ESTRAGTEGIAS DE SALIDA Y CURACIÓN



Lo dice mi estimada amiga Françoise, hija de un supernumerario muerto en extrañas circunstancias:


OD no deja de aumentar la presión sobre sus miembros, su poder totalitario va cada vez más lejos. El poder les permite rentabilizar en lo financiero al adepto.  Y también lo pueden utilizar al máximo físicamente, intelectualmente, psicológicamente, afectivamente.

En caso de fallecimiento del adepto supernume que testó en favor de OD, OD extiende su poder al resto de su familia, incluso sin que la familia entienda qué está pasando.
Esto le permite al OD actuar tranquila y rápidamente- Si la familia comprende la peligrosidad del OD como fue el caso de mi hermana, mi madre y yo misma, la respuesta judicial  podrá permitir proteger los intereses familiares y la herencia. Pero hay que estar prevenido de que el OD empleará todos los medios a su alcance para expoliar la herencia del adepto. 

Caso concreto :
Mi padre se hizo del Opus para formar parte de la élite religiosa y social. En su caso se trataba de un fantasma de dominación, y de una confirmación de su éxito social, una forma de poder rozarse con la élite provincial y regional, incluso parisina. El OD recruta sobre todo pequeña, media, gran burguesía, nobleza, ejecutivos de nivel superior, Directores Generales de pequeñas y medianas y grande empresas, banqueros, aparato judicial, educación privada confesional, médicos, altos funcionarios. Los adeptos al Opus lo viven como un club privado en el que hay que enseñar « la patita blanca ». Es un lugar en el que se relacionan gentes con el mismo modo de vivir, los mismos intereses, las mismas preocupaciones religiosas, las mismas ideologías políticas. El OD les da legitimidad y una razón para vivir de manera elitista.

Les permite practicar la cooptación, la corrupción, ampliar su red profesional de contactos, afirmar su ideología de cortes fascistas, reclutar nuevos simpatizantes financieros incluso nuevos adeptos.


Mi padre se hizo opusino porque había sufrido abuso sexual por parte de su madre, nunca pudo hablar del tema y a partir del incesto se produjo en él una violencia fuerte contra las mujeres, violencia física, psicológica y sexual y que sufrimos mi madre, mi hermana y yo.  Vivía en la omnipotencia totalitaria al tiempo que se había quedado en una dependencia psicológica y afectiva de su madre, en la culpabilidad por esa dependencia, en la culpabilidad del trauma del incesto (como si fuera responsable de lo que su madre le había hecho padecer) y quiso encontrar en el OD una forma de redención psicológica, espiritual, afectiva. Quería encontrar una justificación de su violencia contra las mujeres. Un medio de curación interior también. Una forma de redención.
Más allá de estas razones mi hermana y yo descubrimos que conoció el OD  cuando estudiaba en la universidad a través de la Federación de Estudiantes Nacionalistas, unido al grupo  Occident,  y también a la Cité Catholique de Jean Ousset, la extrema derecha francesa en una palabra). Más tarde volvió a toparse con el Opus a través de sus colegas de profesión que eran supernubes. Y por las suscripciones de prensa: « Valeurs Actuelles » y « le Spectacle du Monde ». También a través de algunos conocidos que sin ser del Opus le convencieron para que adhiriera. 

Hablo de este ejemplo personal para que los lectores comprendan que hay muchas razones personales, imbricadas unas con otras, pero que todas generan dependencia psicoafectiva, inseguridad interior, dogmatismo. Esta organización integrista, sectaria les da de momento una respuesta a su angustia existencial y a su expectativa de gran dependencia afectiva, además de dar valor a su deseo elitista.
El OD como la mayoría de las sectas juega mucho con el papel de lo afectivo para captar al adepto, y una vez que el adepto ha sido cazado, la organización juega con el miedo al abandono pues se constituye a la vez como familia y como centro de retención y opresión, jugando perpetuamente a poli bueno poli malo como cualquier manipulador perverso. Llega hasta el punto de desligitimar todas las expectativas de sus miembros, lo que lleva a sus miembros a cada vez más dependencia y a una gran fragilidad interior: la mayoría se convencen de que fuera del redil opusino no hay vida serena y fuente de seguridad.

Todavía peor, el mundo exterior sin pasar el filtro opusino y las redes opusinas no es más que peligro y amenazas. Esta situación puede prolongar la adhesión al OD a pesar de graves sufrimientos durante largos años. Hace falta que algo haga clic en la persona, que  el cuerpo, el psiquismo no aguante más, puede ser un suceso dramático. En el caso de mi padre fue la muerte brutal de un colega supernumerario. Mi padre descubrió que el supuesto suicidio era en realidad un asesinato organizado por el OD. Ese acontecimiento le llevó a la decisión de salir o retirarse poco a poco del OD.
Dento del Opus se prohíbe toda forma de afecto, de sentimiento y emoción. Existe la obligación de desnudarse interiormente cada semana ante el director, en esa charla se fijan los objetivos de apostolado que hay que llevar a cabo hasta el agotamiento. Esto refuerza el desarraigo y la impotencia, y da lugar al pánico al aislamiento, no permite tener intimidad, la persona no tiene legitimidad personal fuera de las actividades OD, y limita además la percepción del propio sufrimiento y la toma de conciencia real de su destrucción interior :
Pude constatar personalmente que muchos adeptos que sufren en los grupos sectarios, por ejemplo mi padre, consumen antidepresivos, a menudo recetados por médicos afines a la organización OD.
Los antidepresivos anestesian el sufrimiento, enmascaran temporalmente el agotamiento nervioso, psicológico pero sobre todo permiten al OD y a otros grupos católicos sectarios el mantenimiento de sus adeptos en la sumisión.
Cuando se sale del grupo los ex adeptos tendrán que salir de esa adicción que funciona como una droga. Que mantiene a los individuos en un estado de fragilidad, de desarraigo y denegación, y la « desintoxicación” puede durar varios años. Por tanto hace falta tiempo para que los ex opusinos se den cuenta plena del desastre y los traumatismos que su adhesión a OD supuso. Hace falta también mucha valentía para enfrentarse al desastre interior.

Es más fácil para la mayoría al menos en los primeros años de la salida, intentar quedarse con las « buenas cosas » del paso por el Opus en vez de verlo como una experiencia profundamente destructiva y alienante. Este fenómeno es observable en todas las experiencias traumáticas y sectarias en los primeros años. Esa defensa momentánea del paso por el Opus permite al ex adepto tomarse el tiempo necesario para admitir progresivamente el sufrimiento, los abusos que sufrió sin que su psiquismo y su salud física se vean comprometidos. Es lo que los psicólogos llaman una primera salida de denegación.

Lo que enlentece este proceso suele ser la relación indirecta con el Opus en la persona del cónyuge o de un miembro de la familia. Existe por tanto la nostalgia del pasado opusino, y también la presencia continua de las redes opusinas alrededor del ex miembro con la correspondiente ideología. Así la verdadera salida del Opus tarda, tarda la toma de conciencia de los perjuicios en uno mismo y en los de alrededor. Por ello es todavía más complicado para el ex adepto rodeado de ese « ambientillo » tener una visión de conjunto del proyecto opusino que no esté todavía ligado a lo que el OD le decía en sus tiempos dentro. Harán falta tiempo, análisis sin complacencia, terapia, intercambios con otras personas sin nexos con OD o que salieron hace más tiempo y que comprendieron el revés del tapiz, para medir más directa y precisamente la peligrosidad de este grupo y también el nivel de los sufrimientos que el OD le hizo pasar. 

Este proceso se parece a una lenta desintoxicación y en realidad lo es. Los abogados especializados y los psicólogos hablan de exfiltración. No sólo físico sino también psíquico.
Otra fuente de enlentecimiento e la curación : la vergüenza, el sentimiento profundo de culpabilidad por haberse dejado engañar por este movimiento integrista y sectario. Este sentimiento es común a todas las víctimas de violencias físicas, psicológicas y sexuales. 

Para salir de este sentimiento que puede ser muy doloroso, invasivo. A menudo es necesaria una terapia psi.  Para distanciarse, para gestionar el trauma y reencontrar la posibilidad de hablar sin que afecte de foma desmesurada y sin culpabilizar y también progresivamente poder serenarse y encontrar la tranquilidad perdida tras la pertenencia opusina.
Cada víctima ha de encontrar la terapia que le vaya mejor  para ayudarle a superar los traumas vividos en un marco sectario. Hay muchas ofrecidas por los profesionales de la salud : EMDR, hipnosis ericksoniana, terapias cognitivas comportamentales que son diferentes del psicoanálisis y la psicoterapia clásica, en la medida en que todas estas terapias son cortas y curativas. No sólo analíticas. Dispensadas por psiquiatras diplomados y comprometidos éticamente, realmente adaptados a los sufrimientos de las víctimas y solicitadas por ellas, estas terapias son muy eficaces. Y a menudo son el punto de partida para volver a encontrar una seguridad interior, una dignidad, una tranquilidad, un equilibrio y el sentimiento de pertenecerse a sí mismo. Restablecer todos estos elementos es primordial en la curación de todos los sufrimientos acumulados. Serán la base, el trampolín necesario para superar positivamente todas estas terribles experiencias.  
Al haber sido brutalizada la personalidad, el comportamiento, la manera de vestir, las amistades, las ideas, los actos, dictados por el grupo sectario hará falta tiempo para llegar a ser lo que se era, para reanudar con el ser más íntimo y darse a sí mismo el derecho a pensar por sí mismo, de pensar diferente a lo que fue enseñado y metido en el alma por el grupo sectario. Las terapias psi también ayudan a ello. Y el entorno, los amigos no ligados a la secta e la medida en que la relación con ellos no se cortó totalmente al adherirse al grupo.
  
Otra ayuda activa en la renovación personal es la práctica de una actividad recreativa, deportiva, cultural, creativa.  Este tipo de actividad despierta en una misma la energía positiva que ayudará a la reconstrucción y muestra a la ex adepta que tiene todas las claves para salir adelante.  Que no es un niño pequeño ni alguien incapaz de salir adelante solo. Al contrario, tiene las capacidades, las competencias, los talentos que le permitirán vivir feliz, en paz y con plena capacidad para asumirse en todos los sentidos de la palabra. 

El OD tiende a no valorar en los supernumerarios más que lo religioso por supuesto, pero también lo intelectual y todo lo que tiene que ver con actividades burguesas o nobles. Hay que ver por tanto lo que fuera de esas actividades aporta placer y emociones positivas. Recuperar el contacto con aquellas actividades abandonadas al entrar en el Opus te hace sentir bien.  

En las numerarias el OD exalta lo religioso y deconstruye todo lo que podría suponer dignidad y valor personal a la adepta. Dado que la numeraria se dedica sobre todo a las actividades domésticas frente a las numerarias jefas y a las supernumerarias, les está prohibido todo lo que suponga un placer personal. Las lecturas son dirigidas, no se ve la tele ni se va al cine, toda la formación la dirige el Opus, se vive en una casa opusina, no hay tiempo para pensar, para vivirse intímamente. El formateo cotidiano a propósito de la propia indignidad, la humildad obligatoria, incluidas las mortificaciones físicas, alimentarias, psicológicas, la necesidad de « estar de servicio » 24 horas incluidos fines de semana, todas esas presiones laminan gravemente a los adeptos.  

Es por ello muy importante poder hallar el simple placer de tener un lugar para una misma, tener tiempo propio, para soñar, admirar, hacer algo apasionante sin que haya ninguna utilidad para otras. Esto te restaura poco a poco la autoestima, aporta paz, un sentimiento de armonía y da suficiente energía para seguir adelante con la propia vida y afrontarla sin miedo.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Graciaa!! Muy valiosa la informacion. Ciertamente da mucho miedo salir. Recuerdo un sentimiento de culpabillidad y horror al entrar a la pagina opusfrei...al ver el negativo del findador..
Magí Ribas Alegret ha dicho que…
CUENTA (ATRAS) EN EL POP

http://www.elconfidencial.com/empresas/2016-09-20/banco-popular-despidos-angel-ron-plantilla-cierre-oficinas-ajuste_1262846/?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=button

Repito, pequeños accionistas del POP, los de arriba están preparando una "mascletà" fin de fiesta, vended ahora. Cuando los grandes tenedores inunden el parket, tal como sucedió con ENRON, el escaso valor actual quedará reducido a cero.

Y por favor, no llameis a Marcelo, el dinero es cosa del santo JoseMaría.
Magí Ribas Alegret ha dicho que…
ÚLTIMAS NOTICIAS. Barbastro.- Fuentes bien informadas me comunican:

"En TORRECIUDAD llevan varios meses si cobrar, desde hace un año en Madrid les han cortado el grifo y no tienen un duro".
Magí Ribas Alegret ha dicho que…
Françoise, exteriorización impactante. En la entrada reencuentro tantos relatos de ese entorno nefasto. Opino desde mi particular observatorio, Tarragona, localidad -como Pamplona- dominada por la "Obra de Dios", ideal para hacer trabajo de campo. "Pozo de víboras" que, como la Justicia (en palabras de Monseñor Romero) "solo pican al descalzo" (indefenso).

Muy interesantes las semejanzas con la Mafia (Roberto Saviano).
Anónimo ha dicho que…
Nunca estuve dentro, pero tengo familia metida allí.
Un día, una ocasión obligó a toda la familia a reunirse y, desconociendo sus jerarquías, amonesté a uno que, en ese preciso instante, estaba reconviniendo públicamente a otro por enésima vez en el día. De entonces acá creo que me he vuelto "deliberadamente invisible" para ellos.
Empecé a leer y a entender que lo de mi familia era algo más que ir a misa y comentar entusiásticamente la última encíclica del Santo Padre.
Los amo, me ayudaron a ser feliz, sus obras han sido amores, han sido y son un ejemplo para mi. Me gustaría que supieran que los estoy esperando fuera para ayudarlos cuando se decidan a salir.
¿Creen ustedes que podría decírselo?¿O si lo hiciera les reportaría más problemas?
Muchas gracias.
Ana A ha dicho que…
Aléjate y serás todavía más feliz de lo que ya eres. No merece la pena

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA