
2/La inmadurez psicoafectiva juega un papel no despreciable tanto en la adhesión al Opus (necesidad de un guía ideológico y religioso que haga el papel del padre protector) como en las dificultades para abandonar de algunos adeptos. 

El adepto opusino se hace opusino por ganas de pertenecer a una élite religiosa y social, pero no sólo por eso. El adepto prolonga un estado de infancia que no puede superar :
a/ Porque el entorno familiar no le ha dado las claves para asumirse plenamente en todos los niveles, sino que ha favorecido la dependencia psicológica y afectiva. El adepto siente así la necesidad de tener un mentor al que consultar pensamientos, creencias, acciones,…etc. Está más expuesto que el resto de la población a la dependencia psicológica y afectiva de los manipuladores ya sean la pareja o los jefes en el trabajo.  

b/ Puede ser que el cuestionamiento identitario típico de la adolescencia no haya encontrado más respuestas satisfactorias que las religiosas. Si el clima educativo de la familia era muy religioso y dogmático, la adhesión a un grupo sectario e integrista que da todas las respuestas cae por su propio peso…

c/ Porque el adepto vivió un traumatismo grave que le hace sentir culpable y no puede hablar de ello, y piensa que OD le ayudará a purificarse, a curarse y asimilar el trauma. En ese caso el adepto llega al Opus buscando la redención personal. Lo que por otra parte no hará más que aumentar su sentimiento de culpabilidad y su dependencia de la organización.  Los directores OD sacarán provecho rápidamente y presionará al adepto porque es bien consciente de la debilidad psicológica e identitaria de la persona.

d/ Porque un suceso dramático (duelo, divorcio de los padres, enfermedad crónica,  accidente, penas de amor, separación, acoso moral) lo ha vuelto frágil afectiva y psicológicamente sin poder encontrar la ayuda para superar el dolor. El Od hace en ese caso de refugio paterno, de “osito” psicológico y afectivo para gestionar este acontecimiento insuperable.

e/ Porque alguien de la familia era ya miembro del Opus Dei, o que la familia tiene relación con círculos opusinos, o va a un colegio, universidad, partido político, asociación en la que OD practica el « apostolado » de manera intensa. Y porque el grupo le pareció atrayente, sobre todo que responde a sus angustias, propone una formación interesante, corresponde a lo que espera de un grupo que ayuda a pensar a Dios y el mundo. Y porque el adepto tenía una necesidad visceral de ser dirigido psicológica y afectivamente. 

Todas estas situaciones, juntas o separadas, serán otros tantos motivos para adherir y transferir a la organización los plenos poderes psicológicos, físicos y espirituales sobre su persona. Aunque no se diga explícitamente es exactamente lo que pasa. El testamento en favor del OD le da un poder de vida y muerte sobre el adepto y su entorno familiar. Incluso si la persona no se da cuenta mientras vive sus años felices dentro del OD. El adepto se pone y pone a su familia bajo el dominio opusino por mediación del testamento en su favor.

Comentarios

flash memory ha dicho que…
El encargado de "tratarme" que tuve en mi juventud me dijo, joven aún, que primero se reía de lo que le mandaba hacer el cura, pero luego "se dió cuenta", "cayó" en que el Opus Dei había hecho por él "más" de lo que él había hecho por el Opus Dei.
literal.
Tiene ahora cinco hijos. es de nuestra quinta, nivel económico precario, del tipo autónomo. Creo que, por muchos medios de formación que le den, acabará por cuestionarse su entrega y "lo que ha hecho el Opus por él".
Anónimo ha dicho que…
Creo que me hice del opus por el motivo D. No era una ninha terminaba mi carrera y me enferme. Pedia a Dios ayuda y conoci la obra. Tuve desde pequenha ideales de entrega y religiosos. Claro por mi edad mas de 25 no daba a la talla para numeraria. Me hice super..... dure unos 19 anhos. Lo que me saco fue un gran agobio y decepcion.
Magí Ribas Alegret ha dicho que…
Leo, "si ese testamento no es impugnado o sustituido por otro realizado ante notario al que se advierte de las circunstancias manipuladoras bajo las que se efectuó el primero".

Habida cuenta la importancia dada por la entrada al instituto jurídico del testamento, considero útil aclarar que no es necesario impugnar el testamento otorgado ni invocar circunstancia alguna para otorgar nuevo testamento, basta con hacer una nueva disposición testamentaria.

Mientras la persona cuente con plena capacidad de obrar, lo cual se presume salvo prueba en contrario, puede disponer mortis causa de sus bienes cuantas veces quiera, prevaleciendo el testamento otorgado en último lugar.

Otra cosa es que el exclaustrado fallezca antes de testar de nuevo, en cuyo caso los herederos ab intestato deberían impugnar el testamento otorgado a favor de la secta Opus Dei, en base a vicios de la voluntad.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD