MEDIO SOBERANO DE INFORMACIÓN



Torreciudad, santuario dedicado a la virgen del mismo nombre, es en realidad un lugar a mayor gloria del founder. Lugar “mariano”, lugar de peregrinación y conversión, el agua no es milagrosa como en Lourdes y se ocupó de que estuviera indicado en todas las fuentes. Hemos pasado sed y calor en Torreciudad,
en las peregrinaciones de mayo o en verano, cuando tenían lugar ordenaciones sacerdotales, visitas del jefe supremo y diversos festejos religioso-opusinos. No le gustaba que hubiera tiendecitas de recuerdos, no quería el bazar religioso ni tampoco restaurantes cerca. Hay unos grandes “cepillos” donde se pueden depositar donativos, se compran solo las velas votivas….pero todo esto es pura apariencia ya que quien se acerca a la obra escrivariana será sableado sin contemplaciones por otros canales. Para comer había que andar, al principio había un “merendero” donde servían comidas, hoy no sé. Otra opción era  bajar al Tozal en coche. Pero nadie iba con el bocata por la explanada del santuario, qué falta de tono humano. Las comidas fuera.


Heliodoro Dols no se enteró y diseñó un self service. Ignoraba que el founder hizo cambiar el self service planificado por unas imágenes cerámicas de los dolores y gozos de san José, que el peregrino recorre en forma de prepa para la confesión. Ir a Torreciudad y no confesar es imperdonable. Heliodoro sugirió 10 confesonarios, el founder aumentó la cifra a 40, hay una tétrica cripta de confesonarios. Lugar central de la peregrinación, tétrica por el hecho de que la confesión es un gran medio manipulador en el “opus Dei” y da miedo todo lo que se aprovechan de este medio para sonsacar, enterarse, manipular. Medio soberano de información.

Con su visión de futuro predijo que 40 confesonarios serían pocos para la avalancha de peregrinos.En los días en que yo pisé por vez primera Torreciudad así era, romerías masivas. El "opus masa" español del que hablamos tan característico.

De regreso a Roma tras la peregrinación mariana, Escrivá abrió el Centro Romano de Incontri sacerdotali en la RUI, residencia universitaria opusina. Fue un primer paso para influir realmente en el poder eclesiástico.
El mecanismo de seducción para altos prelados estaba en marcha. Los eclesiásticos invitados podían desahogar sus penas y hablar en voz alta lo que quizás no osaran en otros foros con la seguridad de que no habría filtraciones. Ejen, ejen. Quedaban impresionados por la juventud de los curas opusinos y la firmeza de su adhesión a la ortodoxia. Se me ocurre pensar que todo este ambientazo es seductor para cierto tipo de eclesiástico. No imagino a Casaldáliga en sus viajes a Roma sintiéndose tentado por estas reuniones opusinas, ni a muchos otros prelados y curas sin nombre que andan entre drogadictos, miseria, enfermedad y otras variadas desgracias de la humanidad.

Todo asistente a las reuniones quedaba impresionado por la cohesión, la unidad y uniformidad del “ejército en orden de batalla”, como le gustaba describirlo a su founder. Salta a la vista el contraste con el gallinero eclesial postconciliar, el desconcierto y la disarmonía del resto de la iglesia. La confusión moral, la permisividad, la indiferencia asolan Occidente. No es para tanto y el disenso en un cuerpo de mil millones es normal, pero esa parte la explotan bien, les gusta la paz del cementerio como a todo déspota.

Los obispos alemanes han dado mucho dinero a “obras opusinas”, la iglesia alemana es rica, bien gestionada y sacan pasta. Algunos de los prelados de ese país que acudieron al CRIS: cardenal Höffner de Colonia, en 1972 el obispo de Essen, monseñor Hengsbach, opositor feroz del marxismo, cardenal Casariego de Guatemala que alabó la acción del founder, una de sus más raras acciones que es sólo un síntoma de poder y manipulación existentes dentro de su obra: me refiero a “llamar” al sacerdocio porque a él “le daba la real gana” a gentes que habían estudiado una carrera y que la habían desempeñado. “Hala y ahora cura porque lo digo yo, ejercita tu obediencia y visión sobrenatural” al tiempo que a muchachos que querían ser “curas” desde pequeños a esos no le daba la gana de “llamarlos”. Es demencial si se mira de cerca. Manipulador. Qué abuso de la mal llamada obediencia, ¿por qué lo llaman obediencia cuando quieren decir manipulación?

Y por supuesto no se puede olvidar al ilustre visitante polaco, cardenal Wojtyla, arzobispo de Cracovia desde 1964, fue particularmente receptivo a la ideología opusina y su charla se recogió en un volumen titulado “La fède della Chiesa”

Escrivá no consiguió su deseada “diócesis flotante” en el pontificado de Pablo VI, había dado en duro. Y el duro de la película era el arzobispo Benelli. Benelli, hijo de un panadero de Pistoia, trabajó en la Secretaría de Estado con Montini. En 1962 fue destinado a la nunciatura de Madrid, allí comprobó que las “monjas” opusinas trabajando en la nunciatura de telefonistas, doncellas etc eran todo orejas. Como buenas hijas de tan buen padre. El patrón de losmicrófonos ocultos. Benelli deploraba el secretismo de la casa y sospechaba que Escrivá pretendía una iglesia dentro de la iglesia, bueno, “él” era la iglesia primitiva y renovadora, en el camino del bien frente a los demás descarriados.
Resultado de imagen de cardenal Villot
Cardenal Villot

En 1969 el cardenal Villot, fumador empedernido, ascendió a la secretaría de Estado. Villot está en mi  lista de siniestros, seguía en tal alto puesto cuando murió inesperadamente “el papa de la sonrisa” en extrañas circunstancias y sobre todo se le embalsamó tan rápido que parecía que los embalsamadores habían dormido esa noche en el Vaticano. Qué siniestro Vaticano.

Retomo, con Villot de Secretario de Estado, Benelli volvió de Madrid y se puso a sus órdenes. Benelli fue en aquel tiempo el más abierto “enemigo” en la curia de la familia escrivariana. El enérgico Benelli  de personalidad franca y directa, sin miedo a pisar callos se ganó el pseudónimo de “Muro de Berlín” o “Gauleiter”. A su lado Villot, una sombra, Villot no lo soportaba y desde aquel entonces Villot se alió naturalmente con OD.
Resultado de imagen de cardenal benelli
El obstáculo

OD tenía que sortear el obstáculo Benelli, no podía ser que dicho arzobispo les bloqueara la influencia en la curia. Un OD en el margen no sería un OD querido por Dios sino un OD “humano demasiado humano”. Por tanto algo había que hacer para seguir con el movimiento ascendente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

CRISIS SUCESORIA