viernes, 16 de septiembre de 2016

EXPANDIR EL IMPERIO, UNA META COMÚN

Lo del Opus catalán tiene visos de veracidad con este testimonio.
A buen entendedor pocas palabras sobran:
Tiene que ver con el conferenciante que defendió ardientemente la clase de religión confesional. Me sirve para ilustrar mi controvertida tesis de que OD y franquismo van de la mano. Es palmario y se ve, pero hay quien no quiere verlo. Me encuentro los párrafos sin buscarlos. Desconozco si el militar protagonista "competidor" de Franco lo consideraban, tal era su relevancia, era el abuelo o el padre del "Defensor fidei".


Problemas de Franco en 1956: el primer problema fue la colonia marroquí por la cual había luchado en su juventud. En aquella época Marruecos era todavía de primordial importancia para el honor militar en general y para Franco en particular.

Mi abuelo también estuvo en Africa, pero como "clase de tropa", por supuesto. No era un oficial con mando.
Resultado de imagen de garcia valiño
Teniente general Rafael García Valiño

Franco le había confiado el papel clave al alto comisario al general Rafael García Valiño, uno de los más jóvenes y brillantes estrategas de los generales nacionales durante la guerra civil. García Valiño era considerado en algunos círculos del régimen xomo un  rival potencial del caudillo. En una ocasión había declarado que el día en que Franco muriera, él se presentaría en el Pardo para tomar el poder. En particular, el confidente íntimo de Franco, el general Camilo Alonso Vega, lo consideraba como ambicioso y peligroso.

En una época en la que su colega francés, el general Guillaume, estaba intensificando la represión de los nacionalistas marroquíes, García Valiño, con la secreta complicidad de Franco, se dedicaba a una política activamente antifracesa. Autorizó los partidos políticos locales, confirió a la zona española un cierto grado de autonomía, y ayudó secretamente a los rebeldes de la zona francesa con armas y dinero. Franco permitía las irresponsabilidades de GV por varias razones. Hasta cierto punto, había pocas alternativas. Las lamentables condiciones del ejército español difícilmente podía permitir una guerra colonial victoriosa. El imperio francés estaba desmoronándose, así que España no podía esperar que las cosas fueran mejor. Consiguientemente Franco esperaba sacar provecho de la inquietud francesa y conseguir lo mejor de la debilidad española. El deseo de ver el imperio español en Marruecos expandido a costa de los franceses había sido un rasgo constante de su política africana desde 1939....

Posteriormente Franco sostendría que GV estaba fuera de control y actuaba por propia iniciativa. Es decir F. reconstruía la historia a su favor, rasgo muy propio de su hermano gemelo y de la organización que tanto se parece a su founder. Eso, sencillamente no era verdad. En efecto, F. escribió un artículo de prensa bajo el seudónimo "Hispanicus" a favor de la política de GV. Lo que irritaba al caudillo era la forma arbitraria en que su Alto Comisiario manejaba los asuntos internos de Marruecos. En particular estaba predispuesto contra GV por los chismorreos de la amiga de su esposa, la marquesa de Huétor de Santillán, acerca del desdén con el que trataba a los miembros de la familia Franco cuando visitaban la zona.

En 1953 los franceses habían depuesto al sultán Mohamed V. El 21 de enero de 1954, GV al dirigirse a una gran multitud declaró su solidaridad con las víctimas de la represión francesa. Cinco días más tarde, Franco concedió una amnistía para todos los presos políticos marroquíes y censuró a los franceses. A lo largo de 1954 la represión francesa  se intensificó y GV declaró que España apoyaba la evolución del pueblo marroquí. En agosto de 1955 los franceses levantaron la ley marcial. En noviembre de 1955 el sultán fue repuesto. GV felicitó a una encantada multitud en Tetuán. Tanto él como el Caudillo parecían creer que el deterioro de la posición francesa no tenía relevancia para la zona española. Con un racismo ciego y paternalista, estaban seguros, como lo estaban la mayoría de los españoles africanistas, de que los marroquíes adoraban a sus gobernantes españoles.

Cuando los franceses comenzaron a hablar seriamente con los marroqués, a principios de 1956, GV le envió a Franco un telegrama en el que decía que a menos que se hicieran promesas concretas de independencia y se pusiera en funcionamiento un importante programa de obras públicas para absolver el desempleo local, el movimiento nacionalista se volvería contra España. Franco telefonieó a GV y le propuso que pronunciara vagas declaraciones de futura independencia. Ante la falta de decisión española, los nacionalistas locales reaccionaron mediante la utilización de los mismos métodos violentos que habían resultado eficaces contra los franceses. Entonces, GV denunció a sus hasta entonces amigos nacionalistas como subversivos comunistas, les cerró el periódico y arrestó a militantes prominentes. Cuando el 2 de marzo de 1956, los franceses anunciaron la independencia de Marruecos, el Caudillo quedó desamparado. El 6 de marzo estallaron en la zona española violentos tumultos nacionalistas.

El 15 de marzo de 1956 Franco se vio obligado a dejar en libertad a los recientemente encarcelados nacionalistas y a anunciar que España abandonaría su propio protectorado. El 5 de abril Franco recibió a Mohammed V en Madrid. Fue tratado con el mismo desdén glacial que usaba el Caudillo con todos los demás mandatarios. En una desagradable negociación demostró cierto sentido del realismo. Después de años de confiadas afirmaciones acerca de la especial amistad con Marruecos, su política no había demostrado ninguna perspicacia.
Resultado de imagen de Franco pesca
La caza y la pesca le habían ocupado muchísimo tiempo durante la última crisis colonial y había tendido a dejar las cosas en manos de García Valiño. Sin embargo en último extremo sabía que no podía luchar por conservar el protectorado. La declaración de independencia fue firmada el 7 de abril de 1956. Para suavizar el tema Franco intensificó las presiones sobre Gran Bretaña por el tema de Gibraltar.