viernes, 18 de noviembre de 2016

CORRUPCIÓN

Cualquiera que se lea este libro y entienda lo que pone, me parece que deja de acudir a las urnas.
Mariano Sánchez Soler en "Negocios privados con dinero público" hace un retrato de la corrupción sistémica en la democracia española demasiado real. Y eso que el libro se para en 2000. Faltaba lo más gordo.

Todo comenzó en un país en el que más del 70% de los ministros eran empresarios, y algunos de ellos tenían intereses en empresas dependientes de sus decisiones. En aquel país organizado según el caciquismo multisecular, 200 familias se repartían la tarta. Banqueros y empresarios que elegían ministros, ministros que volvían a la empresa de la que habían salido tras ejercicio del poder.
Resultado de imagen de negocios privados con dinero público






Un país no son solo sus autovías y AVEs. No es sufciente. La ética sale por la puerta, la corrupción entra por la ventana. La corrupción se comete haciendo y dejando hacer. A finales del siglo XX ese país despertó y se encontró que vivía inmerso en corrupción. El primer caso fueron las basuras de Madrid, Alonso Puerta, honrado ciudadano denunció: él fue el expulsado del PSOE. Lo que venimos diciendo, el sistema corrupto expulsa a los que no son corruptos.

En los 90 España consiguió ser uno de los países más corruptos del mundo y menos transparentes. En el fondo los españoles pensamos que si pudiéramos o estuviésemos en el lugar del corrupto haríamos igual. "A mí no me cogerían."

El modelo corrupto español proviene de la estructura antidemocrática que padecemos, en un país en el que nos estamos atreviendo a dar lecciones de democracia a la única democracia del mundo, según los entendidos en política, porque en EEUU sí hay separación de poderes y representatividad. Aquí no. Pero como somos unos incultos en política especialmente, vemos la paja en el ojo ajeno y  no la viga en el nuestro. A mí lo de Trump teniendo lo que tengo en mi propio país no me da ni frío ni calor. No sé. Está lejos y sólo puedo juzgar según el periódico que lea o el analista que escuche. Pero de España y la realidad española sí me siento capacitada para hablar. Mariano Sánchez Soler describe una realidad que en mi humilde nivel de ciudadana de a pie he podido comprobar.

Menos mal que vemos lo mismo. Al que no es corrupto se le echa.

Nuestro modelo español: no hemos elegido ni podemos al Jefe del Estado: ya lo hizo el ganador de una guerra fratricida que se dedicó cuarenta largos años y los que siguieron a hacer perdurar la división de sus compatriotas entre vencedores y vencidos. Siguen los vencedores en el poder tan ricamente, de ahí que abrir fosas y restablecer la justicia sea "remover" el pasado y no lo sea beatificar curas, monjas, frailes, mártires de la cruzada, olvidando a los otros, que al no ser curas, monjas, frailes ni de comunión diaria han de conformarse con la cuneta o la desaparición. Sigamos con la corrupción.

No existen jurados, no se vota al jefe de la policía ni al fiscal, ni hay derecho de referéndum con carácter ejecutivo. La participación popular se limita a los comicios electorales. Las leyes electorales están hechas para que determinadas minorías se repartan el pastel del dinero público. Eso es lo único que hacemos al votar, decidir cuanto dinero, según el número de votos, va a ir para cada partido. Partidos políticos, máquinas de hacer dinero para su sustento y el de los que de ello viven . Corrupción.

Las campañas electorales, máquinas de gastar dinero. Hay que buscar oscuras fuentes de financiación porque no llega para tanto despliegue mediático. Listas, las listas las hace el jefe. En los 60 los partidos los financiaban los afiliados. Si PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos vivieran de sus escaso afiliados, no les daría para tantas alegrías. En los 70 los partidos se burocratizaron, se alejaron de las bases y se vieron abocados a buscar recursos para financiar la maquinaria.Las necesidades del partido arrastran a romper las reglas del juego, se crean partidos fantasma ¿Sabiáis que un fugado del PP creó su propio partido regionalista de Madrid? para sacarse unas pelas.

De la corrupción individualizada a la corrupción como método de vida. En Italia empezó el fenómeno de que el partido socialista renunció a su ideología y se convirtió en grupo de poder y negocios. Lo mismo o parecido le ocurrió al PSOE una vez hubo ganado en 1982.

La afiliación española a los partidos es ridícula. Son partidos de notables. En 2002 había 200.000 militantes con derecho al voto en el PSOE y 80.000 por las mismas fechas en PP. Sólo el 2% de la población pertenece a un partido.



Poco militantes pero muchos millones, de las cuotas no sobreviven.
En el tiempo en que se escribió este libro 2millones700mil pts daba el Estado al partido por cada escaño logrado, 101pts por cada voto al congreso y 40 pts por cada voto obtenido individualmente.  En los  comicios de 1999 el PP recibió 2mil600millones, PSOE 2.000millones. Como bien dice García Trevijano esto es el logro del fascismo: haber integrado a las masas en el Estado, los partidos son partidos estatales, no son partidos que nazcan de la dinámica propia de la sociedad civil. Son grupo de intereses, ¿cuál es su interés? Seguir viviendo del Estado.

El político de negocios es el personaje nacido con la decadencia de las ideologías. Viven a la sombra del partido, controlan votos, no tienen preparación profesional, se les nombra por ser fieles al líder del partido, su puesto existe para el enriquecimiento propio y ajeno. Se les sitúa en puestos de responsabilidad de empresas y organismos públicos.

En 1979 Emilio Alonso Sarmiento fue el encargado de diseñar un sistema de empresas que constituyera el soporte financiero del PSOE. Era un empresario mallorquín del sector del calzado. Antes Enrique Ballester se ha´bia hecho cargo de Management SA la empresa madre del holding socialista. Luego fundó una filial dedicada a la ingeniería y la construcción. Emilio Alonso le acusó de usar la política para enriquecerse en sus negocios. Ya en 1982 dos diputados socialistas valencianos explicaban que habían sido expedientados y expulsados del partido por denunciar los intentos de patrimonializar las inversiones públicas a través de empresas paralelas. Concretamente una empresa de importación-exportación de nombre OREX no era sino un truco para conseguir fondos para el partido.
Las explicaciones del PSOE suenan a las explicaciones del Opus para aclarar que las empresas no son aunque los dirigentes sean:

“En el caso OREX se quiso involucrar al partido. Lo cierto es que es una sociedad anónima hecha por señores que en su mayoría pertenecían al partido. A esos srs el partido les prestó un millón de pts, el partido consideraba ese dinero como inversión en acciones de la compañía….” Los del PSOE dan más explicaciones que los OD, porque OD te dicen que son pobres de solemnidad, no reconocen las inversiones.
También en Alemania pasan estas cosas: entre 1969 y 1980 el consorcio industrial Flick había donado más de 25 millones de marcos a todos los partidos clásicos del país. Algo de ese dinero llegó a España.
En 1977 dirigentes del Partido de Manuel Fraga recibieron sobres con dinero y transferencias bancarias del presidente de Baviera, millones, casi 2 recibió Fraga para “luchar contra el peligro comunista”. Fraga  tuvo que mendigar millones para su partido a Ruiz Mateos.

Los mayores contribuyentes de UCD y de AP fueron las compañías eléctricas y algunas empresas de seguros. Sanchís fue el conseguidor de AP, después de muchos negocios que acabaron en fiasco recaló en la política. Gracias a él altos cargos de ese partido percibían sustanciosos sobresueldos ya en los 80. Tras las donaciones se buscan influencias politicas que desemboquen en operaciones comerciales. Mientras Vestringe, secretario en aquella época del partido desmentía que no habían recibido dinero sucio, los talones bancarios fotocopiados ya obraban en poder de los periódicos.
Banca Catalana en 1982 fue el primer caso de “Pujol nos roba”, no se hizo nada porque todos los políticos de Madrid consideraban a Pujol aliado indispensable. 100.000 millones de agujero ya en los años 70. En 1990 la Audiencia provincial archivó y todo quedó en “maniobra política anticatalana”. También está estudiado: los escándalos sirven para consolidar la imagen del acusado que es capaz de enfrentarse con la cara de cemento armado a decir “yo no he sido” y echar la culpa al españolismo. Muchos políticos muy corruptos acaban siendo mejor valorados tras capear el temporal.  Véase Fraga el superviviente ministro de Franco que murió en olor de santidad democrática y “transicional” o “transeunte”.
El milagro de los cursos de formación que te enriquecen por las subvenciones no se inventó en Sevilla, el primero fue el caso Pallerols que saltó a la luz en 2000. Falsificaba firmas de asistentes a cursos que no se celebraban, cobraba las subvenciones y daba un pico a los políticos de Uniò. 78 millones de pts, el 10% de la subvención recibida de la propia Generalitat. Otro caso catalán fue el caso Casinos que salpicó a CiU pero ya el juez archivó porque decía que no existía el delito de financiación ilegal de partidos políticos (1995) con independencia de lo inmoral que pudiera parecer. En 2000 el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña archivó lamentando mucho tener que archivar “porque no se habían hecho las cosas bien.”
En Galicia el caso fue el de las tragaperras por el que Rajoy terminó con la carrera política del socialista Barreiros a causa de una concesión del juego de boletos a una empresa inexistente y luego vendida por mil millones con la concesión. El superpelotazo.
  .

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Progresando, progresando, hemos llegado al que posiblemente sea el caso de corrupción más brutal y descarado en la historia universal. Y a la vista de todos y en el BOE. Se puede robar por una coima en un contrato, el caso más habitual. También, algo más exagerado, se puede cobrar por la totalidad del importe de un contrato, completamente falso, Incluso se puede meter el dinero en la caja y llevárselo directamente. Hasta es posible la corrupción por hacer algún daño y cobrarse por ello. Pero corrupción por organizar terremotos, tal cual, terremotos, que evidentemente no sirven a nadie y sólo causan daños a muchos, y llevarse todo el importe y más por hacerlo es caso nunca visto. Así lo hizo Florentino Terremoto Pérez, el presidente del Real Madrid, con su ACS. Organizó terremotos en Castellón y Tarragona, por contrato firmado en el gobierno ZP. Y se los pagó el gobierno de Rajoy. De mil a dos mil millones de euros, que no está claro. Y se dice pronto: 1.000 a 2.000 MILLONES DE EUROS. Por hacer terremotos. Pagados rápidamente y a tocateja. Publicado en el B.O.E. Estamos de líderes en la Champion League de la corrupción mundial ¿o no? El régimen opusino tiene estas cosas.

Magí Ribas Alegret dijo...

La querella del caso Castor fue turnada por Decanato al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción núm. 4 de Vinaroz, siendo Decano Ignacio Lasierra Gómez (titular del Juzgado de lo Penal núm. 1).

El Juzgado mantuvo su competencia, que fue ratificada por la Audiencia Provincial de Castellón, sin perjuicio de ulterior decisión durante la fase instructora.