OPUSINOS MONSTRUOS TELEVISIVOS. CONCILIO





Se amontonan temas interesantes: 
-sobre Monzón, la invasión del valle de Arán la conocía, no había caído en la cuenta de que pudo ser una auténtica ratonera provocada para eliminar comunistas indeseables.




El Jesús Monzón de los años 80 con el escudo de la institución en el bolsillo superior de la americana, más Opus imposible.



A partr del min. 50.30 la relación de ex comunista con el "Opus Dei", un IESE mejicano y un IESE balear.
¿Molins un opus catalán pata negra? y atención a los "opositores al franquismo" que se reunían en el IESE balear: Cela, Garrigues Walker, Fdez. Ordóñez, Tamames, JL Sampedro....todos pagan el óbolo al Opus Dei, no ser inquietados, al menos una conferencia al año, hay que llevarse bien con el "poder". El IESE balear, "empresarios mallorquines piensan que se podría abrir una escuela similar en Palma"....como todo lo que crea el "Opus Dei". El Ibede, "isla de libertad", tendrán cara....el principal puntal de la dictadura en sus estertores que nos trajo la dinastía franquistaborbónica.
(Qué feas son las mujeres mayores de Pamplona, por Dios, futuro que me espera....)

Menudo fichaje que hizo el "Opus Dei" con este comunista de bandera, organizador de invasiones....Los que más les molan.



Sobre el link del Monzón comunista del Valle de Arán con el gran Wyoming es poco probable, el gran Wyoming es manchego, el del Valle de Arán, pamplonés.¿Franco hizo por salvar su pellejo? me decepcionó cuando supe que en Méjico se había convertido en profesor del IESE mejicano, ¿cómo se puede caer tan bajo después de haber luchado y huido del franquismo? claro que si el opus o Franco lo salvó, el opus lo protegió. No sé nada.
 Resultado de imagen de jorge javier

Lo del gran Wyoming, Risto, Jorge Javier y sus nexos familiares y juveniles opusinos hay que empezar a tomárselo como lo que es: en España todo personaje de clase media y media alta ha rozado. Inevitablemente. Y lo mismo que todos han rozado, todos lo ocultan, hasta que llega un momento en que lo cuentan porque ya está suficientemente lejano, pero de entrada los links opusinos se ocultan. Yendo por delante con la verdad de que viviste la inquisición y la maquinaria proselitista opusina, no sales del cascarón. Es el gran tabú. Es verdaderamente llamativo que ni Risto, ni Jorge Javier ni Wyoming escapen a la infección. 3 monstruos televisivos españoles sin duda. Nos queda Evole. "Qui vivra verra". Familia farmacéutica la de Wyoming, el gremio de la farmacia está muy trabajado por el "Opus Dei" español: farmacéuticas ricachonas enriquecidas, hay donde rascar, y a las que pillan las saquean. Tengo ejemplo cerca del barrio donde resido.
 Resultado de imagen de gran Wyoming
Me ha gustado lo de "pastorear al rebaño de izquierdas", evidentemente es lo que hace el "establishment" con los pretendidos programas de izquierdas y las pretendidas teles de izquierdas, los pretendidos partidos de izquierdas y los pretendidos políticos de izquierdas. Entretener al personal. Bla, bla, bla, bla...pero hacer se hace poco. No se puede. Como hagas algo que no sea darle a la lengua arriesgas hacienda y vida. Lo primero que me planteo es ¿Por qué soportan esta tercera restauración borbónicofranquista infumable? No sacan el tema y es el eje sobre el que gravita la corrupción ambiental de España. Es chocante.


Resultado de imagen de risto



 EL FOUNDER Y EL CONCILIO

Lo que hace el brain washing: nunca nos dimos cuenta de lo pretencioso de aquella famosa frase: “En mi vida he conocido varios Papas, muchos cardenales, multitud de obispos. Pero fundadores del Opus Dei sólo uno.” Vamos, que sólo él tenía la llave de nuestra salvación. Situado por sus propias palabras en un pedestal y deslumbrando por mor de la elección divina, no teníamos otro cauce ni otro portavoz de los designios del Altísimo para cada una de nosotras. Más claro agua.

El founder se hizo su propio retrato de los romanos pontífices: a Pío X lo tenía en un altar, el papa de su infancia, de la “comunión frecuente”, el papa que persiguió el modernismo. Lo nombró intercesor y está su imagen en diversos oratorios e iglesias como Torreciudad. Adquirió su reclinatorio, no recuerdo si fue regalo de la familia o adquisición por compra. Una reliquia.

A Pío XII no le perdonó que no le diera la mitra episcopal.



En 1958 la elección del cardenal Roncalli que escogió el nombre de Juan fue una sorpresa mundial. Tenía casi 76 años y era el tercero de una familia campesina de 13 hijos. Su carrera eclesiástica se desarrolló en los servicios diplomáticos vaticanos, Rumania y Turquía. En sus periplos por el mundo visitó España. Fue acogido en Zaragoza y Santiago en sendas residencias opusinas, en una práctica que tantos réditos les ha dado de adulación “al eclesiástico” encumbrado. Tienen el manual de uso. Se informan bien sobre la persona, orígenes, gustos y aficiones para dorarle la píldora y contarle y agasajarle como nunca olvidará el dicho eclesiástico.
Juan XXIII empezó nombrando nuevos cardenales de lugares lejanos: los primeros de Japón, Méjico, Filipinas. Hizo cardenal a Montini, entonces arzobispo de Milán y que ya ha salido en esta historia. También le tocó birrete a Larraona, el claretiano que tantos favores dispensó.
En el 59 el papa anunció Concilio Ecuménico, tras el interrumpido por la entrada de Garibaldi en Roma, tocaba el concilio Vaticano II. Entre los nombrados, Alvaro Portillo, secretario de una subcomisión, y no precisamente la de los Laicos. Decepcionante.
Escrivá hubo de esperar año y medio para ser recibido por el nuevo papa. Estuvo media hora en la que le dio tiempo a plantearle lo del “traje jurídico” que se les había quedado estrecho, querían ser prelatura nullius. Dejó claro que de 3000 en 10 años habían pasado a ser 30.000, de los cuales 307 curas. No le dio numero de bajas, hubiera sido interesante.

Juan XXIII se quedó desconcertado. No hizo caso ni respondió a las peticiones. En mayo de 1962 el cardenal Cicognani, secretario de Estado respondió que nones, era imposible. Al poco el founder volvió a entrevistarse con Juan XXIII, le llevó el dossier que había elaborado uno de esos “lumbreras” opusinos canonistas que ellos ensalzaban a las nubes, sin que sepamos si el ensalzamiento era merecido o inventado: el cura Pedro Lombardía.  Lombardía inventor de la “diócesis flotante”. Faltaban 20 años para conseguirlo pero en ese momento el papa le dijo al founder que fuera paciente, que empezaba el concilio en el que se trataría del tema de los laicos y de organizaciones mixtas laicos y religiosos. Escrivá se disgustó y un tal Peter Hebblethwhaite de Oxford que estimo es un “ex” del OD da testimonio de que en momentos de enfado fue capaz de meterse con “el mal olor corporal” del papa. Me caigo de espaldas, del amor al papa de este santo del santoral. Y de todas las trolas que al respecto tragamos y predicamos.

Antonio Pérez, otro colaborador cercano que sabemos lo “dejó” aunque no “largó” todo lo que hubiera podido, largó mucho, pero había más, asegura que el founder estaba obsesionado con que el papa podía ser escogido fuera del colegio cardenalicio por aclamación popular. ¿Se veía él de Papa? Casciaro aseguraba por entonces que el papa estaba mayor y que en el siguiente cónclave habría una gran sorpresa.

Escrivá se buscó un apoyo amistoso en el poderoso y retrógrado cardenal Siri de Génova, que era de los “arrepentidos” por haber votado por el papa Roncalli. Las fuerzas del mal avanzaban en el interior de la iglesia con las novedades, pensaba Siri. Siri era obispo de Génova, diócesis riquísima, con un millón de católicos. Al frente de las finanzas puso a un hombre de negocios, Orazio Bagnasco, más tarde protegido de Giulio Andreotti el incombustible. Tanto Siri como Escrivá consideraban altamente peligrosa la apertura de Juan XXIII al comunismo. Siri lo veía como el desastre mayor en 500 años de historia. Ambos Siri y Escrivá compartían la visión del concilio como otra catástrofe para la iglesia, demasiada revolución que pondría al catolicismo patas arriba.
El Papa explicó al abrir las sesiones de la magna asamblea que esperaba que la doctrina de siempre se pudiera dar al mundo de forma más eficaz y actualizada.

Montini tenía un plan que Roncalli no tenía: la naturaleza de la iglesia y su “puesta al día” en preparación del tercer milenio. Hay que ver, los eclesiásticos pensando en preparar milenios cuando muchos laicos no llegan a fin de mes.
Los padres conciliares habrían de plantearse el papel de cada uno de los “tipos” que componen la iglesia: clero, laicos, obispos, religiosos. La iglesia debía considerar su misión y las relaciones con las otras religiones, incluidos sus enemigos tradicionales.


Comentarios

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

SEXO EN EL OPUS DEI, TEORÍA Y PRÁCTICA

REGAÑINA VATICANA