OPERACIÓN TORMENTA




En 1519 el papa León X había otorgado a los croatas el título de “Antemurale Christianitatis”, Muralla de la cristiandad, en referencia a su defensa de Europa frente las continuas oleadas de hordas orientales. Casi 480 años después Juan Pablo II volvía a exhortar a los croatas a que se mantuvieran firmes por la cristiandad.
Coincidiendo con la visita papal,  el deparmento de Estado dio luz verde a  Military Professional Ressources (MPRI) para firmar un acuerdo de asesoramiento al ministerio de defensa croata. Clinton aprobó la moción tras reunirse con su opusino asesor de seguridad. El MPRI no era cosa  poca monta: estaba formado por 140 empleados y un presupuesto de 7,5 millones de dólares anuales.
Resultado de imagen de Carl Vuono
Carl Vuono

Entre los que trabajaron en el contrato croata, descrito como “Democratic Transition Assistance Programme” estaba el ex general del ejécito Carl Vuono, el ex comandante del ejército norteamericano en Europa el general Crosbie “Butch” Saint, y el  ex jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa General Ed Soyster.

Este último declaró: “nuestra misión era convertir un ejército de estilo “oriental” en otro de estilo “occidental” basado en principios democráticos. Estamos hablando de cambiar totalmente un sistema. La ayuda del MPRI no tiene que ver con nada de lo que hoy ocurre en el campo de batalla”.

Los croatas tuvieron el acuerdo del departamento de Estado para integrar cursos especiales de formación en las bases americanas y en sus escuelas militares.

En acuerdo aparte, el mayor retirado John Sewall, dirigió el esfuerzo del Departamento de Estado para mejorar la coordinación militar entre los gobiernos bosnio y croata y la milicia croata, en otras palabras, se trataba de conseguir que las tres fuerzas combatieran con mayor eficiencia.
Aunque los americanos lo negaran, los servicios de inteligencia franceses y británicos aseguraron que los croatas recibían tecnología avanzada de Estados Unidos y sistema de control de última generación destinados a hacerlos superiores en el campo de batalla. Pero el saber hacer no llegó a los bosnios.
Anthony Lake, asesor de Clinton, hoy en Unicef

Parece que mientras tanto Lake, asesor OD de Clinton le había aconsejado asentir callando a la propuesta de Tudjman y permitir que los iranís enviaran armas a Croacia pasando por Bosnia. Se dijo que tapándose los ojos de esa forma los americanos habían permitido que los iranís pusieran sus pies en los Balcanes. Pero ya habían hecho transitar sus armas por los puertos croatas de Split y Rijeka desde 1993 con destino Bosnia. Los estrategas OD se dieron cuenta de que si no permitían que los bosnios recibieran un mínimo de ayuda militar para defenderse y si dejaban a Sarajevo sin capacidad ofensiva capaz de amenazar Croacia, una propuesta que la administración de Bush había rechazado, las guerrillas islámicas se harían presentes en Bosnia en número incontrolable y Bosnia se convertiría un estado cliente de Irán. Al menos permitiendo el paso de armas a Bosnia, Croacia ejercía un control sobre las mismas, al tiempo que se seguía manteniendo la superioridad de Zagreb sobre su asediado vecino.


El plan iba funcionando, aunque pronto se complicó más de lo esperado por el hecho de que se vió el material americano en la zona de guerra. ¿Cómo había llegado allí? Misterio sin resolver.  Quizás los iranís lo habían introducido ya que les quedaba algo en stock de la época del Sha, a ver si conseguían enfriar las relaciones de USA con los europeos. Complicated explanation. Franceses y británicos mostraron su desagrado ya que entendían que suponía una violación del embargo de la ONU. Los contingentes azules dijeron que había bosnio croatas y soldados musulmanes vestidos con uniformes americanos y que llevaban rifles M16. Los cascos azules estaban convencidos de Estados Unidos usaba patrullas de la OTAN que vigilaban el espacio aéreo de Bosnia para proteger cargamentos de armas de contrabando que aterrizaban en el aeropuerto bosnio de Tuzla. Las entregas se hacían de noche usando una técnica que consistía en tirar el material desde el aire y que se había usado cuando Butch Saint estaba al mando de la fuerza norteamericana en Europa y Sewall era el jefe del plan.

A pesar de las alegaciones de que EEUU estaba violando el embargo de armas no hubo investigación del FBI, incluso cuando los británicos y los franceses pusieron sobre la mesa las evidencias de ante el general Shalikashvili y Richard Holbrooke, del departamento de Estado. Habría que decir en este punto que el director del FBI Luis Freeh nombrado por Clinton en 1993 y su mujer Marilyn habían sido señalados como supernumes y que sus dos hijos mayores acudían a The Heights, el cole Opus en Washington.

En julio de 1995 cuando JPII invocó oficialmente la doctrina de la guerra justo para defender Bosnia, estaba claro para e Vaticano que la agresión serbia corría el riesgo de transformar lo que había sido la comunidad islámica más secularizada, un modelo de convivencia entre cristianos y musulmanes, en una teocracia musulmana nada a tiro de piedra de Roma como quien dice.  Si Bosnia se convertía en “islamista” la existencia de la iglesia católica en esa parte del mundo se vería amenazada.
Resultado de imagen
Tudjman, primer presidete de Croacia

Tudjman por consiguiente había sido preparado para seguir la guía del Vaticano. Sus asesores propusieron conversaciones de paz con los serbios de Krajina, predestinadas al fracaso, de ese modo se aplicaba la doctrina de la guerra justa. Mientras el comandante de la fuerza armada croata general Bobetko y sus asesores americanos daban los últimos toques a la Operación Storm. Los serbios colaboraron yendose de la mano y tomando Sbrenica, una zona salva bajo control de la ONU al este de Bosnia en julio de 1995, una vez más lograron que toda la opinión internacional se pusiera en su contra. Rápidamente la ONU abandonó Zepa, otro pueblo musulmán bajo protección azul y Sarajevo fue intensamente bombardeada. El general serbio Mladic movió sus tropas hasta el enclave de Bihac, donde 180.000 musulmanes se vieron rodeados, en el oeste de Bosnia.




Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Todo es una siniestra farsa. Las guerras las organizan los poderes occidentales.
Esos franceses que ponían sobre la mesa la ayuda de USA a los combatientes, hacían lo mismo, ya confesamente. Hay un reportaje de TV, que emitieron por la 2 hace unos cuatro años, en que altos personajes de los servicios secretos franceses contaban como ellos entregaban armamento a los croatas, con conocimiento de Miterrand. Y eso que los franceses eran tradicionales amigos de los serbios. Y pasaban el armamento en buques por el mar Adriático, que estaba controlado por la OTAN. También salían los que les daban entrenamiento militar sobre el terreno. ¿Cosa de sectores opusimos franceses?
A recordar al salvaje yihadista que el Opus tenía por ahí, Eduardo Rozsa Flores, al que conocen todos los periodistas españoles, que era corresponsal de La Vanguardia, contratado por el opusino Ricardo Estarriol.

Entradas populares de este blog

LISTAS ATRASADAS DE MIEMBROS Y SIMPATIZANTES DEL OPUS Dei

REGAÑINA VATICANA

MENDACIDAD